Detalle del cuadro de Joaquín Sorolla y Bastida ‘Bajo el toldo, Zarautz’ (1910). Pertenece a la colección del Saint Louis Art Museum, San Luis (EE.UU.), que se puede ver en la exposición ‘Sorolla y la moda’, en Madrid.

La moda retratada en los cuadros de Sorolla

Los retratos del pintor valenciano muestran la evolución de la forma de vestir de la sociedad de su tiempo. El museo Sorolla y el Thyssen-Bornemisza muestran, hasta el 27 de mayo, pinturas y prendas de vestir que reflejan la vida de la España de entonces.
21/02/2018

Los madrileños museos Sorolla y Thyssen-Bornemisza acogen de forma conjunta ‘Sorolla y la moda’, una exposición en la que se analiza la presencia de la moda en las obras del pintor valenciano, especialmente en los retratos femeninos que realizó entre 1890 y 1920.

La muestra, que se puede ver en ambas sedes hasta el próximo 27 de mayo, está formada por más de 70 obras pictóricas, que provienen de museos y colecciones privadas, tanto nacionales como internacionales, junto a un destacado conjunto de vestidos y complementos de época, con valiosas piezas prestadas para la ocasión por importantes instituciones y colecciones particulares. Entre los cuadros y piezas exhibidas se encuentran algunos que nunca antes se han mostrado al público.

En el Museo Sorolla, que fuera hogar del pintor y su familia en Madrid, la muestra se articula en las secciones ‘Una casa a la moda’, ‘Retrato de sociedad’, ‘Una familia elegante’ y ‘Un Fortuny escondido’, donde se combina mobiliario de la época y objetos personales, con cuadros familiares y de personajes - incluida la realeza-, entre otros. Estratégicamente dispuestos, se exhiben distintos trajes y complementos de época iguales o similares a los que aparecen en las pinturas.

Por su parte, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza centra la exposición en las secciones ‘Sorolla íntimo’, ‘El retrato de sociedad’, ‘El veraneo elegante’ y ‘París y la vida moderna’. En sus salas se pueden ver las cartas que Sorolla envió a su mujer e hijas, en las que les cuenta las novedades en la forma de vestir de París y las compras que él (un enamorado de la moda) hace para ellas; retratos de su familia o de personalidades de la alta sociedad de su época; o escenas en la playa, entre otros. Junto a los cuadros, los trajes y complementos ponen en evidencia verdaderas joyas y muestras de la sociedad española de finales del siglo XIX y principios del XX.