El Teatro Real celebra su bicentenario

  • Cultura

El Teatro Real celebra su bicentenario

Fachada del Teatro Real. EFE/Paco Campos (EFE)
Fachada del Teatro Real. EFE/Paco Campos (EFE)

La ópera en España está de enhorabuena. Y es que el Teatro Real de Madrid está a punto de conmemorar una doble efeméride: su bicentenario y el vigésimo aniversario desde su reinauguración. Un acontecimiento de especial importancia tanto para la institución como para las artes escénicas de nuestro país, ya que el coliseo madrileño se ha convertido en uno de los recintos más laureados de Europa y en la ópera nacional de referencia en España.

Su bicentenario supone una magnífica oportunidad para consolidar un proyecto de futuro que ha sabido sobreponerse a todo tipo de contrariedades a lo largo del tiempo, gracias a su inagotable vocación cultural y de compromiso social, en consonancia con el estatus de fundación pública que ostenta hoy en día.

De media, acoge unas 180 funciones de ópera y ballet por temporada, además de un amplio programa de conciertos, recitales y exposiciones. Asimismo, el Teatro Real se ha destacado por prestar una detallada atención a los nuevos públicos, fomentando la difusión de la ópera entre los más jóvenes mediante actividades pedagógicas adaptadas a niños de diferentes edades, y a las que asisten centros educativos de toda España.

Su dirección general, en estos momentos presidida por Ignacio García-Belenguer Laita, ha buscado siempre un equilibrio entre obras de repertorio clásico y creaciones contemporáneas. Gracias a ello, el Teatro Real se ha convertido en una cita ineludible para las grandes producciones internacionales y un recinto de especial interés para figuras del canto, la dirección musical, la danza y la representación escénica.

Tres años de celebraciones

Estas dos conmemoraciones han sido declaradas “acontecimiento de excepcional interés público”, como reconocimiento del papel histórico del Teatro Real y de su contribución a la cultura. Para ello, en 2016 dio comienzo una programación especial y una colección de actos conmemorativos que tendrán su apogeo durante la temporada 2017-2018, años que acogen ambos aniversarios.

Durante este lapso, el Teatro Real albergará 43 óperas, 28 de ellas estrenos, como “Moisés y Aarón”, de Arnold Schönberg, o “Los soldados”, de Bernd Alois Zimmermann. También destaca “Juana de Arco en la hoguera”, de Arthur Honegger, que llegará de la mano de la Fura del Baus y estará protagonizada por la actriz francesa Marion Cotillard.

Otros títulos serán “Bomarzo”, una ópera del argentino Alberto Ginastera coproducida con la Opera de Ámsterdam y dirigida por David Afkham, y “Yerma”, del brasileño Heitor Villalobos e inspirada en la obra homónima de Lorca. Pero el modernismo alternará con las grandes óperas románticas y los libretos menos conocidos del Barroco y del Clasicismo lírico como “Aida”, “Parsifal” o “El gato con botas”.

Por otro lado, tendrán lugar dos estrenos mundiales de compositores españoles: “La ciudad de las mentiras” de la sevillana Elena Mendoza, basada en relatos del escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, y “El abrecartas”, una colaboración del compositor Luis de Pablo con el literato Vicente Molina Foix. Asimismo, la programación también incluye un proyecto audiovisual de recuperación del patrimonio operístico histórico español que abarcará desde el siglo XVII hasta la actualidad.

De Internet al mundo

La danza también contará con una presencia relevante con compañías como el Royal Ballet de Londres, el Ballet de la Staatsoper de Viena, Sasha Waltz & Guests, Martha Graham Dance Company y, por supuesto, la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España, entre otras.

El teatro se puede visitar diariamente con diversos recorridos guiados, que incluyen la caja escénica y la sala de ensayos y talleres. Y para aquellos que no puedan desplazarse hasta Madrid, el Teatro Real se encuentra encuadrado en la iniciativa Google Cultural Institute que tiene la intención de acercar las artes escénicas a la población a través de la tecnología, y en la que participan otros grandes coliseos de todo el mundo como la Ópera Nacional de Paris, el Carnegie Hall de Nueva York o el Teatro Bolshói de Moscú.

De esta manera, cualquier internauta puede visitar el espacio del Teatro Real en Google Cultural y disfrutar de varias exposiciones virtuales que permiten conocer su historia, los detalles de su estructura arquitectónica y su temática cultural.

De Felipe V a Isabel II

Para encontrar los orígenes del Teatro Real hay que retroceder hasta 1738, cuando el Rey Felipe V inauguró el Real Teatro de los Caños del Peral, acto que contó con la puesta en escena de la ópera “Demetrio”, de Johann Adolph Hasse.

Pero en 1817, junto con la remodelación de la Plaza de Oriente, el Rey Fernando VII ordenó la demolición de este teatro para dejar espacio a la construcción de una ópera que pudiera equipararse con las mejores de Europa. El 23 de abril de 1818 tuvo lugar la colocación de la primera piedra, pero una serie de problemas técnicos y económicos provocó sucesivas suspensiones en los trabajos de edificación.

La afición de la Reina Isabel II por la ópera y la colaboración del Conde de San Luis incentivaron la ejecución de un deseo que, tras 32 años de obras y 42 millones de reales de vellón invertidos, finalmente vio la luz el 19 de noviembre de 1850 con la representación de la ópera “La Favorita”, de Gaetano Donizetti.

Casi 75 años sin ópera

La demora valió la pena, ya que el Teatro Real se convirtió rápidamente en un destacado icono para los amantes de la lírica en Europa. Así, por su escenario pasaron algunos de los cantantes más emblemáticos de todos los tiempos como los tenores Julián Gayarre, Giovanni Mario, Enrico Tamberlick y Miguel Fleta, o las sopranos Rosina Penco y Adelina Patti. Incluso tuvo el honor de acoger la visita de Giuseppe Verdi en 1863, quien asistió al estreno de su pieza “La forza del destino”.

Los años de bonanza tocaron a su fin y en 1925 el Teatro Real volvió a sumirse en la oscuridad debido a problemas económicos y el hundimiento parcial del suelo, lo que provocó su cierre provisional. Una clausura que en un principio se supuso momentánea pero que se transformó en 40 años de silencio que culminaron en 1965 con su reconversión en una sala de conciertos.

En 1984, el Ministerio de Cultura planteó su intención de recuperar el teatro como sala operística e inició una segunda rehabilitación. Por fin, y tras casi 75 años de ausencia de ópera en su escenario, el 11 de octubre de 1997, bajo la presidencia de Sus Majestades los Reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, el Teatro Real se reinauguró, esta vez con las obras “La vida breve” y “El sombrero de tres picos”, de Manuel de Falla.

Hoy en día, el Teatro Real es una fundación pública, constituida por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte y la Comunidad de Madrid, y está considerada Bien de Interés Cultural del Patrimonio Histórico, dentro de la categoría de “Monumento Histórico”.