InSight con los paneles solares abiertos. Imagen: JPL-NASA

Recreación de la sonda InSight en Marte. Imagen: NASA

La tecnología española explora Marte

Desarrollado por el Centro de Astrobiología, esta aplicación es parte de la misión InSight de la NASA y será la encargada de monitorizar las condiciones ambientales en la zona de aterrizaje durante un año marciano.
18/05/2018

España vuelve a Marte de la mano de TWINS, un instrumento incluido en la sonda InSight de la NASA que tiene como objetivo investigar la estructura interna del planeta rojo. TWINS es una estación medioambiental que monitorizará las condiciones climáticas en la zona de aterrizaje durante un año marciano.

La InSight despegó con éxito el pasado 5 de mayo y cuando se pose sobre el terreno del planeta rojo, España contará con dos estaciones medioambientales en Marte operando de forma simultánea. Y es que, actualmente, nuestro país cuenta con REMS, otra estación incluida en la Curiosity, un rover diseñado para la investigación en movilidad.

Diseñado por el Centro de Astrobiología (CAB) en colaboración con Crisa, TWINS jugará un papel fundamental dentro del desarrollo de la misión, ya que brindará apoyo a SEIS. Este  instrumento es el más importante del proyecto y su finalidad es medir los movimientos sísmicos y los impactos de meteoritos en Marte.

Dos estaciones españolas en Marte

SEIS es extremadamente sensible a las vibraciones, por lo que resulta esencial la comprobación precisa de las variaciones atmosféricas dado que el viento podría distorsionar las mediciones sísmicas.

Pero TWINS no sólo permitirá que los sismómetros de SEIS realicen sus análisis con exactitud, sino que también obtendrá series históricas de datos meteorológicos que complementarán las extraídas por REMS.

De tal manera, la NASA sigue avanzando en su proyecto a medio plazo de comprender mejor la variación espacial y temporal del clima en Marte. Información fundamental para descubrir los efectos que acarrearán una eventual y futura exploración humana del planeta rojo, al tiempo que ayuda a calibrar las observaciones que ya están siendo realizadas desde los orbitadores marcianos.