Líderes en gestión responsable de la energía

España ocupa el cuarto puesto en sostenibilidad ecológica y el sexto en rendimiento medioambiental y se encuentra encaminada a cumplir el objetivo de la descarbonización en 2050
19/01/2018

La energía del futuro está intrínsecamente unida a una gestión responsable dirigida a preservar tanto los recursos como los entornos naturales, además de reducir la emisión de carbón y otros gases contaminantes. La Unión Europea (UE) ha establecido la obligación de que en 2050 toda la producción eléctrica debe estar descarbonización. Es decir, la electricidad debe proceder de fuentes que no emitan CO2.

España se encuentra bien encaminada en este objetivo, como lo reflejan informes internacionales como el Índice Mundial de Innovación (The Global Innovation Index), que sitúa a España en el cuarto puesto en sostenibilidad ecológica y el en sexto en rendimiento medioambiental. Por su parte, el informe Situación Mundial de las Energías Renovables 2016, elaborado por la organización REN21 (Renewable Energy Policy Network for the 21st Century), emplaza a nuestro país como el séptimo del mundo con mayor capacidad renovable instalada y el cuarto con mayor capacidad de energía renovable instalada por persona –con una media de 0,7 kW de renovables por habitante-, tomando como referencia datos a cierre de 2015.

Cerca del 41% de la electricidad producida en España procede de energías renovables, principalmente de la eólica y la hidroeléctrica. Asimismo, nuestro país es líder en exportación de tecnologías de generación y gestión de energías sostenibles. El 78% de los proyectos termosolares del mundo son españoles.

Para garantizar una administración responsable de las fuentes de energía, España cuenta con un Sistema de Gestión Ambiental implantado y certificado conforme a la Norma UNE-EN ISO 14001. Esta herramienta permite reducir los riesgos ambientales y una mejor la gestión de los recursos. Fue renovada en 2015 por la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR).

Liderazgo en energías limpias

Las empresas energéticas españolas no solo cumplen con todas las normativas sobre gestión ambiental, también cuentan con sus propios y exigentes cánones de responsabilidad. Todo ello, además de por sus innovadores desarrollos tecnológicos, las han convertido en líderes mundiales en todas las áreas de las energías limpias.

La eólica es la tecnología más relevante en España tanto en capacidad instalada como en generación. REN21 coloca en su informe a nuestro país en la quinta posición a nivel mundial en esta modalidad renovable, mientras que en Europa escala hasta el segundo puesto en potencia instalada, destaca Red Eléctrica de España (REE) en su trabajo ‘Las energías renovables en el sistema eléctrico español’ 2016.

Al desarrollo tecnológico español en el sector eólico han contribuido algunos de nuestros fabricantes más punteros, como Gamesa y Acciona, que han desarrollado nuevos prototipos competitivos igualmente adaptados al entorno marino.

La hidráulica es la segunda fuente limpia de generación eléctrica en España. Si se atiende a la potencia instalada, representa el 16,2%, situándose, así como tercera tecnología renovable de nuestro país por detrás del ciclo combinado y la eólica, señala el informe antes mencionado. A escala europea, España ocupa el cuarto lugar en potencia hidráulica instalada y el quinto en energía generada con esta tecnología.

Según el documento ‘Situación Mundial de las Energías Renovables 2016’, España se sitúa en octava posición en materia de energía solar. Esta modalidad es la tercera fuente renovable de generación eléctrica en nuestro país con 6.973 MW de capacidad instalada a finales de ese año, recoge Red Eléctrica de España. En el ámbito europeo, España es la cuarta nación por potencia solar instalada, añade REE.

El liderazgo tecnológico español abarca todas las disciplinas de la energía solar. Somos el tercer país de Europa en generación de energía solar fotovoltaica, quinto en potencia instalada y octavo en el ámbito mundial. En energía solar termoeléctrica, España es la nación con mayor capacidad instalada, mientras que en energía solar de concentración es la primera por potencia instalada de sistemas comerciales.

La compañía española Isolux Corsán está a la cabeza mundial en capacidad instalada fotovoltaica. Por su parte, Abengoa es líder en el sector solar termoeléctrico y propietaria de Solana (Arizona, Estados Unidos), la planta cilindroparabólica más grande del mundo. También cuenta con el centro privado más importante en investigación termosolar, la Plataforma Solúcar, en Sevilla.