Manolo Blahnik, 45 años buscando el zapato perfecto

  • Sociedad

Manolo Blahnik, 45 años buscando el zapato perfecto

Manolo Blahnik protagonista de la retrospectiva “The Art of Shoes”, que se inaugura el 26 de enero en el Palazzo Morando de Milán. EFE/Alejandro García. (EFE)
Manolo Blahnik protagonista de la retrospectiva “The Art of Shoes”, que se inaugura el 26 de enero en el Palazzo Morando de Milán. EFE/Alejandro García. (EFE)

Por sus venas corre sangre checa y española, nacido en Canarias, vive en Inglaterra y su fama ha traspasado todas las fronteras. Su nombre, Manolo Blahnik, es sinónimo de zapato y elegancia. Lleva 45 años en primera línea profesional y a sus 76 años sigue siendo un trabajador incansable.

Ahora, su vida y obra también se hallará en los museos, uno de sus lugares predilectos, con la retrospectiva “Manolo Blahnik: The Art of Shoes”, que se inauguró el 26 de enero en el Palazzo Morando de Milán y viajará más tarde a San Petersburgo, Praga, Madrid y Toronto. En la exposición se muestra una selección de 80 bocetos y 212 pares de “Manolos” que recorren sus referencias culturales y la creatividad sin límites del diseñador español.

Blahnik es uno de los diseñadores de calzado más importantes de la historia. Sus zapatos de tacón, un lujo cosmopolita conocido en todo el mundo por el sobrenombre de “Manolos”, fueron popularizados por la actriz Sarah Jessica Parker en la serie “Sexo en Nueva York”.

Aunque la intérprete estadounidense no ha sido la única famosa que se ha rendido al encanto de las creaciones de Blahnik, ya que otras celebridades como Madonna, Julia Roberts o Naomi Campbell también se han declarado acérrimas amantes de los originales del diseñador español. El canario fue además el artífice de los zapatos que la Reina Letizia lució durante su boda con Su Majestad el Rey Felipe VI.

Un caso particular es el de la cantante Rihanna, con quien ha diseñado y lanzado una línea de calzado de tejido vaquero bautizada como “Denim Desserts”. Cada una de las piezas cuenta con detalles artesanos únicos, que se inspiran en los tatuajes que la solista de Barbados luce en su cuerpo.

Más 30.000 pares diseñados

La de Blahnik ha sido una trayectoria llena de éxitos y reconocimientos. Entre ellos el Premio Nacional de Diseño de Moda 2012 o el Premio del Consejo de Diseñadores de Nueva York 2015, la única ocasión en la que este galardón ha recaído en un diseñador de calzado.

En 1973 abrió su primera tienda de calzado en Londres. 45 años después lleva confeccionados un inmenso archivo de más de 30.000 piezas, cuyos bocetos guarda celosamente para no olvidar cada esbozo. Y el número sigue creciendo. Sin embargo, a pesar de tantos y tantos zapatos producidos, no cesa en la búsqueda del modelo definitivo.

Perfeccionista compulsivo, sólo él es el encargado de dibujar los diseños de las creaciones que después alumbran su marca. No contento con ello, Blahnik los esculpe a mano en madera de arce y los pinta y recorta personalmente. Una vez satisfecho con el resultado obtenido, envía los ejemplares a Italia para que superen la impresionante cifra de 50 procesos de producción.

Siempre en contra de las tendencias

Debido a esta enorme cadena de fabricación, sus creaciones tardan meses en realizarse, confeccionándose únicamente unos 80 pares al día. Algo que origina interminables listas de espera en las pocas tiendas oficiales del diseñador y en las boutiques más glamurosas del planeta.

Sus revolucionarios modelos suelen “huir” de la moda del momento. Siempre ha sido un “verso suelto” y tal vez esto sea una de las razones por las que ha ascendido hasta la cima profesional. Y es que nunca ha seguido las tendencias de la sociedad. Él tan solo crea piezas que más bien aparentan ser obras de arte. Su innovación artística, la fascinante gama de colores, texturas, tejidos y ribetes hacen que cada composición no se parezca en nada al resto de prendas que le acompañan en la estantería.

El arte como fuente de inspiración

Según el propio Blahnik, sus fuentes de inspiración siempre han sido el cine, la arquitectura, la literatura y la pintura. Admirador del mundo antiguo, el canario ha incorporado a sus zapatos diseños basados en la Grecia clásica, los cuadros renacentistas que más le han enamorado o el guardarropa de la reina francesa María Antonieta.

También África, un continente que le hace recordar a la isla de La Palma, donde nació y creció entre unas plantaciones de plataneras, propiedad de sus padres, y cuyo recuerdo le impulsó a crear sus propuestas más festivas y coloridas.

Después de casi medio siglo de trabajo ininterrumpido, Manuel Blahnik Rodríguez, ha querido rememorar algunas de sus más bonitas composiciones en el libro “Fleeting gestures and obsessions”, donde repasa su trayectoria con más de 500 ilustraciones y fotografías de diseños inéditos. También ha sido el protagonista del documental “Manolo (The Boy Who Made Shoes for Lizards)”, dirigido por Michael Roberts y que cuenta con entrevistas a figuras de la moda como Anna Wintour o Paloma Picasso