España redobla sus esfuerzos contra el yihadismo en Irak

  • Sociedad

España redobla sus esfuerzos contra el yihadismo en Irak

Tropas españolas en Irak. Foto: Ministerio de Defensa
Tropas españolas en Irak. Foto: Ministerio de Defensa

La comisión de Defensa del Congreso de los Diputados aprobó el pasado 21 de diciembre el incremento en 150 el número de efectivos españoles que participan en la Coalición Internacional que combate al yihadismo en Irak.

La propuesta fue presentada por la Ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que también expuso las líneas generales de su gestión al frente del departamento y el desarrollo de las 15 operaciones militares en el exterior en las que participa España actualmente.

Serán 125 militares y 25 guardias civiles los que se sumen a las labores de instrucción y adiestramiento que llevan a cabo los 307 soldados españoles desplegados en Irak hasta ahora, con lo que la cifra total pasará a ser de 457 efectivos.

Estos nuevos militares se encargarán de tareas de seguridad en la base 'Gran Capitán' de Besmayah, que acoge el grueso del contingente español. También ofrecerán apoyo logístico, formación en desminado, desactivación de artefactos y sanidad militar.

El resto de los efectivos españoles en Irak se despliegan en los centros de adiestramiento ubicados en las localidades de Bagdad, Taji y Erbil, esta dos últimas dedicadas a la instrucción de las fuerzas especiales iraquíes.

Casi 23.000 militares adiestrados por España

La misión ‘Apoyo a Irak’ de las Fuerzas Armadas comenzó en enero de 2015, poco después de la incorporación de España a la Coalición Internacional contra el Estado Islámico, en la que participan 65 países y tres instituciones internacionales.

En 2015 participaron en las diferentes rotaciones del contingente nacional desplegado 1.093 militares, y otros 949 lo han hecho el año 2016. En este tiempo han entrenado a más de 22.800 efectivos de las fuerzas de seguridad iraquíes.  Algunos de ellos han demostrado su aprendizaje en la recuperación de ciudades tan importantes como Ramadi o Mosul.

También destaca en la instrucción española a los nuevos militares iraquíes la inculcación de derechos humanos y legislación internacional, para que la lucha contra el Estado Islámico sea en todos los frentes posibles, erradicando posibles actos inhumanos durante las operaciones militares como represalia a las acciones terroristas.

España redobla así su compromiso en la lucha contra el terrorismo. Una responsabilidad que también ha puesto de manifiesto en las iniciativas que ha liderado durante su presidencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas dirigidas a acabar con el terrorismo.