Erasmus en la cocina española

  • Sociedad

Erasmus en la cocina española

Erasmus en la Cocina Española, una buena forma de que los estudiantes extranjeros conozcan la rica gastronomía de nuestro país. Foto: CSHM
Erasmus en la Cocina Española, una buena forma de que los estudiantes extranjeros conozcan la rica gastronomía de nuestro país. Foto: CSHM

Si unes la buena cocina, la rica cultura, la variedad de ofertas de ocio y estudiantes extranjeros, el resultado final es una peculiar receta a la que han bautizado “Erasmus en la cocina española”.

Pero, ¿cómo se “ha cocinado”? Un estudio sobre la conducta de los estudiantes que visitan nuestro país y las actividades por las que se decantan durante su estancia fue el origen del proyecto en 2014. Dicho informe reveló “un sorprendente interés” por parte de estos jóvenes hacia la gastronomía española. Así, el Centro Superior de Hostelería Mediterráneo (CSHM), promotor del estudio, recogió el guante de esas conclusiones y, tras investigar la oferta educativa sobre la materia, no muy abundante y generalmente con el hándicap de su larga duración, se lanzó a una de sus creaciones más originales.

“La oferta gastrocultural a nivel formativo estaba bastante limitada. Bien porque la formación tenía una duración excesiva o bien porque resultaba poco accesible, económicamente hablando. Por lo que decidimos crear unos talleres de corta duración y de libre acceso, dirigidos a los estudiantes de Erasmus”, explican desde la dirección del CSHM.

El fin que se persigue con estos talleres es doble: uno cultural, y otro propiamente gastronómico. Y es que la gastronomía revela muchas cosas sobre la variedad y la riqueza cultural de un país, un aspecto del que España puede presumir. A la hora de diseñar los cursos, lo tuvieron claro en el CSHM: “Nuestro país destaca por determinados productos estrella conocidos mundialmente. Por lo que los talleres abarcan estos productos, su elaboración y todos aquellos conocimientos necesarios al respecto. Entre los que destacamos: aceites, tapas, jamón, quesos, sangría, vinos…”, apuntan desde el Centro.

Ampliar horizontes

Para sus promotores, estos talleres o cursillos, además de instruir sobre nuestra cultura gastronómica, son realmente necesarios para que los estudiantes que nos visitan abandonen el estereotipo que suelen tener de la gastronomía española. Con estos cursos, la visión de los jóvenes que participen se va a enriquecer sustancialmente. “España, entre otros factores, es reconocida mundialmente por su dieta mediterránea, por sus productos de primera calidad y sus sabores únicos. La impresión que se llevan es increíblemente positiva, nuestros productos, nuestras tierras, cómo cultivamos… absolutamente todo les llama la atención. Descubrirán una fusión de sabores deliciosos, ampliando sus horizontes referentes a la cocina española”.

Porque precisamente en la mezcla, en compartir lo viejo y lo nuevo, lo habitual y lo especial, está el fuerte de la cocina que enseñan: “La especialidad del CSHM es la fusión entre la cocina tradicional y las nuevas tecnologías, y para realizarla facilitamos las herramientas necesarias a nuestros alumnos”. O sea, que arroz sí, pero tortilla deconstruida, por ejemplo, también. “Los arroces y paellas tienen un lugar destacado en CSHM, aunque no es lo único que define nuestro centro. Bajo nuestro punto de vista los platos tradicionales y los de vanguardia tienen la misma importancia”.  

Pero, ¿de verdad les sirven estos talleres para aprender o, nada más concluir, los estudiantes vuelven a la socorrida y habitual pasta con tomate de bote? “La finalidad de estos talleres es proporcionar a los participantes los conocimientos básicos para que sean capaces de reproducir los platos tradicionales españoles aprendidos durante el curso”, sentencian desde el Centro. De este modo, tienen las herramientas para posteriormente continuar creciendo en el ámbito gastronómico.

Marca España, fundamental

Llevar adelante un proyecto como éste no es sencillo. Todo apoyo es necesario y ahí entra de lleno Marca España. “Es un pilar fundamental dentro de este proyecto, hablamos del referente más fuerte de la gastronomía española”, señalan desde la dirección del CSHM. Y añaden: “Marca España, su propio nombre lo indica, es nuestro aval de calidad, nos distingue y eso genera confianza en los alumnos que vayan a realizar el curso”. El centro cuenta además con otros colaboradores, “como pueden ser cooperativas agroalimentarias o productores agrícolas, los cuales participan en los talleres ofreciendo y dando a conocer sus productos”.

Además de estas ayudas, igualmente importante para poder completar esta experiencia es la colaboración de cocineros de reconocida categoría, como no podía ser de otra manera en un país, España, con infinidad de templos de la restauración que se adornan con Estrellas Michelin, y donde está el considerado mejor restaurante del mundo, El Celler de Can Roca. “El CSHM colabora con todos aquellos grandes cocineros cuya labor ha sido y sigue siendo dar a conocer mundialmente la gastronomía española. Referentes culinarios como Quique Dacosta, Martín Berasategui, David Muñoz, etc... Nuestros alumnos tienen la oportunidad de realizar prácticas formativas en sus restaurantes y trabajar con un equipo de profesionales para ampliar sus conocimientos previamente adquiridos y mejorar sus técnicas”.

Erasmus y España

Como hemos señalado, los destinatarios de estos talleres son los estudiantes del programa Erasmus. Todos hemos oído hablar de él, seguro, pero ¿sabemos con certeza de qué trata? ¿Y qué papel juega nuestro país en él? Por partes.

El programa Erasmus comenzó su andadura en 1987 para posibilitar el intercambio educativo entre los estudiantes de países europeos. Esta iniciativa permite la realización de un curso en un centro de enseñanza superior de un país diferente al propio. Lo que la Unión Europea ha buscado con el proyecto ha sido expandir los conocimientos de los participantes, que no sólo se beneficien educativamente, sino que se impregnen de la lengua y la cultura del país que les acoge temporalmente.

Y España es el destino más atractivo para los participantes en este programa. De hecho, un estudio de la Unión Europea señala que, en 2014, nuestro país seguía siendo el preferido por los estudiantes europeos para realizar un curso fuera de su lugar de origen; así, casi un 15% de los más de 268.000 participantes  en el programa Erasmus se decantó por la opción española para cursar sus estudios.

Los talleres, que tienen por término medio una duración de hora y media, se imparten en las dos sedes que posee el CSHM, una en Valencia y otra en Madrid, y pueden acceder a ellos quienes estén disfrutando de una Beca Erasmus. Para solicitar más información, lo mejor es hacerlo directamente en el espacio destinado a ello en su web. Los interesados también pueden estar al día de sus novedades a través de Facebook.

Videos

Erasmus en la cocina española

Erasmus en la cocina española