La moda infantil española reina en Europa

  • Empresa

La moda infantil española reina en Europa

Las tres hijas de los Reyes de los Países Bajos lucieron el mismo vestido de la firma gallega, catapultándola al estrellato de la moda. Pili Carrera
Las tres hijas de los Reyes de los Países Bajos lucieron el mismo vestido de la firma gallega, catapultándola al estrellato de la moda. Pili Carrera

Un pedacito de la Marca España se ha colado en las Casas Reales de toda Europa. Las reinas y princesas suelen escoger a modistas de sus países para el diseño de sus vestimentas, pero no ocurre lo mismo con la moda infantil, donde los herederos a los tronos del viejo continente se han habituado a ser vestidos por firmas españolas. Un ejemplo que demuestra una vez más que la moda  para los más pequeños es un sector al alza en nuestro país.

Así lo certifica el último informe facilitado por la asociación española de productos para la infancia, Asepri, el cual arroja unos datos muy positivos para la industria nacional. 2015 concluyó con una cifra de negocio de 1.204 millones de euros, un 7,5% más que en el año anterior. Además, por primera vez, las ventas internacionales superaron a las nacionales y ya copan el 51% de la facturación total, con un volumen mercantil que ascendió hasta los 612 millones de euros, un 11% más que en 2014.

Pero no solo los buenos registros obtenidos durante los últimos años han hecho aumentar las expectativas de los fabricantes españoles, el hecho de que cada vez más pequeños príncipes y princesas se vistan con ropa confeccionada en España hace que el gremio se muestre optimista con el futuro que les espera.

Fina Ejerique conquista a los Windsor

“La moda infantil española está teniendo su oportunidad y los mercados internacionales por fin reconocen la calidad, el diseño y la profesionalidad que demostramos las empresas españolas temporada tras temporada”, confiesa Ana Pérez, Directora Creativa y Consejera Delegada de Fina Ejerique.

Esta compañía radicada en Mislata, a las afueras de la ciudad de Valencia, saltó a la fama gracias a varias instantáneas en las que el príncipe George de Cambridge aparecía con algunos de sus diseños. La primera vez fue en una felicitación oficial navideña luciendo un jersey de grecas azul. “Poco a poco se fue extendiendo la autoría del suéter y en pocos días empezamos a recibir pedidos de todo el mundo”, recuerda la hija de los fundadores de la compañía, Fina Ejerique y Emilio Pérez.

La situación se volvió a repetir unos meses después cuando, con motivo de la celebración del 90 aniversario de la Reina Isabel II, se hizo pública una sesión de fotos publicitaria en la que el pequeño infante vestía una chaqueta azul marino con detalles grises de la misma marca. “Esto fue aún más emocionante, pues nos confirmaba que la Casa Real Británica repetía con nosotros y por lo tanto ratificaba su satisfacción en nuestros productos… ¡No se puede pedir más!, exclama Ana con emoción.

Pili Carrera, un imperio estilístico

Otra de las grandes firmas españolas es Pili Carrera. Su sede se encuentra en Mos, Pontevedra, donde alberga un gran centro de producción de 20.000 metros cuadrados en el que trabajan 112 empleados y fabrican todas sus colecciones.

Desde su fundación, en 1963, el sello ha contado con un prestigio intachable. Lentamente se fue expandiendo por la península para después aventurarse fuera de nuestras fronteras. En la actualidad es un imperio que, aparte de ropa, abarca mobiliario y perfumes. Está presente en los cinco continentes y cuenta con 800 puntos de venta. Destaca su presencia en las exclusivas galerías Harvey Nichols de Londres y los grandes almacenes Neiman Marcus de Dallas, Estados Unidos.

“La empresa se crea realmente tras mi nacimiento. Fue entonces cuando mi madre comenzó a confeccionar prendas de punto para mí”, confiesa Salomé Carrera, Directora General e hija de María Pilar Rodríguez, alma mater de la compañía. “Poco a poco sus amigos fueron viendo los diseños que hacía y les encantaban, así que empezaron a realizar encargos”, recuerda. A ello se sumó que por aquel entonces uno de sus familiares contaba con un comercio de ropa infantil y propuso vender las piezas en su tienda. “A mis padres les gustó la idea y así fue como nació Pili Carrera”.

De Europa al Lejano Oriente

La sociedad ya poseía entre sus clientes a algunas celebrities como las hijas del Presidente de México o la hija de la modelo Valeria Mazza. Pero su definitivo posicionamiento internacional lo alcanzó el 30 de abril de 2013 durante la coronación de los nuevos Reyes de los Países Bajos, Guillermo y Máxima, cuando sus hijas: Catalina Amalia, la heredera al trono, Alexia y Ariane aparecieron ataviadas con el mismo vestido de jacquard amarillo.

Aunque no ha sido la única Corona que se ha fijado en sus modelos. Estelle, la hija de la princesa Victoria de Suecia, también tiene varias prendas de Pili Carrera en su armario. Al igual que Su Majestad la Reina Letizia, quien ha conjuntado a sus hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía, con trajes de la marca gallega en más de una ocasión.

Asimismo, sus diseños han llegado incluso hasta el Lejano Oriente, ya que los Reyes de Bután también han caído rendidos ante la calidad de la firma española al elegir para su hijo, Jigme Namgyal Wangchuck, una chaqueta gris con capucha de pelo en el último posado de la familia real.

“A día de hoy nos seguimos sorprendiendo. Es un prestigio enorme que los hijos de los Reyes de Europa vistan nuestras colecciones. Es el reconocimiento a más de 50 años de trabajo”, indica Salomé. “De todas formas, mi madre siempre ha dicho que todos nuestros compradores son “reales clientes” y a todos los clientes de esta casa se les atiende de la misma manera. Aquí no hacemos distinciones de ningún tipo”, apostilla.

Amaia Kids, Nanos, Irulea…

Por su parte, la firma vasca Irulea fue la encargada de vestir a Carlota de Inglaterra en su primera fotografía oficial. En brazos de su hermano Jorge, la niña lucía un gorrito, patucos y un jersey hechos a mano en esta tienda de ropa infantil de San Sebastián.

Anecdóticamente, el vestuario de su hermano también tiene raíces donostiarras. La responsable de ello es Amaia Arrieta, una española afincada en Londres que hace once años decidió apostar por la moda infantil. Su sello lleva el nombre de Amaia Kids y cuenta con dos boutiques: una en Chelsea y otra en Marylebone. Esta diseñadora se ha convertido en una de las profesionales de mayor confianza para la realeza inglesa. Sus prendas las fabrican en el sur de España, y la aparición del pequeño príncipe con su vestimenta le supuso un todo “boom” mediático y comercial.

Pero sin duda, las grandes embajadoras de la moda infantil española las tenemos en casa, ya que es muy habitual ver a la princesa Leonor y a la infanta Sofía ataviadas con firmas nacionales. Y aunque su predilección parece que sigue siendo Nanos, las pequeñas convierten en superventas cualquiera de las prendas que lucen.

Un futuro prometedor

Con estos mimbres, el futuro de la moda infantil española está asegurado. A la máxima calidad de sus diseños y la continua evolución de sus gamas se une la inestimable publicidad que las Casas Reales europeas están llevando a cabo casi sin quererlo. “Pienso que en España hay muchas y muy buenas firmas con unas grandes colecciones que en el extranjero son muy valoradas. En cuanto a nosotros, creo que todavía nos queda mucho por ofrecer... Hemos cumplido medio siglo de vida en 2013 y ojalá podamos seguir cumpliendo otros 50 años”, declara Salomé Carrera.

Por último, Ana Pérez observa el porvenir de la moda infantil española con grandes perspectivas: “Lo veo muy interesante, hay una apuesta clara por parte de muchos mercados extranjeros que aprecian la categoría, el diseño y la seriedad con la que trabajamos y esto nos da un horizonte muy satisfactorio”. Y finaliza recordando que “Fina Ejerique seguirá apostando por la calidad y la fabricación nacional, que es la clave para que los mercados sigan valorando nuestros productos y mantener la tendencia de crecimiento en la que se encuentra el sector actualmente”.