La industria española del surf crea escuela

  • Deporte

La industria española del surf crea escuela

Un surfista durante una prueba del circuito mundial de surf disputada en la localidad vizcaína de Mundaka. EFE/Miguel Toña. (EFE)
Un surfista durante una prueba del circuito mundial de surf disputada en la localidad vizcaína de Mundaka. EFE/Miguel Toña. (EFE)

El turismo de surf se ha consolidado en España, cuyas playas se sitúan entre las mejores del mundo para practicar este deporte. Su crecimiento en los últimos años ha generado una industria que ha revitalizado muchas zonas del litoral español, donde ya es un sector clave para la economía local.

El prestigio de algunas de esas localidades españolas ha atraído la atención de países, como Chile, Irlanda, Guinea Ecuatorial o Marruecos, que han enviado delegaciones con el objetivo de estudiar el modelo que ha seguido España para aprovechar el denominado turismo de surf e implantarlo en sus costas.

Entre las playas y localidades más prestigiosas de España para practicar surf se encuentran La Machacona y Pantín (Galicia); Rodiles (Asturias); Somo y El Brusco (Cantabria); Mundaka (Vizcaya); Zarautz (Guipúzcoa); El Quemao y Frontón (Canarias).

Somo, en el Ayuntamiento de Ribamontán al Mar (Cantabria), ha servido de ejemplo al ser la primera localidad española en acoger el Plan de Competitividad Turística de Surf, en 2010.

En la actualidad, Ribamontán del Mar es un centro de referencia para practicar surf. El año pasado, este deporte generó 4,1 millones de euros solo en esta localidad -en 2009 fue de 1,6 millones- y atrajo a 15.000 turistas, el 18% de ellos internacionales.

España ‘surfera’

El tirón de este deporte es más que notable en nuestro país. Así lo confirman los números que maneja la Federación Española de Surf (FESurf), en los que se aprecia un incremento de las fichas federativas, así como del número de personas que practican surf en nuestras playas.

En 2010, los federados en la FESurf eran unos 14.000, y alrededor de 230.000 personas practicaban este deporte. En 2015, las fichas prácticamente se duplicaron hasta casi las 26.000, mientras que los surfistas en las playas españolas rondaban el medio millón.

Del mismo modo, el número de escuelas y surfcamps existentes en España ha pasado de 200 a más de 450 en el mismo período.

Las razones para este incremento son variadas: unas playas de calidad con una ubicación privilegiada; infraestructuras y escuelas, que impulsan la iniciación en este deporte; o el apoyo de las administraciones, son algunas de las claves.

En este sentido, cabe señalar el proyecto de la Unión Europea para promocionar el turismo de surf, denominado Surfing Europe, al que se han unido dos destinos españoles: San Sebastián y la ya citada Ribamontán al Mar.