No es la paella. ¡Es la infraestructura!

  • España en los Medios

No es la paella. ¡Es la infraestructura!

España es, desde el 2015, el país con el sector turístico más competitivo del mundo, según informa el Foro Económico Mundial, institución esta que lo mide anualmente de acuerdo a 14 áreas involucradas al mundo del turismo, siendo estos los parámetros que permiten cuantificar el tema. Es de destacar que ello obedece a una intención deliberada del Estado español, pues en el 2010 ocupaba la octava posición, luego, en el 2013 subió a la cuarta, para nuevamente a los dos años, esto es en el 2015, subir a la primera posición. Incluso arriba de Francia, Alemania, Japón y Reino Unido (ahora ya no tan unido), países que tradicionalmente han sido considerados de los “más desarrollados del mundo”, y que han puesto siempre atención a este importantísimo rubro de la economía terciaria: el turismo. Más abajo en la escala de competitividad turística se sitúan Estados Unidos, Australia, Italia Canadá y Suiza.

La calificación que ha obtenido España es debida a varias razones, siendo la más importante sus infraestructuras; siguiéndole en esta categorización la seguridad y el patrimonio cultural. El informe destaca que el turismo en España no es fuerte por ser el más barato; al contrario, en el indicador de competitividad de precios en turismo España se sitúa en el noventa y ocho puesto de 136 países calificados. Hay países de turismo “económico”, entre ellos: Irán, Egipto, Malasia o Argelia, pero poco atractivos para el turista.

Lo importante de destacar es que la mayor ventaja de España para el sector turístico se ubica en las infraestructuras; es esto lo que más aprecian los turistas, por encima de la paella, de las playas, los monumentos y bellos pueblos. Lo anterior se informa en varias encuestas que ha realizado el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital del país europeo; indicando que se prioriza las infraestructuras, especialmente de transporte, por encima de la calidad de su hotelería y de su gastronomía.

En infraestructura España cuenta con 166 mil kilómetros de carretera, 16 mil kilómetros de vía ferroviaria, 28 puertos y 46 aeropuertos. Solo en estos aeropuertos se han movilizado 239 millones de pasajeros el año anterior, esto es cinco veces la población del país; tres de cada cuatro pasajeros han sido extranjeros. Y hay que destacar que la calidad de la infraestructura es, obviamente, de primer mundo. Por ello puede atender éste año a 83 millones de turistas (para una población del país de 46.5 millones)

España está previendo que para el año 2030 la cifra de pasajeros aéreos llegará a los 300 millones de personas, para lo que está preparada pues su capacidad actual puede manejar hasta 335 millones de pasajeros que utilizan los aeropuertos.

En Guatemala contamos con cerca de 16 mil kilómetros de carreteras pavimentadas de primera y segunda categoría, una décima parte de España, con un territorio, el nuestro, solo cinco veces menor. Hoy sufrimos los guatemaltecos en la movilización debido a que se estima que un 70 por ciento de las carreteras se encuentran en muy mal estado.

La inversión en carreteras no supera el uno por ciento del PIB, y es de destacar que el costo de construcción de un kilómetro en Guatemala es seis veces más alto que en Europa (y de inferior calidad).

En aeropuertos el país tiene tres internacionales (incluyendo el de Quetzaltenango que está en proceso de aprobación final). Adicionalmente hay ocho aeropuertos de operación regular pero no internacional. En España, como dicho, hay 46 aeropuertos.

En Guatemala no contamos con sistema ferroviario, el que en otros países es un formidable y económico medio de transporte de personas y mercaderías.

En puertos Guatemala cuenta con cinco, siendo estos: Santo Tomás, Puerto Barrios, San José, Puerto Quetzal y Champerico. Los principales Santo Tomas en el litoral atlántico, y Puerto Quetzal en el litoral pacífico. España tiene 28 puertos.

En síntesis, si queremos mejorar la economía del país y que como consecuencia de ello se mejore el nivel de vida de los habitantes, Guatemala está obligada a invertir en la mejora de sus infraestructuras. Estas son, como lo ha demostrado España, la razón fundamental del incremento del turismo, factor este en el que Guatemala tiene una gran oportunidad. ¡Si lo hacemos bien!