OEPM, más de cien años de protección de las patentes españolas

  • Empresa

OEPM, más de cien años de protección de las patentes españolas

La OEPM centra sus esfuerzos en apoyar a las empresas y emprendedores en la obtención de derechos de propiedad industrial
La OEPM centra sus esfuerzos en apoyar a las empresas y emprendedores en la obtención de derechos de propiedad industrial

España es uno de los primeros países del mundo que vio la necesidad de otorgar protección jurídica a las patentes, como queda reflejado en los Reales Decretos de 1810, 1820 y 1824 y la constitución en este último año del Real Conservatorio de Artes y Oficios, fundamento de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Nuestro país fue uno de los primeros en contar con leyes de patentes y formó parte del grupo de diez Estados que en 1884 creó la Unión Internacional para la Protección de la Propiedad Industrial.

La OEPM se encarga en la actualidad de “otorgar protección jurídica a las distintas modalidades de Propiedad Industrial (PI) mediante la concesión de patentes y modelos de utilidad (invenciones), diseños industriales (apariencia externa de los productos), marcas y nombres comerciales (signos distintivos) y títulos de protección de las topografías de productos semiconductores”. Su labor cuenta con una gran relevancia internacional desde su adhesión en 1989 al Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT), lo que la habilita como oficina receptora de solicitudes internacionales PCT.

De hecho, Madrid ha sido elegida para acoger en 2016 una nueva edición de la Conferencia de Información de Patentes de la Oficina Europea de Patentes (EPO Patent Information Conference), del 8 al 10 de noviembre; Un lugar de encuentro entre personal de las oficinas de patentes europeas, profesionales interesados en búsqueda de patentes y proveedores de información sobre la materia, que podrán intercambiar opiniones y compartir experiencias.

Proteger la propiedad Industrial

La OEPM recuerda que las patentes, los modelos de utilidad, las marcas y los diseños industriales “constituyen importantes activos intangibles que aportan valor a un negocio y lo hacen más fuerte frente a posibles competidores”.

La protección de la propiedad industrial beneficia a las compañías o entidades que la solicitan y también al conjunto de un país porque “al reforzarse las empresas protegiendo sus activos intangibles mediante las diferentes modalidades de propiedad industrial, patentes, marcas y diseños fundamentalmente, se refuerza asimismo la economía española. Las empresas tienen mayor valor económico y la economía española incrementa su competitividad”, indica la OEPM.

Este organismo confirma la cada vez mayor concienciación de las empresas españolas sobre la “necesidad de proteger sus activos intangibles valiosos, ya no sólo en España, sino en aquellos países en los que tiene intención de abrir mercado y en los que le suministran materias primas. Esto se refleja en el aumento en el número de solicitudes y concesiones de Patente Europea por parte de residentes en España y del número de solicitudes de marcas de la Unión Europea y diseños internacionales”.

  • En 2015, la OEPM recibió un total de 5.210 solicitudes de registro de invenciones: 2.882 patentes y 2.328 modelos de utilidad (salvaguarda desarrollos con menor rango inventivo que las protegidas por patentes).
  • En el ámbito internacional, fueron 1.604 las solicitudes de patentes vía PCT con origen en España. Con respecto a las peticiones de patentes a la Oficina Europea de Patentes (EPO), desde nuestro país se presentaron un total de 1.527. De acuerdo con estos datos, España se situó en la 11ª posición en la clasificación de países de la Unión Europea de los 28 con más solicitudes de patentes a la EPO. Si se tiene en cuenta a toda la comunidad internacional, nuestro país se situó en el 17º puesto, según las cifras publicadas por la oficina europea.
  • En la modalidad de signos distintivos,se solicitaronante la OEPM 50.715 marcas y 7.475 nombres comerciales.
  • El sector privado es el principal demandante de patentes nacionales con el 77,7% de las solicitudes presentadas el pasado año. Transporte (7,2%), ingeniería civil (7%) y tecnología médica (6,2%) coparon el mayor número de solicitudes.
  • Con respecto a las solicitudes de marcas nacionales, el 99,2% de ellas corresponden al sector privado. El mayor número de demandas se concentraron en publicidad, gestión comercial y administrativa (16,1%), seguida de educación, deportes y cultura (14,4%).

Apoyo a las empresas

La Oficina Española de Patentes y Marcas fue creada con una doble misión: conceder los diversos títulos de propiedad industrial, tras el examen de las solicitudes correspondientes; y ofrecer servicios de información tecnológica basados en la información de las distintas modalidades de propiedad industrial concedidas por el organismo español y por otras oficinas extranjeras. Representa además a España en los distintos foros y organizaciones internacionales que se encargan de la propiedad industrial e intelectual.

Como objetivos principales, la OEPM señala la protección y fomento de la actividad de creación e innovación tecnológica en España, así como la identidad corporativa empresarial, mediante la concesión de títulos de propiedad industrial. Transmitir información que oriente la actividad investigadora a través del mantenimiento de fondos documentales y bases de datos que permiten un acceso rápido y sencillo al estado actual de la técnica mundial en cualquier sector. Persigue igualmente impulsar la circulación y el intercambio de bienes y servicios a través de la difusión de la información de los signos distintivos registrados.

Para lograr estos fines la OEPM centra sus esfuerzos en apoyar a las empresas y emprendedores en la obtención de derechos de propiedad industrial. También lleva a cabo una importante labor de concienciación empresarial sobre la importancia de proteger sus activos intangibles. Para ello realiza múltiples acciones como jornadas de formación y difusión y dispone de un Servicio Específico de Ayuda a la Empresa. Forma parte además de CEVIPYME, Centro Virtual de Ayuda a PYMEs en temas de propiedad industrial.

Su estrategia de fomento de la protección de la propiedad industrial incluye la reducción de cargas administrativas en la obtención de derechos de patentes. De igual modo, ha trabajado en la disminución del tiempo de concesión de las patentes y demás modalidades de PI con la eliminación de trabas administrativas y la aceleración de procesos.

OEPM, una historia de profunda transformación

Desde 1992, la OEPM ha sufrido una profunda transformación. Además de recibir su actual denominación, “ha pasado de ser una oficina de mero registro a una actual, moderna y eficaz, que da un servicio de calidad a sus usuarios y que impulsa la competitividad de las empresas y economía españolas”. La OEPM destaca igualmente la evolución que ha experimentado la protección de la propiedad industrial desde el punto de vista legislativo. “Se han aprobado diferentes leyes para las modalidades más importantes de la PI: la Ley de Marcas de 2011, la Ley de Diseño de 2003 y la Ley de Patentes que entrará en vigor en 2017”.

Con respecto a esta última, el objeto principal de su reforma “es fortalecer el sistema español de patentes, pasando de un marco en el que lo importante era fomentar la iniciativa de patentar a un nuevo marco en el que se quiere primar la actividad verdaderamente inventiva, innovadora y novedosa”, explica la OEPM.

Desde 1989 funciona como oficina receptora de solicitudes internacionales PCT presentadas por solicitantes españoles o residentes en España. Y desde 1995 actúa, en el marco del Tratado de Cooperación en materia de Patentes, como administración encargada de la búsqueda internacional para las solicitudes presentadas por nacionales o residentes en aquellos Estados cuyo idioma oficial sea el español. También funciona desde junio de 2003 como Administración de Examen Preliminar Internacional para las solicitudes expuestas por nacionales y residentes en aquellos estados adheridos al Tratado cuyo idioma oficial sea el español.

Toda esta labor de la OEPM “impulsa la presencia del español en el sistema de patentes y lo posiciona como idioma tecnológico. Asimismo, supone un elemento incentivador para la incorporación y utilización del sistema PCT por los países iberoamericanos de habla hispana”, indica la oficina española.

La transformación de la OEPM en “una oficina moderna” culmina con la creación en 2010 de su Registro Electrónico, señala el organismo. Desde esa fecha ha incrementado los servicios a través de Internet, de tal modo que, en la actualidad, la práctica totalidad de los trámites ante la oficina pueden realizarse electrónicamente.