Diseño industrial: a la vanguardia creativa

El diseño es un factor estratégico para la empresa pero también lo es para la imagen de España en el exterior. Empresas y diseñadores españoles han creado productos que se encuentran instalados en todo el mundo. Creatividad y dinamismo son las claves de su éxito.
22/12/2017

El diseño industrial es otro de los campos creativos donde España ha destacado con productos que han marcado la historia de nuestro país y han traspasado fronteras como la ‘minipimer’, la grapadora Casco, el futbolín, el ‘Seat 600, el tren Talgo o el AVE.

El vanguardismo ha caracterizado el diseño industrial desarrollado en España durante el siglo XX y el comienzo del XXI. Nuestros diseñadores han logrado el reconocimiento internacional gracias a su creatividad (como ejemplos no podemos olvidar el ‘Chupa Chups’, que endulzó la infancia a medio mundo, y la fregona, que facilitó los trabajos de limpieza) y dinamismo, pero también por al apoyo del sector empresarial español, que ha sido consciente de la importancia del diseño para crear marca y acceder al mercado mundial.

Un ejemplo lo tenemos en el grupo Roca, cuyos sanitarios son uno de los hitos del diseño de nuestro país, y actualmente es primer fabricante del mundo de productos de baño gracias a su apuesta por la innovación y la colaboración con creadores españoles e internacionales.

Porcelanosa, Pamesa Cerámica, Micuna, Kriskadecor, Bestile, Lladró, Marset, Manimarquina, Grespania, Cosentino (y su producto Silestone), Grupo Halcón, Ilmès (Grupo Ximénez), Rocersa, Peronda Group, Grespania, Figueras (responsable de los asientos para el edificio de la Asamblea General de la ONU en Nueva York y sus cuatro salas de conferencias adyacentes o los asientos del Parlamento de Hanoi, entre sus muchos trabajos) o Actiu son algunas de las empresas españolas cuyos diseños en distintos ámbitos también marcan tendencia a nivel internacional.

Diseñadores a la vanguardia

España ha dado grandes nombres a la historia del diseño, como es el caso de Antonio Gaudí, que abordó casi todas las disciplinas artísticas entre ellas el diseño de mobiliario. Sus creaciones, vanguardistas e innovadoras para su época, son auténticas obras maestras que ejercieron una gran influencia.

Entre los diseñadores relevantes y con mayor proyección internacional figuran André Ricard (1929), uno de los grandes pioneros del diseño español o Ramón Benedito (1945), que de 1984 a 1989 lideró, junto a Josep Puig y Lluís Morillas, el grupo de diseño experimental Transatlantic.

Entre los más reconocidos diseñadores de nuestro país también figuran nombres como   Javier Mariscal (1950), creador multidisciplinar, o Patricia Urquiola (1961) que ha trabajado para reconocidas firmas nacionales e internacionales y sus creaciones han sido expuestas en museos de todo el mundo, entre ellos el MoMA de Nueva York.

En el siglo XXI, los diseños españoles más vanguardistas se mueven entre las tendencias del minimalismo, el neobarroco o el ecodiseño. A esta hornada pertenece Jaime Hayón (1974), que ha trabajado para empresas de prestigio de todo el mundo y ha expuesto sus creaciones en el Museo del Diseño de Londres o en el Salone de Mobile de Milán, entre otros.

Cristian Reyes, Jorge Penadés, Ernest Perera, Héctor SerranoLuis Eslava,  Martín Azúa o Samuel García (creador de Heetee Mayfair) son algunos de los nombres que comienzan a despuntar con su trabajo. Son el futuro del diseño español y el mejor ejemplo de la excelencia de España en el ámbito de la creatividad.