Arqueólogos españoles hallan el primer jardín funerario de Tebas

  • Sociedad

Arqueólogos españoles hallan el primer jardín funerario de Tebas

Jardín funerario descubierto por el equipo de investigación del CSIC. Foto. CSIC Comunicación
Jardín funerario descubierto por el equipo de investigación del CSIC. Foto. CSIC Comunicación

Los investigadores españoles siguen dejando huella en los yacimientos arqueológicos de Egipto. El último descubrimiento en Luxor del equipo encargado del Proyecto Djehuty es un jardín funerario egipcio de casi 4.000 años de antigüedad perteneciente a la época del Imperio Medio (1.980-1790 a.C.).

El hallazgo de los arqueólogos españoles, realizado en la zona de Dra Abu al Naga, consta de un rectángulo de tres metros dividido en pequeños cuadrados de 30 centímetros cada uno, concebidos para contener diferentes tipos de plantas y flores. De hecho, uno de estos depósitos aún conserva la raíz y el tronco de un pequeño árbol.

Este descubrimiento, además de destacar la importancia como lugar sagrado de la zona de Dra Abu al Naga, en la orilla occidental del Nilo, también ofrece “la confirmación arqueológica de un aspecto de la cultura y religión del antiguo Egipto que hasta ahora solo se conocía por la iconografía”, asegura el jefe de esta misión española, José Manuel Galán.

Según Galán, ya se habían observado representaciones de este tipo de elementos en varias tumbas del Imperio Nuevo faraónico (1539-1075 a.C.). Sin embargo, “no se había encontrado antes nada semejante en la antigua Tebas”, en alusión a este jardín funerario.

El hallazgo del equipo español “puede arrojar luz sobre el medio ambiente y la jardinería en la antigua Tebas (Luxor) durante el Imperio Medio”, ha indicado Mahmoud Afifi, jefe del departamento de Egiptología del Ministerio de Antigüedades de Egipto.

16 años rescatando tesoros

Desde el año 2001, el Proyecto Djehuty, dirigido desde el Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC y financiado por distintas empresas españolas, ha explorado los secretos faraónicos del siglo XV a.C. desenterrando numerosas piezas de esa época con el objetivo de reconstruir la historia antigua.

Uno de los más importantes y recientes de las 16 campañas desarrolladas por este proyecto ha sido el hallazgo de un ataúd intacto del 1.600 a.C., también en el área de Dra Abu el-Naga, lugar de enterramiento de la familia real de la dinastía XVII. Se trata de una de las épocas más convulsas y desconocidas del antiguo imperio egipcio, por lo que supone un encuentro de vital relevancia.

Pero sin duda los hallazgos estrella en el marco del Proyecto Djehuty han sido las capillas-tumbas de Djehuty y de Hery, dos altos funcionarios de la administración real en torno al año 1500 a. C.

La conservación y restauración de los monumentos, así como de los objetos hallados, son fundamentales en los trabajos arqueológicos de cada campaña. Gracias a sus restauradores, el Proyecto Djehuty tiene seis conjuntos de piezas expuestas en el Museo de Luxor, un hecho excepcional.

Otra de las facetas que caracterizan al proyecto desde sus comienzos es el empleo de nuevas tecnologías. En este sentido, el proyecto fue pionero en el desarrollo de técnicas de “epigrafía digital”, es decir, del dibujo de inscripciones y escenas mediante fotografías en alta resolución y programas de dibujo vectorial.