Los españoles que revolucionaron el sistema educativo de Estados Unidos. EL MUNDO

  • España en los Medios

Los españoles que revolucionaron el sistema educativo de Estados Unidos. EL MUNDO

El nombre de su empresa surge de fundir las dos palabras esenciales para el éxito: «imaginación y conocimiento». Su objetivo, dicen, es eliminar el aburrimiento del mundo. Y su éxito así lo demuestra: la lista de clientes de Imascono, pionera en la aplicación de la realidad aumentada en España, incluye a Adidas, Telefónica, Carrefour... Además de adictos al I+D como Ferran Adriá.

Todo empezó hace cuatro años, cuando Peter Lozano y Héctor Paz, los dos veinteañeros zaragozanos que lideran esta start up, tuvieron una revelación: «Los niños de hoy nacen con la tecnología bajo el brazo, pero la educación lleva sin renovarse desde la Revolución Industrial», se dijeron. «Hay que actualizarla y adaptarla a los nativos digitales. Y nosotros sabemos cómo hacerlo». Y lo hicieron.

En aquella época, estos dos emprendedores -un diseñador de interiores y un ingeniero industrial-, imaginaban un aula llena de niños sin libros. En ella, cada crío enfocaría la cámara de su móvil o su tableta hacia unas láminas de colores que proyectarían su contenido en realidad aumentada. En una clase de anatomía, por ejemplo, el esqueleto del cuerpo humano cobraría vida propia. Y en una clase sobre la metamorfosis, los alumnos contemplarían la transformación (virtual) de un renacuajo en rana.

Hoy Peter y Héctor ya no tienen que recurrir a la imaginación. Un millar de colegios en 100 países enseñan Ciencias Naturales o Matemáticas con 40 variantes de sus láminas. Se trata de una aplicación llamada Chromville Visual Arts que ya acumula 500.000 descargas, un 70% de ellas en Estados Unidos. «Los niños se aburren en el colegio y necesitan nuevos medios de aprendizaje que les atraigan», dicen. «Nosotros hemos introducido un nuevo canal de comunicación, más atractivo, pero también respetamos el trazado manual: los alumnos pueden colorear y escribir en las láminas».

En el santuario de Imascono, una oficina en el centro de Zaragoza, se acumulan varias espadas láser de Star Wars, además de muñecos de Spiderman e Iron Man todavía en sus cajas. Allí trabaja un equipo multidisciplinar de 12 ingenieros y diseñadores con una edad media de 27 años. Todos están pegados al ordenador, programando aplicaciones con realidad aumentada y virtual a las órdenes de Peter y Héctor.

Imascono no ha parado ahí y ya han desarrollado apps para Telefónica, camisetas interactivas para Adidas y una especie de Pokémon Go para Mediaset. «Puedes capturar con corazones a Ana Rosa Quintana, Jesús Vázquez y Manu Carreño», cuenta Peter. «Es una prueba de que podemos usar este divertido sistema en cualquier campo».

De la cabeza de Peter Lozano (27 años) nació Imascono en 2008, aunque su proyecto inicial era ayudar a jóvenes diseñadores a crear su propia marca de ropa. Todo dio un vuelco al año siguiente, cuando conoció a Héctor Paz (28 años) especializado en un campo que daba sus primeros pasos: la realidad aumentada. Congeniaron de inmediato y decidieron unir sus conocimientos. «Era una época de fuerte crisis económica: un momento ideal para juntarse y crear algo novedoso y diferente», explican.

Así lanzaron su primer proyecto: unas camisetas con dibujos que, al enfocarlas con la cámara del móvil, cobraban vida propia. Por ese proyecto les seleccionaron para un programa de márketing y desarrollo de negocios de seis meses que financiaba el Ayuntamiento de Zaragoza. Y, al acabar, se mudaron a un coworking. Allí, compartiendo oficina con otros emprendedores, dieron forma a la app educativa Chromville y a otros proyectos, como unas etiquetas con realidad aumentada para unas botellas de vino promocionales del Mundial de fútbol de Brasil 2014.

Ese año se presentaron y ganaron concursos internacionales en Alemania e Italia, lo que les abrió las puertas de Silicon Valley. Así, pasaron un mes al sur de la bahía de San Francisco, presentando Chromville a inversores y programadores. «Allí dentro parece que respiras dinero», recuerda Héctor. «Todo el mundo tiene una buena idea. Cada noche en los pubs alguien crea algo tecnológico impresionante. Aprendimos mucho y volvimos a casa con un buen plan de negocio».

Desde entonces, han ido puliendo Chromville paso a paso. Su objetivo de que cada vez más colegios utilicen estas láminas como método alternativo de enseñar lecciones complejas a sus alumnos. «Hacemos teleconferencias por Skype con muchos profesores y padres norteamericanos que nos piden ayuda para montar sus clases con realidad aumentada», explican. «La mayoría de las descargas provienen de Estados Unidos, porque allí están mucho más avanzados tecnológicamente. En España nos escriben sobre todo de colegios concertados».

Su último proyecto es una aplicación que han diseñado junto a Ferran Adrià, Telefónica y Disney. Se trata de la adaptación a la realidad aumentada del libro de recetas del chef catalán Tu cuento en la cocina. La app promueve la cocina en familia a través de juegos con ayuda de varios personajes disney, que van explicando la elaboración de los platos.

Ahora, desde su empresa, están intentando dar un paso más allá: adaptar este libro a la realidad virtual. Con las gafas y unos mandos en la muñeca adaptados, puedes introducirte en la propia cocina animada y preparar los platos cogiendo con la mano los utensilios e ingredientes.

Ya lo dijo Adrià, el mejor chef del mundo, tras trabajar con ellos: «Me habéis sorprendido... Y poca gente lo consigue».