Las claves del éxito de las 15 facultades españolas que están entre las 50 mejores del mundo. EL MUNDO

  • España en los Medios

Las claves del éxito de las 15 facultades españolas que están entre las 50 mejores del mundo. EL MUNDO

Según esta lista, una decena de universidades españolas son muy buenas en Dirección y Gestión de EmpresasAnatonomía y FisiologíaVeterinaria y Odontología, pero también en ArquitecturaEconómicasIngeniería CivilArqueologíaComunicación o Filosofía. ¿Por qué, en esta clasificación, el sistema universitario español sale mejor parado que en otros ránkings más generalistas?

1. La reputación internacional

Este estudio de QS tiene la peculiaridad de que mide la calidad universitaria por campos de conocimiento. Para ello ha analizado 18.900 programas educativos de 46 especialidades y cinco grandes áreas y ha evaluado su reputación mediante entrevistas a académicos de otros países y a empresas nacionales e internacionales, que han dado su opinión sobre lo preparados que llegan sus empleados al puesto de trabajo.

Es, por tanto, un ránking subjetivo en el que, según los expertos universitarios, se consulta a "profesionales de cada área que tienen muy bien focalizado quién es bueno". En este sentido, es más justo con las universidades españolas que otros ránkings en los que no pueden competir con trasatlánticos como Harvard, Stanford, Oxford o el MIT, que, por cierto, también acaparan los primeros puestos del QS.

María Castro, vicerrectora de Calidad de la Universidad Complutense de Madrid, explica que esta institución tiene 11 especialidades en el top 100 del QS gracias también a su "gran reputación entre los empleadores y los académicos"; a su apuesta por la "investigación", y a su "compromiso con la calidad". "Evaluamos al 100% de los profesores cada año y se mide la satisfacción de los profesores, del personal de administración, de los estudiantes... Se evalúan los centros y las titulaciones".

2. La apuesta prioritaria por la investigación

El ránking QS tiene muy en cuenta la labor investigadora de las universidades, medida mediante el impacto que han tenido los artículos publicados en revistas de prestigio y el número de veces que han sido citados. Son precisamente las facultades españolas que más énfasis ponen en la investigación las que más alto se sitúan en la lista. Ocurre, por ejemplo, con la Universidad de Barcelona, que tiene 18 facultades en el top 100. Su especialidad de Anatomía y Fisiología se sitúa en el puesto 32 de las de su área. ¿Qué la hace tan buena?

Responde Ernest Pons, portavoz de este campus y jefe de gabinete del rector: "Apostamos mucho por la investigación. Nuestros académicos sienten la responsabilidad y también la presión de tener que investigar. Y a esto se une que tenemos mucha tradición de trabajo en grupo. Hoy en día, la investigación es una cosa de equipos, y de equipos grandes, además. Si no, es imposible destacar. Da igual que seas un investigador muy brillante que publica ocho papers al año si no tienes un equipo grande detrás. Nuestra universidad no sólo es muy grande a todos los efectos, sino que, además, está muy conectada con la sociedad y tenemos mucha vinculación con fundaciones e institutos de investigación".

Margarita Arboix, rectora de la Universidad Autónoma de Barcelona, coincide en que la investigación es el elemento que más valora el ránking QS y "en él se centran las fortalezas" del campus que lidera, que tiene 12 facultades en el top 100. "Nosotros somos conseguidores de grandes proyectos y esto permite tener grupos potentes que producen muchos papers y publican en revistas de gran calidad y gran impacto. La mayor parte de nuestros investigadores va buscando publicar en revistas del primer o el segundo cuartil, no buscan las del tercer cuartil, y eso cuesta más pero nos da sus frutos, porque somos la universidad que probablemente más fondos obtiene de la UE en proporción a la población".

Arboix, que es una de las tres únicas mujeres rectoras de todos los campus públicos españoles, cita el caso de Veterinaria, donde la Autónoma de Barcelona está en el puesto 33 del mundo. "Está muy bien posicionada porque empezó con un volumen muy alto de investigación y lo ha mantenido. Regularmente tenemos a personas haciendo estancias en distintos países del mundo".

3. La vinculación con la empleabilidad

Veterinaria es una carrera muy buena también en la Complutense (puesto 39), donde su vicerrectora María Castro explica que, al igual que ocurre en el caso de Odontología (puesto 36), "se combina la formación científica de alto nivel con la formación orientada a la empleabilidad". Ambas carreras se cuentan entre las mejores de Europa porque están muy enfocadas a lo práctico, porque generan salidas laborales y porque tienen un número limitado de estudiantes.

4. La marca global

La internacionalización, gran asignatura pendiente de la universidad española, está detrás del prestigio que obtienen en este ránking las escuelas de negocios. En Dirección y Gestión de Empresas, el ESADE está en el puesto 21 mundial, seguido del IESE (27) y de la IE University (44). Habla Martin Boehm, decano del IE Business School: "Yo creo que las tres grandes escuelas de negocios han empezado bastante pronto a globalizar y a internacionalizar y, en cierto modo, han copiado el modelo norteamericano, que es muy práctico, muy aplicado y muy relacionado con el mundo empresarial, pero también muy centrado en captar estudiantes internacionales. Porque la diversidad es algo muy positivo para la experiencia del aprendizaje y también beneficia a la marca, lo que tiene su impacto a la hora de emplear a los alumnos".

Castro, de la Complutense, coincide en que otra de las razones de su éxito es su "plan de internacionalización", que atrae al 17% de los 55.000 alumnos extranjeros que estudian en España.

Los datos del ránking muestran que, en la decena de universidades españolas que hay en el top 50 mundial, seis son catalanas y cuatro madrileñas. Esta polarización, opinan los expertos, tiene que ver con el tamaño de los campus, el volumen de la producción investigadora y el conocimiento que se tiene de ellas en el exterior. Por ello, Ben Sowter, jefe de Investigación de la Unidad de Inteligencia de QS, recomienda que nuestro país "mejore la comunicación internacional en relación a las fortalezas de las universidades españolas", de tal forma que no sólo los campus de las ciudades más grandes sean las que se llevan todas las medallas de reputación.