‘Sorolla en París’ llega a Madrid tras triunfar Europa

  • Cultura

‘Sorolla en París’ llega a Madrid tras triunfar Europa

Una visitante observa la obra "Verano" (1904) de Joaquín Sorolla en el Museo de los Impresionistas de Giverny, el pueblo de las afueras de París que inspiró los cuadros naturalistas e impresionistas de Monet, dentro de la exposición "Sorolla, un pintor español en París". EFE/Sandra Jabalera. (EFE)
Una visitante observa la obra "Verano" (1904) de Joaquín Sorolla en el Museo de los Impresionistas de Giverny, el pueblo de las afueras de París que inspiró los cuadros naturalistas e impresionistas de Monet, dentro de la exposición "Sorolla, un pintor español en París". EFE/Sandra Jabalera. (EFE)

El Museo Sorolla de Madrid inauguró ayer la exposición temporal ‘Sorolla en París’, una gran muestra sobre el pintor español que se mantendrá abierta al público hasta el próximo 19 de marzo y que cuenta con el apoyo de Marca España.

A la inauguración oficial han asistido varios representantes institucionales, como el Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros; el secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo; el Embajador de Francia en España, Yves Saint-Geours, así como la bisnieta del artista, Blanca Pons-Sorolla, entre otros.

La muestra, organizada por el Ministerio de Educación Cultura y Deportey la Fundación Museo Sorolla, representa un recorrido excepcional por las obras más importantes de uno de los pintores españoles más reconocidos de su generación, algunas de ellas exhibidas por primera vez en esta muestra.

La exposición llega a la Casa Museo del pintor precedida por una gran acogida a su paso por el museo Kunsthalle de Munich, donde se expuso del 4 de marzo al 3 de julio y recibió más de 175.000 visitantes; y también por el éxito cosechado en el Musée des impressionnismes de Giverny, pueblo a las afueras de París que inspiró los cuadros naturalistas e impresionistas de Monet, y donde se expuso del 14 de julio al 6 de noviembre.

Sorolla en París’ incluye 66 pinturas de las cuales 35 pertenecen al Museo Sorolla y el resto a colecciones particulares e instituciones culturales de 6 países: Museo Ca'Pesaro (Italia); Museo de Bellas Artes de Bilbao (España); Colección Bancaja y Diputación de Valencia (España); Museo Carmen Thyssen (España); Museo de Pau (Francia); Hispanic Society de Nueva York (EE.UU); Museo de Filadelfia (EE.UU); y Museo de Bellas Artes de Cuba (Cuba).

La exposición, que incluye obras tan conocidas como ‘Verano’, ‘Cosiendo las velas’ ‘¡Triste herencia!’ o ‘El bote blanco’, está comisariada por Blanca Pons-Sorolla -bisnieta del pintor- y María López Fernández, y bajo la dirección del Museo Sorolla, a cargo de Consuelo Luca de Tena.

El Alto Comisionado para la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros destacó que “el talento de Sorolla fue el mejor embajador de la Marca España a principios del siglo XX en Europa y Estados Unidos, que se rindieron ante su maestría. La luminosidad, el buen clima, el aire libre, los colores de la naturaleza, la infancia a la orilla del mar… son estampas que grabaron ‘lo español’ en el ideario colectivo. Nuestra cultura universal es uno de los principales atributos de la Marca España y Sorolla uno de sus referentes. Por ello no podíamos faltar a esta importante cita”.

Sorolla, de París al mundo

La estancia de Joaquín Sorolla (1863-1923) en Francia y la influencia que tuvo del impresionismo, sumado al natural talento del pintor español para reflejar la luminosidad de una escena, le llevaron rápidamente a su consagración internacional.

Sorolla llega por primera vez a París en 1885 y enseguida se da cuenta que el naturalismo era la corriente de la pintura moderna. Comienza a interesarse por la obra de pintores como Lepage, Menzel, Sargent o Zorn, y contacta con los grandes coleccionistas y marchantes de la época empapándose de las vanguardias europeas.

Sus pinturas comienzan a destacar entre el público internacional, en especial de a partir de su segundo viaje a la ‘capital de la luz’, en 1894, época en la que abraza el luminismo y centra sus obras en escenas costumbristas de la vida mediterránea o protagonizadas por su propia familia, en especial su esposa y musa Clotilde.

Es a partir de 1900 cuando el mundo se abre para Sorolla. Recibe el Gran Premio de la Exposición Universal de Paris por el conjunto de su obra expuesta, en la que sobresalen los cuadros ‘Triste herencia’ y ‘Cosiendo las velas’.

Después llegaría su primera exposición en solitario en la galería de Georges Petit, principal centro de difusión de obras impresionistas, y un exitoso recorrido de sus cuadros por ciudades como Berlín, Londres, Nueva York, Boston o Chicago, entre 1907 y 1911.

Otra destacada faceta del pintor fue la de retratista. Por sus lienzos ha pasado ilustres personajes de la cultura, ciencia o la política, como Perez Galdós, Antonio Machado, Ramón y Cajal, el rey Alfonso XIII o William Howard Taft, presidente de Estados Unidos de 1909 a 1913.

El legado de Sorolla es muy prolífico, con unas 4.000 obras catalogadas, de las cuales 1.300 están en museo de Madrid.

Museo Sorolla: el último regalo de Clotilde

El lugar elegido para esta exposición no podía ser otro que la Casa Taller que el artista tenía en Madrid, ahora convertida en uno de los museos más populares y visitados de la capital –con más de 188.000 visitantes en 2015-, cuya puesta en marcha hay que agradecer a Clotilde García del Castillo, esposa y musa del pintor.

Clotilde fue una de las grandes precursoras de su reconocimiento internacional. Tras el fallecimiento del pintor, en un acto de generosidad, donó la casa y las colecciones que le pertenecían al Estado, convirtiendo el hogar familiar en un monumento a la inmortal obra de su marido.