Camilo José Cela, cien años de un autor irrepetible

  • Cultura

Camilo José Cela, cien años de un autor irrepetible

Una mujer observa algunos de los objetos pertenecientes a la exposición "Camilo José Cela. El recuerdo más cercano". Foto: EFE/Emilio Naranjo (EFE)
Una mujer observa algunos de los objetos pertenecientes a la exposición "Camilo José Cela. El recuerdo más cercano". Foto: EFE/Emilio Naranjo (EFE)

Cuando se cumplen 100 años del nacimiento de Camilo José Cela, su obra sigue fresca y vigente como en el momento de su publicación. Siempre con un tono burlón y polémico, el escritor gallego está considerado como uno de los padres del nuevo realismo español al plasmar en su escritura una visión esencialmente pesimista y negativa de la realidad española, la cual poco a poco dio paso a una preocupación humana y social que alumbró una nueva época dentro de la novela de posguerra.

Autor prolífico, entre sus libros más destacados se encuentran “La Colmena”,” La familia de Pascual Duarte” o “Mazurca para dos muertos”. Cela no dejó género sin tantear: novela, cuentos, fábulas, memorias, poesía, teatro, libros de viajes, artículos periodísticos, tratados lexicográficos y traducciones completan su legado.

Una carrera unida a Guadalajara

El pasado 1 de junio dieron comienzo oficialmente los actos de homenaje por el Centenario del nacimiento de Camilo José Cela, organizados por la Diputación Provincial de Guadalajara, región que estuvo firmemente vinculado durante carrera profesional. El verano de 1946 Cela recorrió La Alcarria atesorando una experiencia vital que le llevó a publicar “Viaje a La Alcarria” dos años más tarde. Por ello, por su inestimable ayuda a la difusión de la cultura alcarreña y el turismo en la zona fue declarado como “Hijo adoptivo de la provincia”.

Casualmente, el 70 aniversario de esta publicación coincide con la celebración del centenario de su nacimiento, una circunstancia por la que la Diputación de Guadalajara ha puesto en marcha “Journey to the Alcarria”, un proyecto destinado a promover turísticamente la comarca a través de la misma ruta que el Premio Nobel de Literatura realizó durante diez días. Un itinerario que se extiende por casi 300 kilómetros de parajes naturales, pequeños pueblos con encanto y un rico patrimonio histórico-artístico.

Su primera edición, que se desarrolló entre los días 6 y 15 de junio, ha sido llevada a cabo por 10 estudiantes de 7 nacionalidades que han revivido tal experiencia en colaboración con la Universidad de Alcalá y la asociación Arte en marcha.

Los Reyes de España presidieron el acto del centenario

Otro de los actos más destacados fue el curso de verano “Camilo José Cela en la literatura”, que la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) organizó en su sede de Guadalajara, dando pie a un análisis profundo de la “aportación celiana” a los diferentes campos de la filología y de la comunicación.

Asimismo, la Universidad Internacional Menéndez Pelayo también constituyó el seminario “Literatura y periodismo en la posguerra: Camilo José Cela”, centrándose en examinar los primeros pasos literarios del joven Cela y la influencia que la visión social y cultural de una España recién salida de la Guerra Civil tuvieron en él.

El 7 de septiembre en el Instituto Cervantes tuvo lugar la presentación oficial del Centenario del Nacimiento de Camilo José Cela, gala que estuvo presidida por los Reyes de España, Don Felipe y Doña Letizia, y donde se rindió un sentido tributo al ensayista gallego con intervenciones del director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, el director de la Real Academia Española, Darío Villanueva, y el hijo del Nobel, Camilo José Cela Conde.

Exposiciones aún vigentes

Han sido varias las exposiciones que se han llevado a cabo en torno a su figura. Entre ellas destacan la “Semana Cela” del Círculo de Bellas Artes de Madrid, que expuso piezas de 26 artistas inspiradas en la vida y obra del literato coruñés, y la muestra “CJC 2016. El Centenario de un Nobel. Un libro y toda la soledad” de la Biblioteca Nacional, la cual pretende ser un recorrido veraz y atractivo por todos los perfiles del escritor a través de más de 600 piezas entre libros, pinturas, manuscritos y objetos. Esta galería, que estuvo abierta del 4 de julio al 25 de septiembre, ha viajado recientemente al Museo Centro Gaiás de la Cidade da Cultura de Santiago de Compostela, donde puede ser disfrutada hasta el 19 de febrero de 2017.

Por último, aún se puede ver también, hasta el 8 de enero de 2017, la exhibición “Camilo José Cela. El recuerdo más cercano” en el Instituto Cervantes de Madrid. Se trata de un gabinete bibliográfico que incluye 5 poemas, 7 dibujos, 2 manuscritos, 14 libros, 6 documentos, 1 grabado, 15 cartas, 10 fotografías y 2 objetos personales guardados por Charo Conde, la que fuera su primera esposa, en los años en los que se forjaba su narrativa. Además, la muestra se completa con la proyección del documental “El recuerdo más cercano”, donde se recogen opiniones y anécdotas de 39 familiares, amigos y colaboradores de Cela.

Tras 70 años hilvanando las letras, Camilo José Cela se forjó una identidad propia que le llevó a ser un imprescindible relator de las vicisitudes de una España dolorosa que aún se lamía de las heridas de la guerra, un psicoanalista de la sociedad de su época y un incansable viajero deseoso de descubrir cada uno de los recónditos andurriales que se ocultan a lo ancho y largo de esta “piel de toro”. Por todo ello y mucho más, sus obras han pasado al Olimpo de la literatura dejando constancia que la frescura y la vigencia de sus fábulas sigue patente.

Premio Nobel de Literatura

Nacido en Iria Flavia, una pequeña parroquia de Padrón, provincia de La Coruña, en 1916, Camilo José no consiguió acabar ninguna de las tres carreras que comenzó: Derecho, Medicina y Filosofía y Letras. Tras la Guerra Civil decidió no continuar con sus estudios y terminó por dedicarse en cuerpo y alma a su verdadera vocación: escribir. Así, en 1942 nació su gran obra, “La familia de Pascual Duarte”. A partir de entonces no hizo otra cosa que redactar y viajar.

En 1957 ingresó en la Real Academia Española y poco más tarde su actividad se multiplicó con nuevas publicaciones: “Viaje al Pirineo de Lérida”, “Vagabundo por Castilla”, “San Camilo, 1936”, “Oficio de tinieblas 5” o “Mazurca para dos muertos” son algunos de los títulos que dejó para la posteridad en aquellos años.

Por otra parte, durante su carrera literaria fue condecorado con los más grandes títulos narrativos como el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 1987, el Premio Nobel de Literatura 1989, Premio Planeta 1994 por “La Cruz de San Andrés” o el Premio Cervantes 1995. Distinciones que lo consagraron como el escritor español más representativo de los últimos tiempos.

Y es que el ensayista español plasmó en papel grandes historias que se vieron completadas por su segunda vertiente artística, la de ese Cela filólogo, geógrafo y pensador incansable que consiguió influir sobremanera en otros grandes nombres de la narrativa contemporánea. Odiado y admirado casi por igual, su fallecimiento en 2002 lo convirtió en un emblema inmortal cuyo nombre nunca se perderá en el olvido.