España se viste de boda

  • Economía
El diseño nupcial ‘made in Spain’ triunfa en el mundo

España se viste de boda

Una modelo luce un vestido de la nueva colección Atelier Pronovias 2014, durante un desfile en Nueva York (EE.UU.). EFE/Kena Betancur (EFE)
Una modelo luce un vestido de la nueva colección Atelier Pronovias 2014, durante un desfile en Nueva York (EE.UU.). EFE/Kena Betancur (EFE)

Creatividad sin perder de vista la tradición, materiales de primera calidad, el buen hacer de siglos…  La clave del éxito de la moda española para novias y novios no es otra que la de cuidar hasta el mínimo de los detalles. De las genialidades de Balenciaga al éxito global de Pronovias o Rosa Clará.

Los vestidos de novia -y cada vez en mayor medida, también los trajes de novio- son uno de los elementos clave de cualquier boda. Camino del altar o delante del juez, se habla en español: nuestro país es una de las potencias mundiales en diseño y confección de vestuario nupcial, con cifras millonarias en el mercado de exportación y hablando de tú a tú a gigantes textiles como China.

Se calcula que una de cada diez novias en todo el mundo escoge un traje con sello español ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Los expertos lo tienen claro: España ofrece creatividad, materiales de primer orden, maestría en la confección, respeto por los detalles y vanguardia sin dejar de lado lo mejor de la tradición del diseño para bodas.

Todos estos atributos han quedado cosidos para la posteridad por grandes nombres de la costura, como Manuel Pertegaz, Elio Berhanyer o, por supuesto, Cristóbal Balenciaga. El genio de Getaria dio varias veces la vuelta al mundo con sus creaciones pero, sin duda, su saber hacer en el mundo de la novia será siempre recordado por el traje de satén blanco que ideó para Fabiola de Mora y Aragón, reina consorte de los belgas.

Antes, otro genio polifacético, Mariano Fortuny, había regalado al mundo de la moda el vestido Delphoss, una túnica de seda plisada que rememoraba a la Antigua Grecia y que años después sigue siendo fuente de inspiración en vestidos de novia y de cóctel, muy importantes también en estas ceremonias.

Pronovias, la referencia

Balenciaga y Fortuny se pasearon por el mundo pero, en casa, otros atelier dejaban el pabellón muy alto. Es el caso del valenciano Pedro Rodríguez, de Flora Villareal, que triunfó en Madrid; y casas como Santa Eulalia o El Suizo, una tienda especializada en encajes, bordados y sedas fundada por Alberto Palatchi en Barcelona en 1922. Esta casa fue origen de Pronovias, que, en la actualidad, es el grupo español de diseño nupcial de referencia, con más de 4.000 puntos de venta repartidos en 90 países.

Pronovias, pionera en el sector de las tiendas especializadas –donde la novia puede encontrar todo lo que necesita- y en apostar por el prêt-à-porter, ha colaborado con grandes diseñadores internacionales como Emanuel Ungaro, Valentino o Elie Saab pero también ha trabajado con grandes nombres de la moda española de los últimos años, como Manuel Mota, Lorenzo Caprile, Lidia Delgado, Hannibal Laguna o Miguel Palacio.

Ellos y muchos otros, desde Agatha Ruiz de la Prada a Roberto Verino pasando por Modesto Lomba, Javier Larrainzar o Victorio y Lucchino forman parte de la propuesta de la costura española para las novias, que ha desfilado en citas como la ya más que internacional Barcelona Bridal Week, una pasarela que reúne anualmente a más de 16.000 compradores internacionales y a cerca de 200 marcas. Entre ellas, nombres que también suenan con fuerza en el contexto internacional como Villais, Jesús Peiró, Franc Sarabia, Patricia Avendaño o Rosa Clará, firma que está presente en 60 países gracias a las 146 franquicias de la firma prêt-à-porter española.

Un activo económico

Según los últimos datos del Centro de Información del Textil y la Confección (Cityc), en 2013 la moda nupcial española exportó trajes y complementos por valor de 716,3 millones de euros, un 13% más que en 2012. El  70% de esta facturación exterior (un total de 501,4 millones de euros) correspondió a vestidos y complementos de novia.

Francia, Italia, Alemania, Marruecos y Portugal fueron los principales destinos de exportaciones de moda nupcial, que se produjeron en su mayor parte (41,6%) desde Cataluña.

Saber más