El automóvil, motor económico

El sector del automóvil genera el 10% del Producto Interior Bruto. Las grandes multinacionales tienen plantas de producción en nuestro territorio y las empresas españolas de fabricación de componentes están presentes en mercados de todo el mundo.
22/12/2017

España es el segundo fabricante de coches de Europa, solo por detrás de Alemania, y el octavo del mundo y primero de Europa en vehículos industriales. La industria del automóvil de nuestro país es, además, la tercera más competitiva del continente. De hecho, es el gran motor económico de nuestro país como así lo demuestra el 10% del Producto Interior Bruto (PIB) que genera.

España es el único país que alberga en su territorio plantas de producción de la práctica totalidad de multinacionales del sector. Algunas de estas compañías llevan mucho tiempo en nuestro suelo. Es el caso de Renault, que fabrica coches en Valladolid desde hace más de 60 años. El grupo PSA Peugeot Citroën lleva más de 50 años en España y la firma alemana Opel más de 30. A ese éxito contribuye que nuestro país permite una fabricación muy competitiva. Cuenta, igualmente, con un sector de componentes muy potente y flexible que proporciona un elevado valor añadido al trabajo realizado por las grandes compañías internacionales.

La industria española de fabricación de componentes es uno de los pilares del sector de la automoción. Nuestro país está a la cabeza en este ramo con facturaciones globales que superan los 30.000 millones de euros anuales. Ocupa la cuarta posición en Europa en facturación y se encuentra entre las 10 primeras a nivel mundial, con empresas líderes en sus áreas. Entre ellas destacan Gestamp, líder mundial en el diseño y fabricación de carrocerías, chasis y mecanismos, con un elevado componente en I+d; Grupo Antolín, líder mundial en revestimientos de techo, o Ficosa y Cie Automotive, líderes en sus respectivos subsectores.

La relevancia de la industria del automóvil en la economía española se deja ver también en el empleo. Trabajan de manera directa en ella más de 250.000 personas y alrededor de 2.000.000 de forma indirecta. El 22% de las exportaciones españolas las genera el sector de la automoción. Las ventas a terceros países rozan los 20.000 millones de euros, lo que representó el 57% de la facturación del sector. En torno al 85% de la producción de vehículos se exporta a más de 130 países.

La competitividad y relevancia internacional del sector de la automoción es fruto del esfuerzo en I+D de las empresas de nuestro país y de la importante y constante apuesta realizada por la Administración española. Así lo demuestran los 15 centros tecnológicos y 9 clústeres dedicados a este ámbito y sus programas de formación.

Apuesta por el coche eléctrico

El coche eléctrico está llamado a formar parte de la movilidad sostenible en las ciudades. Consciente de sus beneficios medioambientales, el Ministerio de Industria, Turismo y Agenda Digital ha puesto en marcha programas para promover su uso. Entre estas iniciativas figuran la ‘Estrategia de impulso del vehículo con energías alternativas (VEA) en España (2014-2020)’ y el programa de incentivos económicos para su adquisición ‘MOVEA 2017’.

La estrategia está dando frutos. Según la industria automovilística, entre enero y noviembre de 2017 las matriculaciones de coches 100% eléctricos, enchufables a un punto de recarga, aumentaron un 77,8% interanual. Y las previsiones a futuro son optimistas: Si en 2013 se comercializaban en España dos modelos de vehículos híbridos enchufables, en la actualidad se puede elegir entre más de 30.

Además, nuestro país cuenta con una red de 2.785 puntos de recarga de coches eléctricos tanto de uso público como privado y la implantación de sistemas de recarga está en aumento.