Española consigue uno de los premios científicos más prestigiosos de Canadá. LA VANGUARDIA

  • España en los Medios

Española consigue uno de los premios científicos más prestigiosos de Canadá. LA VANGUARDIA

La beca es concedida cada año por el Consejo de Investigación en Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá (NSERC por sus siglas en inglés).

NSERC señaló que el trabajo de Urtasun, que es natural de Pamplona donde cursó estudios de ingeniería de telecomunicaciones en la Universidad Pública de Navarra, "está permitiendo a los vehículos autónomos navegar las calles de forma segura y rápidamente a la vez que detectan otros vehículos y obstáculos en la carretera".

"Su investigación está avanzando la última tecnología del sector y ayudando a hacer la robótica personal más accesible y barata para todos", añadió NSERC.

Durante una entrevista con Efe, Urtasun expresó su satisfacción con el galardón, "un premio que se otorga cada año a los mejores científicos en mitad de carrera en ciencia e ingeniería".

"Mi línea de investigación es de algoritmos de percepción utilizando cámaras para la conducción de automóviles autónomos", explicó la científica.

"La clave es que trabajamos en soluciones asequibles. Utilizamos cámaras que no necesitan mapas, o producimos mapas de una manera muy asequible", continuó.

En la actualidad, empresas como Google, que investiga la conducción autónoma a través de su unidad Waymo, basan parte de su tecnología en la utilización de mapas de alta definición de las calles y carreteras para facilitar la navegación de los vehículos sin conductor.

Para ello utilizan tecnologías como el "lidar", un láser que escanea el entorno, o radar para construir mapas.

Pero como explicó Urtasun, estos métodos son muy caros.

"La forma en que las compañías está haciendo el mapa de todo Estados Unidos costará más de 2.000 millones de dólares. Nosotros utilizamos soluciones que casi no cuestan nada", dijo.

La otra ventaja del trabajo que está realizando Urtasun es que, aunque se basa en cámaras que cuestan unas pocas decenas de dólares, los algoritmos que produce y que son la gran innovación de su investigación, se pueden utilizar con otros sensores como lidar, radar o infrarrojos.

"Estamos investigando qué sería lo más económico, robusto y seguro. Las cámaras son muy importantes y es uno de los sistemas de los que se sabe menos cómo utilizar la información", explicó.

Tras cursar estudios en la Universidad, Urtasun realizó su proyecto de fin de carrera en el Institut Eurecom de Francia y su doctorado en la Ecole Polytechnique Federale de Lausanne (EPFL) de Suiza.

En 2006 se desplazó a EE.UU. donde trabajó en el laboratorio de ciencia informática e inteligencia artificial del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), la Universidad de Berkeley y el Instituto Tecnológico de Toyota en Chicago, y en 2014 recaló en la Universidad de Toronto.

"Me decidí ir a la Universidad de Toronto porque tiene el grupo o uno de los grupos más fuertes del mundo en investigación de aprendizaje profundo y aprendizaje de imagen", dijo Urtasun.

Con respecto a la tecnología de automóviles autónomos, Urtasun también tiene claro que es una cuestión de tiempo para que sea una realidad en las calles.

"La tecnología todavía no está lista", reconoce.

"La conducción autónoma en cualquier condición climatológica, a cualquier hora del día y en todas las carreteras todavía no es posible y va a llevar algún tiempo".

"Pero la conducción autónoma en autopistas, en pequeñas rutas urbanas es algo que veremos muy pronto. No deberíamos esperar a tener todos los problemas resueltos para tener un impacto positivo en la sociedad", continuó.

"Sólo tenemos que esperar a conseguir que lo que hacemos es seguro. Cada año, más de 1 millón de personas mueren en accidentes de tráfico en todo el mundo. Si podemos reducir ese número en un factor 100 o 1.000, vamos a tener tal impacto positivo en el mundo que quizás otras cuestiones marginales que surgen son menos importantes que salvar esas vidas", concluyó. EFE