Los nuevos satélites españoles

  • Sociedad
La puesta en órbita de los satélites de observación de la tierra PAZ e Ingenio convertirá a España en uno de los líderes del sector espacial.

Los nuevos satélites españoles

Recreación de Ingenio, el primer satélite óptico de observación de la Tierra español. Foto: EADS CASA Espacio.
Recreación de Ingenio, el primer satélite óptico de observación de la Tierra español. Foto: EADS CASA Espacio.

El 15 de noviembre de 1974, España puso en órbita su primer satélite, el Intasat. Este microsatélite, que ascendió al espacio a bordo de un cohete de la NASA, se encargó durante dos años del estudio de los electrones en la ionosfera. Fue el bautismo espacial de nuestro país, que desde entonces ha lanzado diecinueve satélites propios y que ahora se prepara para el lanzamiento de sus dos proyectos más ambiciosos: los satélites PAZ e Ingenio.

Se trata de dos aparatos de observación terrestre con los que nuestro país alcanzará un importante grado de autonomía e independencia a la hora de disponer de datos propios sobre la seguridad de su territorio y de sus intereses en otras partes del planeta. Con ellos, España se convertirá en el primer país europeo en disponer de un sistema dual de observación -radar y óptico- y de doble uso, civil y militar.

Los satélites funcionarán de forma complementaria para obtener una imagen de cualquier lugar del mundo y en cualquier situación meteorológica cada 24 horas.

Los satélites de observación terrestre son una vieja aspiración española que se remonta al año 1991. En ese año, el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) trabajaba en dos posibles proyectos en el campo de la observación de la Tierra: el satélite Ishtar y el llamado proyecto CESAR. Ninguno de los dos salió adelante en ese momento, pero fueron la semilla para la puesta en marcha de un programa propio de observación terrestre.

Algo que se consiguió en 2007, con la puesta en marcha del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite (PNOTS). Ambos aparatos -el radárico PAZ y el óptico Ingenio- forman parte del segmento de vuelo del programa, que sitúa a España como uno de los líderes del sector espacial, y suponen un hito en la historia de la industria aeroespacial española, ya que nunca antes se había afrontado la construcción de satélites de estas características.

La entrada en funcionamiento del PNOTS coloca a la industria nacional a la vanguardia de los programas espaciales europeos y mejora la posición de España dentro del programa Copérnico de la ESA y la Unión Europea, el programa de observación de la Tierra más ambicioso de la historia.

Operados por la empresa Hisdesat, los satélites funcionarán de forma complementaria para obtener una imagen de cualquier lugar del mundo y en cualquier situación meteorológica cada 24 horas. De esta forma contribuirán, por ejemplo, a mejorar la seguridad de las tropas españolas destacadas en el extranjero y servirán para mejorar la protección civil, la vigilancia de incendios forestales e inundaciones, el control de fronteras y la detección de vertidos en el mar.

Tecnología radar para seguridad y defensa

Dotado con tecnología radar –es decir, no capta imágenes sino información que se puede procesar en imágenes-, el satélite PAZ cubrirá las necesidades de seguridad y defensa de nuestro país, aunque también está destinado a realizar funciones de carácter civil.

El PAZ, cuya carga útil ha sido totalmente desarrollada en España, será capaz de captar más de 100 imágenes diarias de la superficie terrestre gracias a su radar de apertura sintética (SAR). Aunque EADS CASA Espacio es la contratista principal del proyecto, en su construcción han participado 18 empresas, la mayoría españolas.

PAZ podrá conseguir imágenes con una resolución de hasta de un metro en su máxima capacidad y estará en acción tanto durante el día como durante la noche, con independencia de las condiciones meteorológicas. Además, llevará a bordo un instrumento, el AIS, que permitirá recibir señales de todos los barcos incorporados al sistema para su localización inmediata. También forma parte de su carga útil un experimento científico para ayudar a predecir eventos meteorológicos virulentos, como la gota fría.

Diseñado para una misión que durará cinco años y medio, cubrirá un área de más de 300.000 kilómetros cuadrados cada 24 horas, durante las cuales dará 15 vueltas al planeta. Su construcción y puesta en órbita, prevista para este año, supone una inversión de 160 millones de euros financiada por el Ministerio de Industria, Turismo y Energía.

Además de aplicaciones en materia de defensa y seguridad, el satélite también ofrece servicios con aplicaciones civiles, medio ambientales, agrícolas, cartográficas, urbanísticas o marítimas. También se podrá usar en el ámbito de la energía y la minería (con informes geológicos), las telecomunicaciones, protección civil o la seguridad no militar, como por ejemplo, la vigilancia de zonas nucleares.

Actualmente nuestro país cuenta con una decena de satélites orbitando alrededor de la Tierra

Ingenio destinado a necesidades civiles

Por su parte Ingenio, el primer satélite óptico español de observación de la Tierra, atenderá principalmente las necesidades de los usuarios civiles. El satélite, gestionado por el Centro de Desarrollo Técnológico Industrial (CDTI), proporcionará imágenes ópticas de alta resolución a las diferentes instituciones del Gobierno español.

Estas imágenes -hasta 600 diarias-, se utilizarán para servicios de cartografía, gestión urbanística, agricultura, mapeo forestal o gestión acuífera durante un periodo de misión de al menos siete años.

Los datos recabados por el satélite serán recogidos en las estaciones de control de Maspalomas (Gran Canaria) y Torrejón de Ardoz (Madrid). Para ello utilizará la misma antena y las mismas infraestructuras que PAZ, con equipos adaptados a sus necesidades. El satélite, que ha sido construido también EADS CASA Espacio, cuenta con un presupuesto de 195 millones de euros.

Satélites españoles

Actualmente nuestro país cuenta con una decena de satélites orbitando alrededor de la Tierra, la mayoría de ellos operados por Hispasat y dedicados a las telecomunicaciones. Es el caso de los Hispasat 1C, 1D y 1E y los Amazonas 1, 2, 3 y 4, que proporcionan servicios interactivos y aplicaciones multimedia a una gran cantidad de usuarios de América, Europa y norte de África. Hispasat además, prepara el lanzamiento de tres nuevos aparatos: Hispasat AG1, Hispasat 1F y Amazonas 5.

Por su parte, la empresa Hisdesat, también opera dos satélites de uso principalmente militar, el Xtar-Eur y el Spainsat.

El décimo satélite español en órbita es el Deimos-2, de la empresa Deimos Imaging,que estará activo hasta 2021 y que sustituyó en 2014 al DEIMOS 1, el primer satélite español de observación de la tierra, lanzado en 2009.  Deimos, que durante cinco años presidió el astronauta Pedro Duque, fue la primera compañía española en operar y comercializar su propio satélite de observación.