Javier Sierra se alza con el Premio Planeta con una historia del santo Grial. EL MUNDO

  • España en los Medios

Javier Sierra se alza con el Premio Planeta con una historia del santo Grial. EL MUNDO

El líder de la edición mundial en lengua castellana repite una apuesta segura para su gran lanzamiento anual de marca y de promoción literaria. Si en la pasada edición, los laureles se los llevó la popular escritora donostiarra Dolores Redondo, autora de la exitosa Trilogía de Baztán adaptada a la pantalla, secundada por el madrileño Marcos Chicot; una similar fórmula a prueba de pinchazos en librerías se reitera en la edición 2017, con un autor superventas en el podio y una solvente autora de tirón en el segundo puesto.

Javier Sierra se alzó ayer con el LXVI Premio Planeta de novela con el manuscrito de El fuego invisible, presentado con el título provisional de La montaña artificialbajo el seudónimo de Victoria Goodman. "Quiero dedicar esta novela a los compañeros escritores", afirmó emocionado por el "momento impresionante" ya que "se trata de la palabra donde reside la fuerza creativa de nuestra civilización". "Es en el uso de la palabra donde está el origen de la bondad y de la maldad, ése es el fuego invisible que tenemos todos en nuestro interior", explicó el autor en relación a su novela. En concreto, la trama apunta al origen de una palabra "que cambió el destino de Europa en el siglo XII": "Ésa palabra es Grial".

La escritora madrileña Cristina López Barrio quedó finalista con Niebla en Tánger, novela presentada como La nueva vida de Penélope tras el seudónimo de Bella Linardi y quiso dedicar el premio a los lectores y, sobre todo, a los libreros "por su magnífica labor". "Ésta es una novela que habla de la creación literaria como arma peligrosa y a la vez como fuente de sanación".