Madrid, entre las regiones punteras de la Unión Europea en salud. EL MUNDO

  • España en los Medios

Madrid, entre las regiones punteras de la Unión Europea en salud. EL MUNDO

La Comunidad de Madrid es el segundo territorio más competitivo en salud de la Unión Europea. Así lo refleja el Índice de Competitividad Regional de la Unión Europea de 2016, un informe que analiza este aspecto entre 263 áreas europeas.

 

La Comunidad tiene el índice más alto en salud, por detrás de Estocolmo. Para determinar esta cifra, los datos analizados son: la mortalidad en accidentes de tráfico por millón de habitantes, la esperanza de vida, la mortalidad en menores de un año por cada mil nacidos vivos, las muertes por cáncer en menores de 65 años por cada 100.000 habitantes, las causadas en menores de 65 años por patologías del sistema circulatorio por cada 100.000 habitantes y el número de suicidios en habitantes menores de 65 años.

La puntuación que la región ha sacado en el escalafón de salud es de 98,4 sobre 100, una cifra 22 puntos superior a la media de la Unión Europea, que se sitúa en 76. Se trata del índice mejor puntuado de la Comunidad, que ha superado la nota media en todos los aspectos excepto en los de instituciones, estabilidad macroeconómica y eficiencia del mercado laboral.

Para el director general de Salud Pública, Juan Martínez, los datos son «muy favorables». Explica, además, que los factores que inciden en este buen resultado son «múltiples» pero «coincide que todos ellos se sitúan muy bien en nuestra comunidad». Entre ellos destacó el nivel de desarrollo económico, la calidad del agua y las medidas públicas de salud. «Ninguna es más importante que otra», ha añadido.

Sobre las medidas de la Sanidad pública madrileña señaló que algunos de sus puntos fuertes son la «cobertura al 100% de la población», la buena comunicación de los centros de salud y, sobre todo, las medidas de prevención. «Estamos muy bien posicionados en el control de enfermedades cardiovasculares», que es una de las principales causas de muerte en los países occidentales.

Martínez incidió en las medidas preventivas que se llevan a cabo desde el sector público ya que «el dinero es más eficiente cuando se invierte en prevención». Para mantenernos en estas cifras tan competitivas, «hay que prestar atención a los cambios demográficos», afirmó, ya que los futuros retos en salud tienen que ver con el envejecimiento de la población.

El peor resultado de este informe es la estabilidad macroeconómica, en la que Madrid ha quedado en el puesto 24 sobre 28. El resultado es de 49 puntos, 12 menos que la media de todas las regiones, establecida en 61 puntos.

Otro de los mejores resultados de la Comunidad ha sido la innovación, situándonos en el número 28 sobre 263, con una puntuación de 65 puntos, muy superior a los 44 de media de las regiones europeas. En infraestructuras y en sofistificación empresarial, Madrid también ha quedado en buenos puestos de la lista, concretamente el número 55 y el 50 respectivamente.

El índice global de competitividad de la Comunidad en 2016 ha sido 67'7, otorgándole el puesto 83 de las 263 regiones. De esta forma, Madrid se convierte en el territorio más competitivo de todo el eje del Sur de Europa, superando a las regiones de Italia, Portugal, Grecia y las de la frontera sur francesa.

El estudio, realizado por la Comisión Europea, se compone de 11 pilares que determinan los distintos aspectos de la competitividad. Estos 11 aspectos están agrupados en tres grupos: el básico, el de eficiencia y el de innovación. El básico reúne los índices de salud, educación básica, instituciones, estabilidad macroeconómica e infraestructuras.

El pilar de eficiencia analiza los aspectos de educación superior, formación y aprendizaje permanente; la eficiencia del mercado laboral y el tamaño del mercado. Por último, el grupo de innovación recoge los índices de preparación tecnológica, de sofisticación empresarial, y de innovación