Los dulces españoles navideños se consolidan en el exterior

  • Economía

Los dulces españoles navideños se consolidan en el exterior

Elaboración de turrón en una fábrica de Jijona. EFE/Morell (EFE)
Elaboración de turrón en una fábrica de Jijona. EFE/Morell (EFE)

El consumo de turrones y mazapanes españoles en los mercados internacionales supuso el 15% de la producción anual en 2015. En total 5.197 toneladas, un 9,5% más que en 2014. Todo un logro para un sector que tiene grandes esperanzas en la campaña de Navidad 2016 para superar esas cifras.

Produlce, la asociación que aglutina a los productores de turrones y mazapanes de nuestro país, dio por inaugurado el período de ventas con un acto celebrado el pasado 1 de diciembre en el Mercado San Antón de Madrid. Bajo el lema “Saborea la Navidad, lo bueno se hace esperar”, la confederación arrojó las cifras de la pasada edición y mostró los lanzamientos más novedosos para la presente temporada.

España es el líder mundial en la producción de turrones y mazapanes, productos indiscutibles en cualquier cesta de la compra que se precie durante estas fechas. Se cifra que el consumo anual per cápita es de unos 580 gramos, de los cuales los turrones representan el 80%, mientras que los mazapanes, polvorones y demás productos navideños se quedan con el 20% restante.

El sector cerró 2015 con una facturación total de 307 millones de euros, lo que supuso un incremento del 6,3% con respecto a 2014. Durante este tiempo, según el informe de Alimarket, portal especializado en alimentación, se comercializaron en España 31.916 toneladas de turrones y mazapanes, un 0,6% más que en el ejercicio anterior. Mientras, las diferentes reposterías que pueblan España ofrecieron trabajo a más de 3.500 personas.

La Unión Europea, su mejor mercado

El 82% de las exportaciones realizadas en 2015 fueron a parar a países de la Unión Europea. Seguidamente se situaron el mercado americano con un 12%, mientras que el 6% sobrante se lo repartieron Asía, África y Oceanía. Los principales mercados europeos fueron Portugal, Reino Unido e Italia.

Fuera del viejo continente, la mayor parte de la producción se destinó a Estados Unidos y los países latinoaméricanos, aunque los turrones y mazapanes españoles están obteniendo con cada año que pasa una mayor acogida en destinos como Israel, Canadá, Jordania y los Emiratos Árabes.

Estos últimos brindan la ventaja adicional de que su gastronomía comparte los ingredientes elementales de los dulces navideños: almendra, miel y azúcar, principalmente. Así, ya son varias las entidades que se han propuesto desembarcar en aquella parte del mundo. Pero para ello, debido a la religión musulmana, es indispensable obtener un certificado halal garantizando que la elaboración de dichos productos se ha realizado bajo los cánones de esta confesión.

Productos de excelsa calidad

Las perspectivas que maneja Produlce para 2016 año son muy positivas. Por el momento la venta exterior ya ha registrado un crecimiento del 5% tanto en volumen como en valor. Y es que la calidad de los turrones y mazapanes nacionales les ha convertido en alimentos muy valorados en el extranjero.

Además, sus particularidades les hacen completamente diferentes a otros productos similares como pueden ser el nougat francés, el torrone italiano, o el mazapán danés o alemán. Esencialmente, las diferencias radican en lo concerniente a la cantidad y excelencia de las materias primas que se utilizan para su confección, donde las españolas superan con creces a sus vecinas europeas.

El turrón de chocolate crujiente sigue siendo la punta de lanza del sector acaparando un tercio de las ventas totales con más de 4.700 toneladas comercializadas. Pero con la intención de no estancarse mercantilmente, las grandes firmas de la industria como Delaviuda, Dulces El Avión, Mazapanes Peces o Lacasa ya han comenzado a apostar por fórmulas que impulsen nuevas texturas y sabores.

La innovación, un desafío constante

El ensanchamiento de su nicho de mercado es fundamental. Para ello están potenciando gamas que conecten con los consumidores menos potenciales. De esta manera se han creado turrones sin azúcar, especiales para todo tipo de necesidades nutricionales y creaciones con nuevos ingredientes que desafían a los paladares más atrevidos, como el turrón de curry, frutos rojos, calabaza o trufa blanca.

Ya no se cocina como antes. Es un hecho irrefutable. Por eso, los turrones y mazapanes también han tenido que modernizarse en pos de una progresiva adaptación a los gustos del consumidor. Así, la innovación, sin dejar nunca de lado la tradición, se ha convertido rápidamente en un factor determinante dentro de una industria que se ve en la obligación de sorprender cada añoal comprador.

 

Saber más

Enlaces