La I+D española, clave en la medicina del futuro

Nuestro país es reconocido en la actualidad como uno de los primeros en áreas como la agrobiotecnología, bioquímica y biología molecular. Además, nuestra industria farmacéutica es puntera en el desarrollo de medicamentos innovadores contra el cáncer, el infarto agudo de miocardio y otras patologías cardiovasculares, la malaria, el Alzheimer o el VIH.
22/12/2017

La calidad de nuestro sistema sanitario se asienta, entre otros factores, en una investigación médica puntera en el mundo. Somos el primer lugar en Europa y el tercero a nivel mundial en agrobiotecnología, el quinto del mundo en bioquímica y biología molecular y el quinto en exportación de tecnología sanitaria. Además, somos el tercer país del mundo en reproducción asistida gracias, entre otros centros, al Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) y nos encontramos entre los 10 países con mayor porcentaje de publicaciones científicas e impacto de las mismas.

La sanidad española se apoya en una red de centros y grupos de investigación en biomedicina, multidisciplinares y dependientes de las Administraciones Públicas o del sector privado. Entre ellos destaca el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), situado entre los principales centros de investigación del mundo.

La calidad investigadora de los científicos españoles ha convertido a nuestro país en un referente mundial en materias como trasplantes, lucha contra el cáncer, enfermedades cardiovasculares y el VIH.

Dos Premios Nobel, Santiago Ramón y Cajal (1852-1934) y Severo Ochoa (1905-1993), son el principal referente de los investigadores españoles. El testigo ha sido recogido con éxito por las nuevas generaciones, donde destacan nombres como Mariano Barbacid, Margarita Salas, Pedro Cavadas, María Blasco, Pedro Alonso, José del R. Millán, Ander Ramos, Mateo Valero, Jesús María Prieto Valtueña, Joan Massagué Solé y José María Benlloch, entre otros.

Industrias competitivas

El sector biotecnológico y farmacéutico español se ha consolidado como una de las industrias emergentes más competitivas a nivel internacional con un elevado potencial de crecimiento. A ello colabora una base científica bien asentada, una mano de obra muy preparada, infraestructuras y tecnologías punta, unido a un sistema de saludo integrado, con una extensa red de hospitales públicos y privados.

Con más de 78.700 documentos científicos publicados en SCOPUS (base de datos bibliográfica de resúmenes y citas de artículos de revistas científicas) y  superando los 58.100 en WOS (plataforma web donde se recoge las referencias de las principales publicaciones científicas de cualquier disciplina del conocimiento), España se sitúa en la undécima posición del ranking mundial y quinto de Europa en producción científica, según destaca la edición 2017 del libro ‘Indicadores del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación’, publicado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT).

El sector farmacéutico español desempeña un papel fundamental en el desarrollo de la investigación en biotecnología. Igualmente, España es la segunda nación con mayor número de compañías relacionadas con la biotecnología en el mundo, solo por detrás de Estados Unidos. Hay más de 3.000 empresas dedicadas a temas de biotecnología con más de 130.000 empleados y un elevado trabajo de I+D. Sus actividades se dividen entre salud y agroalimentario.

Además, España es sobresale en medicina personalizada y en el desarrollo de fármacos innovadores para el tratamiento de cáncer, Alzheimer, enfermedades autoinmunes e infecciosas.

El Centro de Regulación Genómica (CRG) es uno de los más destacados institutos españoles de estudio en biomedicina. Este organismo es líder en Europa en el campo de la investigación básica sobre el genoma y su relación con enfermedades comunes como el cáncer o enfermedades de origen genético, como las denominadas enfermedades raras.

I+D español con proyección internacional

Cada vez más firmas españolas son reconocidas internacionalmente en el campo de la I+D sanitaria, un sector con un enorme potencial de crecimiento. Es el caso de Life Length la primera empresa del mundo capaz de ofrecer servicios de medida de longitud telomérica como indicadores de la edad biológica y del estado de salud del organismo.

Oryzon es una compañía del sector biofarmacéutico, líder internacional en el área de epigenética, la disciplina que estudia la interacción entre genes y ambiente que se produce en los organismos vivos. La empresa desarrolla fármacos experimentales en el área de oncología y de las enfermedades neurodegenerativas. Plebiotic, en colaboración con la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, ha desarrollado un simulador de dinámica molecular que posibilita a los laboratorios acortar el tiempo invertido en lanzar un nuevo producto al mercado.