Firmas españolas: las claves del éxito

  • Empresa

Firmas españolas: las claves del éxito

Autopista Skyway, Chicago (Estados Unidos). FERROVIAL
Autopista Skyway, Chicago (Estados Unidos). FERROVIAL

Las empresas españolas de construcción e ingeniería son un referente mundial en el diseño, construcción y operación de grandes proyectos de infraestructuras. En la actualidad, el 52% del volumen de inversión total de los contratos de concesiones de transporte son gestionados por cinco compañías españolas.

La adjudicación por parte de compañías españolas de las obras para la ampliación del Canal de Panamá y la construcción de la Línea de Alta Veloci­dad La Meca-Medina, son los máximos exponentes de la capacidad tecnológica e innovadora de España en dos sectores clave para la economía, como son la construcción y la ingeniería aplicadas a las infraestructuras. En los últimos años, las empresas de nuestro país se han convertido en un referente mundial en el diseño, construcción y operación de grandes proyectos de infraestructuras. Así lo confirman no solo las importantes adjudicaciones que han logrado en numerosas naciones, también las principales clasificaciones internacionales en la materia.

En su prestigioso “ranking” anual, la publicación especializada Engineering News-Record (ENR) situó en 2015 a la industria española de infraestructuras en segunda posición, tras China, en cuando a facturación internacional, con cerca de 70.000 millones de dólares de ingresos. Nuestras empresas adelantan así a grandes compañías de otros países como Estados Unidos o Francia, destaca Seopan (Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de Infraestructuras). Para elaborar su clasificación, ENR recogió datos de 11 grupos españoles. 

Desde 1985, cinco empresas españolas participan o han participado en proyectos de infraestructuras en todo el mundo valorados en más de 245.000 millones de dólares. Hoy, el 52% del volumen de inversión total de los contratos de concesiones de transporte son gestionados por cinco compañías españolas, destacó el presidente de Seopan, Julián Núñez, en una jornada sobre gestión de riesgos en infraestructuras organizada en el mes de febrero por Pérez-Llorca, Accuracy, Standard & Poor’s y la patronal de los constructores. Tecniberia (Asociación Española de Empresas de Ingeniería Consultoría y Servicios Tecnológicos), por su parte, destaca que “la ingeniería española goza de un reconocido prestigio internacional avalado por más de 60 años de desarrollo histórico, y por la ejecución de grandes realizaciones que han resultado pioneras a nivel mundial”.

Amplia presencia internacional

En la última década, las enseñas españolas dedicadas al desarrollo de infraestructuras se han volcado en la internacionalización. Las constructoras reunidas en Seopan, que representan el 95% de las empresas del sector con actividad internacional, “tienen presencia permanente en aproximadamente 90 países de cinco continentes”, destaca la patronal. Cuentan con una importante representación en todas las áreas de las infraestructuras, sobre todo en transporte (carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, movilidad urbana). A este respecto, el último Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial de Davos, correspondiente al bienio 2014-2015, sitúa a España en la sexta posición mundial en infraestructuras de transporte, por detrás de Japón y por delante de Estados Unidos, Francia y Alemania. Las constructoras españolas desarrollan asimismo una significativa parte de su actividad exterior en “infraestructuras relacionadas con el ciclo integral del agua, la energía, las telecomunicaciones, la edificación singular y la gestión de residuos, entre otras”, detalla Seopan.

En el campo de la ingeniería, un centenar de empresas españolas operan a nivel internacional en más de 130 países. Tecniberia señala que de estas compañías, las más grandes “copan la mayoría de la facturación –el 86%-, aunque también hay espacio para las medianas y pequeñas empresas que suponen el 10% y el 4% de la facturación en el exterior, respectivamente”.

Por subsectores “el mayor volumen de exportación de la ingeniería de consulta española proviene de la ingenierías industrial y energética (49,5%), seguida de la ingeniería civil (23,8%), edificación y urbanismo (16,5%), servicios tecnológicos (11,6%) e ingeniería medioambiental (8,5%)”. Tecniberia destaca además los beneficios reportados por la internacionalización. “Ha permitido a muchas empresas sobrevivir a la dura crisis que soporta el sector en España agravada por el descenso de la inversión pública”. De las compañías integradas en esta patronal, 86 operan en más de 120 países y disponen de 456 establecimientos permanentes en 84 países (delegaciones o filiales). “El peso de la su facturación internacional -2.500 millones de euros- con respecto al total supera ya el 70%, una proporción muy similar a la de todo el sector” de la ingeniería de consulta.

En el caso de las empresas integradas en Seopan, el 86% de las ventas de la actividad puramente constructora procede del exterior. En términos de actividad total -construcción y otras actividades-, la facturación en el exterior representa el 73%, refleja la patronal.

Según la clasificación de ENR correspondiente a 2015, la corporación española ACS se mantuvo por cuarto año consecutivo a la cabeza de los grupos de construcción e ingeniería con mayor negocio internacional en el mundo. En el “top 20” de las constructoras más internacionales también figuran Ferrovial y Abeinsa.

Empresas competitivas

Una elevada capacidad técnica y de ingeniería, además de una cada vez mayor diversificación y especialización, han dotado a las empresas españolas de infraestructuras de unas ventajas competitivas que las han situado en puestos de liderazgo mundial en el sector. “Sus referencias tecnológicas en proyectos de gran complejidad son muy valoradas internacionalmente”, destaca Seopan. En este reconocimiento de la capacidad tecnológica española ha jugado un papel clave la inversión en innovación, que ha permitido a la industria española proponer soluciones técnicas e innovadoras que aportan un valor añadido a los clientes. Asimismo, las corporaciones de nuestro país “disponen de potentes equipos de ingeniería y asistencia técnica, frente a una mayor externalización de estas funciones por parte de los competidores internacionales”, añade la asociación de las constructoras.

Tecniberia señala como clave del éxito internacional de la ingeniería de nuestro país la “excelencia, calidad y know how acumulada por el sector durante las últimas décadas. Gracias a estos factores, las ingenierías españolas son capaces de competir en el mercado exterior con unos proyectos de una relación calidad precio muy competitiva”. Con respecto a la innovación, la patronal la considera “el factor por excelencia para crear ventajas competitivas sostenibles” que hagan viables a las empresas a largo plazo. Pone como ejemplo de inversión en I+D+i a la compañía española Sener, la cual dedicó el pasado año 79 millones de euros en la materia, un 10,2% más que en el ejercicio anterior.

En la competitividad internacional de las compañías españolas de infraestructuras ha repercutido igualmente la experiencia adquirida en proyectos desarrollados en nuestro país. “España es una nación con unas condiciones orográficas y de relieve bastante complejas. Si a ello unimos la apuesta por la construcción de infraestructuras durante las últimas décadas de los distintos Gobiernos, tenemos que durante muchos años las empresas de ingeniería españolas han tenido que desarrollar un gran número de proyectos tanto de transporte como de energía, agua... Todos ellos de una enorme complejidad, lo que ha permitido a nuestras ingenierías acumular un saber hacer y un capital humano de muy alto nivel”, explica Tecniberia.

Infraestructuras “made in Spain”

“Buena parte de las obras en infraestructuras más emblemáticas del mundo tienen sello ‘made in Spain’”, constata Seopan. Además de la ampliación del Canal de Panamá y la Línea de Alta Veloci­dad La Meca-Medina, Tecniberia menciona el proyecto que Sener desarrolla para el metro de Riad en Arabia Saudita, valorado en unos 6.000 millones de euros, y el desarrollo del metro de Estocolmo adjudicado a Typsa

En el sector de la energía también se pueden encontrar un gran número de proyectos reseñables. “Sin ir más lejos, los trabajos de ingeniería y construcción de la mayor planta solar del mundo -ubicada en Marruecos- tienen la rúbrica de empresas españolas como son Acciona, Sener y TSK. En Sudáfrica, Sener y Acciona cuentan con importantes proyectos termosolares. Ambas multinacionales desarrollan llave en mano el complejo de Kathu, con una inversión prevista de más de 500 millones de euros. La iniciativa está promovida por GDF Suez con socios locales y forma parte del programa de desarrollo de energías renovables de Sudáfrica. Y, por supuesto, otras ingenierías españolas participan actualmente en importantes proyectos internacionales”, detalla Tecniberia.

La cartera total de proyectos en construcción de las compañías españolas al cierre de 2015 ascendió a 88.000 millones de euros, cifra un 3,6% superior a la registrada en 2014. El 87% de estas obras se llevan a cabo en el exterior con un valor equivalente a 76.000 millones de euros, según datos de Seopan. Tecniberia destaca igualmente el cada vez mayor peso de la actividad internacional en la cartera de proyectos totales de sus empresas asociadas. “La ingeniería española crece y consolida su exportación, como puntera en la realización de proyectos de presas, carreteras, ferrocarriles, centrales hidráulicas nucleares, refinerías, estaciones regasificadoras, instalaciones de energías alternativas y otras grandes infraestructuras”.

Tanto Seopan como Tecniberia consideran importante la internacionalización de las empresas españolas y llevan a cabo acciones para apoyarlas en este proceso. Por parte de Seopan, cuando sus compañías aliadas lo precisan, actúa “en representación de todas ellas, intervenimos ante las administraciones de otros países para proponer mejoras en sus pliegos de contratación, o difundimos entre nuestras asociadas sus prácticas de regulación y nuevos proyectos a licitación”. Tecniberia estima que “la internacionalización de la ingeniería debe situarse como una cuestión de Estado”. Defienden la necesidad de promover y apoyar la presencia de la ingeniería española en el mercado internacional, “fundamentalmente en aquellos países que ofrezcan la adecuada seguridad jurídica”. “Al mismo tiempo, consideramos necesario la colaboración de las Administraciones Públicas para apoyar la reestructuración del sector a través del fomento de las operaciones de fusión de empresas y alianzas estratégicas que den lugar a compañías más grandes y que sean más competitivas en los mercados internacionales”.