Los retos de futuro

  • Sociedad
El sector espacial mira al futuro con optimismo, pero también con la necesidad de evolucionar para ser capaz de enfrentarse a los desafíos que se presenten. Entre sus retos, aumentar la competitividad, la eficiencia y la innovación.

Los retos de futuro

La Unión Europea invertirá 12.000 millones de euros en proyectos espaciales hasta 2020. ESA
La Unión Europea invertirá 12.000 millones de euros en proyectos espaciales hasta 2020. ESA

El sector espacial español tiene motivos para estar orgulloso de sus logros. Sus empresas se han abierto al exterior y están cada vez más volcadas en innovar y crecer, además de ofrecer un empleo estable y de calidad. El sector mira al futuro con optimismo y con ganas de evolucionar para ser capaz de enfrentarse a los desafíos que se presenten. Entre sus retos, aumentar la competitividad, la eficiencia y la innovación.

Una de las fortalezas del sector es su elevada tasa de retorno social. Dispone de un modelo productivo que ha demostrado ser muy eficiente y estratégico para el país. De hecho, reinvierte un 14% en I+D+i, es un 65% más productivo que la media nacional y es netamente exportador (el 91% de su facturación).

La Unión Europea invertirá 12.000 millones de euros en proyectos espaciales hasta 2020

La inversión en innovación es clave para una mejora continua: para liderar la competencia global del futuro hay que invertir hoy en las tecnologías que cambiarán nuestras vidas mañana.

El sector no sólo genera empleo, riqueza y conocimiento, sino que ha demostrado ser decisivo para el desarrollo de aplicaciones y tecnologías que aumentan nuestra calidad de vida. La meteorología, telecomunicaciones o la medicina deben gran parte de su evolución a la industria aeroespacial. En cualquiera de estos campos pueden surgir nuevas aplicaciones o innovaciones que proporcionen oportunidades de desarrollo y nuevos horizontes. Y las empresas españolas disponen de capacidad y herramientas para llevarlas a cabo.

Financiación

El espacial es un sector con mucho futuro. Solamente la Unión Europea invertirá 12.000 millones de euros en proyectos espaciales hasta 2020. Además, es uno de los sectores incluidos en Horizonte 2020, el Programa Marco de Investigación e Innovación de la UE para el periodo 2014-2020.

El programa cuenta con un presupuesto de más de 75.000 millones de euros para financiar proyectos empresariales de investigación, desarrollo tecnológico e innovación de claro valor añadido europeo, de los cuales aproximadamente 1.400 millones se destinarán a la iniciativas relacionadas con el espacio.

Además de fomentar una industria competitiva, uno de los objetivos del plan es impulsar la innovación entre el sector espacial y aprovechar los paralelismos entre el desarrollo de tecnologías para el espacio y para otros ámbitos terrestres, como la aeronáutica, la energía, las telecomunicaciones, la robótica, los materiales avanzados, la seguridad o la salud.

Sus principales líneas de acción pasan por la navegación por satélite, que incluye el desarrollo de tecnología para la próxima generación de sistemas de geolocalización; el desarrollo de tecnología espacial (tecnologías críticas para la no dependencia, propulsión eléctrica o robótica espacial) y la observación de la Tierra.

También tienen cabida en el plan los proyectos relacionados con la protección de las infraestructuras espaciales y con la ciencia y la exploración espacial (sistemas de apoyo a la vida, gestión de hábitats para exploración humana, etc.

El próximo lanzamiento de los satélites españoles Paz e Ingenio mejorará significativamente la contribución de España a Copernico, el Programa Europeo de Observación de la Tierra.

Proyectos de futuro

Como miembro fundador de la Agencia Espacial Europea (ESA), España participa en mayor o menor medida en todos los proyectos de la organización. Uno de los que mejor representa la interdependencia entre exploración y tecnología es el Programa Aurora cuyo objetivo es  la exploración del Sistema Solar. Por un lado, el deseo de explorar proporcionará el estímulo necesario para desarrollar nuevas tecnologías, mientras que por otro, la introducción de tecnologías innovadoras permitirá realizar nuevos descubrimientos.

También son de especial importancia estratégica los programas de navegación por satélite EGNOS y Galileo, con los que Europa ofrecerá una alternativa al GPS estadounidense. Los beneficios que estos sistemas aportarán a la economía europea y a los ciudadanos son muy significativos. Durante los próximos 20 años la repercusión económica global de estos proyectos se situará en torno a los 90.000 millones de euros.

El próximo lanzamiento de los satélites españoles Paz e Ingenio, quizás el plan más ambicioso hasta la fecha del sector espacial patrio, mejorará significativamente la contribución de España a Copernico, el Programa Europeo de Observación de la Tierra. El programa, cuya finalidad es vigilar el medio ambiente en la tierra, el mar y la atmósfera, así como mejorar la seguridad de los ciudadanos, tiene potencial para crear hasta 85.000 nuevos puestos de trabajo en la UE, directos e indirectos, en el período 2015-2030.

Nuestro país participa también en Cosmic Vision, el principal programa científico a largo plazo de la ESA. Su misión es responder a las grandes preguntas del Universo relacionadas con el surgimiento de la vida, el funcionamiento del Sistema Solar o la creación del Universo.

El sector espacial español también jugará un papel importante en el desarrollo del nuevo lanzador Ariane 6, que tomará el relevo para los lanzamientos de los próximos 30 años; y en la construcción del nuevo vehículo espacial estadounidense Orion, que  transportará a los astronautas a la Estación Espacial Internacional.

A más largo plazo, el sector no olvida las grandes gestas como volver a pisar la Luna, llevar astronautas a Marte o desentrañar los secretos de planetas lejanos como Mercurio, Venus o Júpiter.