Los muebles españoles de oficina que han conquistado Europa. EL PAÍS

  • España en los Medios

Los muebles españoles de oficina que han conquistado Europa. EL PAÍS

Actiu, una empresa de Castalla (Alicante) dedicada al mobiliario de oficina y otros espacios de trabajo, se ha convertido en una brillante embajadora de la marca España. Su fundador, Vicente Berbegal, se alzó el pasado mes de mayo en Dubrovnik (Croacia) con el galardón al mejor empresario europeo del año en los premios European Business Awards (EBA), la Champions League del mundo de los negocios, en cuya fase final competían 110 firmas de todos los sectores procedentes de 34 países. La industria alicantina también ha obtenido el primer puesto en el mismo certamen en la categoría de mejor empresa. “Nunca pensé que pudiera llegar a eso”, señala Berbegal. Lo ve como “el reconocimiento a toda una trayectoria” que está a punto de cumplir medio siglo de una historia de apuesta por la innovación y el diseño, la internacionalización, la sostenibilidad y el compromiso con el entorno.

La empresa facturó el pasado año 71,12 millones de euros, un 9% más que en 2015, 33,49 millones en el mercado nacional y 34,53 en el internacional, con una plantilla de 221 empleados y presencia comercial en 85 países de todo el mundo. La aventura empresarial de Berbegal (Castalla, 1948) arranca en su pueblo, que junto a Onil e Ibi forma la base neurálgica de la industria juguetera española. Tenía 20 años cuando fundó Creaciones Berbegal y empezó a fabricar en pequeños talleres y locales alquilados mesas de estudio y artículos de mobiliario doméstico.

Aunque el empresario huye del calificativo “visionario”, cree que supo anticiparse al mercado. “Hicimos el primer mueble para televisor. Hasta ese momento la gente lo ponía encima de la mesa del comedor, en una escalera, una silla o cualquier otro sitio”, asegura. Poco después, los muebles para informática le dieron visibilidad y le permitieron “fabricar en serie miles y miles de piezas”. Esto le dio proyección internacional.

Comenzó entonces la apuesta por el mercado europeo: Francia, Inglaterra y Alemania, principalmente. “Nuestra expansión más importante se produjo en los 80 y 90”, apunta Berbegal. Ahora acaban de abrir una nueva sede para exponer productos (showroom) en Miami, para entrar en el mercado estadounidense y latinoamericano. Asia es otro continente que tienen en perspectiva para el futuro.

La inversión de Actiu en I+D+i el pasado año alcanzó los 4,3 millones de euros. La empresa dispone desde 2008 de un parque tecnológico en Castalla de 200.000 metros cuadrados que no para de obtener reconocimientos por su diseño y su sostenibilidad. Las instalaciones albergan un parque solar capaz de generar ocho millones de kilovatios de energía al año para autoabastecerse y hacer lo propio con 5.000 particulares de la zona, y depósitos de 15.000 metros cúbicos para almacenar agua de lluvia.

Berbegal defiende que la suya es “una empresa con valores” que ha actuado como motor económico en la reconversión de numerosas fábricas de un sector juguetero en decadencia para aprovechar su experiencia y conocimiento de la tecnología y generar con ellas una simbiosis perfecta. “La crisis nos dio muchas oportunidades, nos sacó de la rutina. Ante la situación de un mercado aletargado, optamos por buscar otras vías de negocio y así nos extendimos del mundo de la oficina al de la administración en general, a la universidad o los espacios sanitarios”, explica el empresario.