La poesía de Gloria Fuertes, más viva que nunca

  • Cultura

La poesía de Gloria Fuertes, más viva que nunca

Gloria Fuertes junto a un grupo de niños en 1992. EFE/Oscar Moreno. (EFE)
Gloria Fuertes junto a un grupo de niños en 1992. EFE/Oscar Moreno. (EFE)

La poeta de los niños. Así llamaban a Gloria Fuertes. Una incansable escritora que el próximo 28 de julio hubiese cumplido 100 años. Con motivo de esta efeméride, la literatura española se ha volcado en recordar el legado que dejó tras de sí. Una amplia obra que se caracterizó por entonar dos vertientes contrapuestas: sus poemas y cuentos para niños, llenos de ilusión, risa y juego, y sus historias para adultos, las cuales hacen referencia a la crueldad del mundo, el dolor y la nostalgia.

Hija de una costurera y un conserje, Gloria fue una autodidacta que comenzó su andadura por las letras en los años 30, mientras trabaja como bibliotecaria durante la Guerra Civil. En 1942 conoció al ensayista gaditano Carlos Edmundo de Ory, quien la atrajo hasta el movimiento marginal del postismo, una contraposición cultural que pretendía ser la síntesis de todas las vanguardias literarias precedentes. Gloria fue la única mujer de dicha corriente.

Aunque aquello no la amedrentó, ya que siempre se caracterizó por su lucha por la igualdad entre hombres y mujeres, un pensamiento que expuso constantemente en sus textos y cuyo mayor exponente es “Tres reinas magas: Melchora, Gaspara y Baltasara”, publicado en 1978 y considerado actualmente como un clásico de la literatura infantil.

Luchadora por la paz

Gloria nunca se guardó sus ideas para sí misma. También fue una reconocida pacifista. Se opuso a la guerra de Vietnam y a la Guerra Civil española. “Quise ir a la guerra, para pararla; pero me detuvieron a mitad del camino”, recordó en su autobiografía. Las penurias que tuvo que soportar durante el conflicto y la hambruna de la postguerra hicieron mella en su ideología. Por ello, siempre quiso evitar la violencia desde sus rúbricas. Incluso llego a afirmar que “un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas”.

Ligada al movimiento intelectual de la Generación del 50, Gloria fue una poetisa mediática que adquirió una gran fama a partir de los años 70, gracias a sus colaboraciones en programas infantiles y juveniles de Televisión Española como “Un globo, dos globos, tres globos”. Con ellos introdujo la poesía y la fábula en los hogares españoles. Sin embargo, este reconocimiento hacia el público infantil eclipsó la otra cara de su literatura: sus versos más maduros y reivindicativos con los acontecimientos políticos, sociales, económicos y culturales del siglo XX.

Su prestigio llegó hasta Estados Unidos, donde residió entre 1961 y 1963 gracias a una beca. Su experiencia en el gigante norteamericano le dejaría una honda huella cultural que plasmó en “Poeta de guardia” y “Cangura para todo”, obra con la que obtuvo el Diploma de Honor del Premio Internacional de Literatura Infantil Hans Christian Andersen en 1968. Pero este no fue el único galardón que reconoció su trabajo, ya que, entre otros premios, fue laureada con el Primer Premio de Letras para canciones de Radio Nacional de España 1947 y el Aro de Plata de Radio Televisión Española 1976.

A lo largo de su trayectoria publicó unos 40 cuentos infantiles, cinco obras de teatro para niños y una veintena de libros para adultos. Falleció a los 81 años, el 27 de noviembre de 1998, a causa de un cáncer de pulmón.

Recuerdo poético

Para conmemorar su centenario, la Fundación Gloria Fuertes inauguró el pasado 14 de marzo una gran exposición en el teatro Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa que se prolongará durante dos meses, hasta el 14 de mayo. Se trata de un recorrido por su producción artística y vital mediante documentos personales, fotografías, manuscritos, poemas que explican su evolución literaria y material inédito. Además, en el mismo espacio, en abril se llevará a cabo una lectura continuada de sus poemas.

Esta exposición no ha sido el único homenaje programado para recuperar su figura. La Biblioteca Nacional de España también acogerá en abril una galería en la que se mostrarán los documentos sobre la autora que la institución posee en su fondo bibliográfico. Mientras, dentro de los cursos de verano de San Lorenzo del Escorial de la Universidad Complutense se han programado unas jornadas, previstas para los días 19, 20 y 21 de julio, dedicadas a la poetisa madrileña y donde participarán especialistas en su obra literaria.

Asimismo, Reservoir Books ha publicado “Me crece la barba. Poemas para mayores y menores”, un libro que incluye el poema inédito “Lejos de mi pueblo”. A su vez, la editorial Blackie Books ha lanzado “El libro de Gloria Fuertes”, con más de 300 poemas, algunos de ellos desconocidos hasta el momento, fotos, dibujos y anotaciones de la autora. Pero eso no es todo porque la compañía Nórdica ha plasmado sus versos en dibujos de la mano de la ilustradora Noemí Villamuza en “Gloria humana y otros poemas”. Por último, el grupo Torremozas ha reeditado “Glorierías”, el último poemario que confeccionó.

Una plaza en Lavapiés

El pasado 21 de marzo, coincidiendo con el Día Mundial de la Poesía, el Instituto Cervantes albergó un encuentro titulado “Todas con Gloria”. Un tributo en el que una veintena de escritoras dieron voz a algunas de las composiciones más célebres de la autora española. Entre ellas se encontraron novelistas como Anunciada Fernández de Córdova, Espido Freire, Encarnación Pisonero, Reina Roffé o Marta Porpetta, presidenta de la Fundación Gloria Fuertes.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Madrid tiene previsto habilitar un espacio con el nombre de la poetisa en la próxima Feria del Libro de Madrid y desarrollar alguna actividad dentro de los Veranos de la Villa 2017. A ello se une el nombramiento de la plaza del barrio de Lavapiés, entre las calles Ministriles y Ministriles Chica, que a partir de ahora pasará a llamarse Plaza Gloria Fuertes.

Además, entre las acciones municipales para reivindicar su figura, también se incluye la instalación de citas literarias suyas adornando las calles en los soportes gráficos del consistorio.

Todo para no olvidar a una autora que marcó un antes y un después en el universo poético español y cuya imagen siempre será recordada por su inconfundible voz, sus peculiares corbatas y sus ensoñaciones literarias.

Saber más