Las doce uvas de la suerte, una tradición única

  • Sociedad

Las doce uvas de la suerte, una tradición única

Tomar una docena de uvas al ritmo que marcan las campanadas del centenario reloj de la Puerta del Sol de Madrid es una de las tradiciones españolas más populares de la Nochevieja. . EFE/Manuel Lorenzo. (EFE)
Tomar una docena de uvas al ritmo que marcan las campanadas del centenario reloj de la Puerta del Sol de Madrid es una de las tradiciones españolas más populares de la Nochevieja. . EFE/Manuel Lorenzo. (EFE)

Comer las ‘doce uvas de la suerte’ durante los últimos segundos del año -o los primeros del nuevo, según se mire- es una de las tradiciones más extendidas y populares que se celebran en España durante la Nochevieja.

El cambio de año tiene una importante carga simbólica y todo el mundo quiere despedir con alegría el ciclo que llega a su fin, a la vez que da la bienvenida al Nuevo Año con los mejores deseos e invocando a la buena suerte.

Tomar una docena de uvas, una por cada campanada, es la manera en la que los españoles celebramos la llegada del Año Nuevo. Y es que, según reza la tradición, quien consigue comer todas las uvas a tiempo -sin adelantarse ni atragantarse con ellas- tendrá un año lleno de prosperidad y suerte.

Existe un lugar estrechamente relacionado con este acontecimiento: el centenario reloj de la Puerta del Sol de Madrid, donde miles de personas se congregan para festejar junto a amigos y familiares, y ataviados todos los elementos festivos posibles -gorros, matasuegras, trompetas, antifaces, etc.-, una de las noches más especiales del año.

Para los que no pueden acercarse hasta allí, las campanadas son retransmitidas en directo por prácticamente todas televisiones españolas. La primera retransmisión la realizó Televisión Española (RTVE) en 1962, y desde entonces ha venido realizando ininterrumpidamente desde ese lugar, excepto en 1973, que se trasladó a la Plaza Sant Jaume de Barcelona.

Origen de las doce uvas de la suerte

La popularización de esta curiosa tradición hay que buscarla en la Nochevieja de 1909. Ese año se produjo un excedente de la cosecha de uvas en las regiones de Alicante y Murcia, así que los agricultores promovieron el consumo de esta fruta para saludar al Nuevo Año.

Sin embargo, hay antecedentes de esta práctica unos años antes, en especial entre la burguesía de la época, que ya brindaba con champán y tomaban 12 uvas con las campanadas como símbolo de los meses del año.

La variedad de uva que más se consume estos días en España es la uva de denominación de origen del Valle de Vinalopó (Alicante): aproximadamente dos millones de kilos de uvas están presenten en miles de hogares españoles y de otros países cada Nochevieja. De hecho, la comarca del Vinalopó dedica el 40% de la producción a la exportación.

Esta tradición nacida en España ha traspasado nuestras fronteras y es común verla en otros países hispanoamericanos, entre ellosMéxico, Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile o Colombia, donde existe una gran comunidad española.

Allí, las uvas comparten espacio con otros ritos. Entre ellos algunos tan curiosos como comer lentejas para llamar a la abundancia, meter billetes en los zapatos para lograr fortuna, pasear con maletas para viajar en el próximo año o usar lencería de color rojo o amarillo para tener buena suerte.

Otras tradiciones navideñas españolas

Despedir el año frente a la Puerta del Sol no es la única tradición navideña arraigada entre los españoles. Otras muchas costumbres se llevan a cabo del 24 de diciembre al 6 de enero, algunas en pequeños pueblos y otras en prácticamente todos los puntos de España.

La Nochebuena es, probablemente, la jornada más entrañable y la que más tradición atesora. El evento estrella esa noche es la cena familiar, que reúne entorno a una abundante mesa a familiares y amigos que, en muchos casos, no pueden verse a lo largo de año, por lo que resulta una noche de reencuentros, alegrías y buenos deseos.

Una mesa en la que no faltan tampoco los dulces típicos navideños. Los más populares son el polvorón, el turrón y el mazapán, postres elaborados con almendras y azúcar con más de cuatro siglos de historia.

Esa noche también es costumbre cantar villancicos populares utilizando instrumentos tradicionales como la zambomba, la carraca o la pandereta. Mientras que para los creyentes cristianos, también implica la asistencia a la Misa del Gallo, que comienza en la medianoche del día 24.

Además existen en España personajes propios que anuncian la llegada de la Navidad. Son los casos del Apalpador,en Galicia, y del Olentzero, en el País Vasco y Navarra. Ambos son carboneros que bajan de las montañas para hacer regalos a los niños y a su alrededor giran un montón de leyendas y canciones infantiles típicas de estas fechas.

Entre el folclore destaca el espectacular Canto de la Sibila; un bello canto, declarado Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, que se realiza en Mallorca durante la Misa del Gallo y que recrea la figura de la mitología greco romana que profetizaba el fin del mundo. O la Pastorela de Braojos de la Sierra, una danza pastoril que se remonta al siglo XIII.

Otra jornada especial de las Navidades es el “Día de los Santos Inocentes”. Originalmente este día conmemoraba el episodio bíblico relacionado con el rey Herodes, pero a día de hoy está vinculado a una jornada de diversión y bromas -o “inocentadas”- que la gente gasta y recibe con buen humor.

Algunas zonas de España celebran durante el 28 de diciembre otras ceremonias propias: la fiesta de Los Locos de Jalance (Valencia), en la que el alcalde de Los Locos gobierna la localidad durante 24 horas; o la “Festa dels Enfarinats” de Ibi (Alicante), en la que se desata una “batalla” de huevo, harina y petardos, son algunas de las más singulares.

Por último, una de los días más especiales y mágicos en España es el 5 de enero: el Día de Reyes. Todos los pueblos y ciudades visten sus mejores galas esa noche para recibir la tradicional y alegre Cabalgatas de Reyes, en la que llegan sus Majestades de Oriente Melchor, Gaspar y Baltasar, para llevar a los niños la ilusión y los regalos en las Navidades.