Siete ciudades españolas, entre las 50 más inteligentes de Europa

  • Sociedad

Siete ciudades españolas, entre las 50 más inteligentes de Europa

Barcelona, nombrada Global Smart City 2015 por consultora británica Juniper Research. EFE/Marta Pérez. (EFE)
Barcelona, nombrada Global Smart City 2015 por consultora británica Juniper Research. EFE/Marta Pérez. (EFE)

Siete localidades de España se encuentran entre las 50 “más inteligentes” de Europa, según el ranking de smart cities elaborado por IESE Business School - Universidad de Navarra.

Barcelona y Madrid están en cabeza de las ‘ciudades inteligentes’ de España en el Índice IESE Cities in Motion (ICIM) 2015, que ha analizado valores como el capital humano, la cohesión social, la gestión pública, el medio ambiente, la movilidad y el transporte, la tecnología o la proyección internacional de las localidades.

Estas dos ciudades también están entre las primeras ‘ciudades inteligentes’ del mundo: Barcelona ocupa el puesto 34 del ranking mundial y destaca en proyección internacional (sexto lugar), mientras que Madrid ocupa el puesto 35 y despunta en movilidad y transporte (séptimo puesto). Y en cuanto al ranking europeo, la Ciudad Condal y la capital de España ocupan el puesto 21 y 22 continental, respectivamente.

En la lista también aparecen otras cinco urbes españolas: Valencia, que alcanza el puesto 73 mundial y el 43 europeo; A Coruña, que ocupa los puestos 75 y 44; Bilbao, en las posiciones 76 y 45; Sevilla se sitúa en los puestos 79 y 46, mientras que Málaga ocupa la 80 plaza mundial y la 49 europea. El ‘top 10’ lo componen: Londres, Nueva York, Seúl, París, Ámsterdam, Viena, Tokio, Ginebra, Singapur y Múnich.

El índice Cities in Motion (ICIM) tiene como objetivo cuantificar la sostenibilidad de las principales ciudades del mundo -evalúa a 148 ciudades de 57 países- y ofrece una radiografía aproximada de sus puntos fuertes y débiles. Esto lo convierte en una herramienta muy útil para la creación de gobiernos locales más inteligentes y que brinden más oportunidades a los ciudadanos, según explican desde el IESE.

Equilibrio, la clave para ser una ciudad inteligente

Para recibir la calificación de ‘ciudad inteligente’ no basta con ser bueno en un aspecto concreto, el equilibrio es fundamental para estar en lo más alto del ranking. La implantación de tecnologías pioneras, la búsqueda de la eficiencia en la gestión de recursos o la mejora de los servicios y la calidad de vida de los ciudadanos, y visitantes, son algunas de las características que hacen a una ciudadinteligente.

En España, Barcelona ha sido nombrada recientemente Global Smart City 2015 por la prestigiosa consultora británica Juniper Research, tras obtener una sólida puntuación en prácticamente todos los puntos analizados: redes inteligentes, gestión del tráfico, alumbrado público, capacidad tecnológica, cohesión social, etc.

Asimismo, la Ciudad Condal es la sede de uno de los encuentros internacionales más reconocidos en el sector, el Smart City EXPO World Congress, que se une a otros como el Smart City Campus, impulsado por el Ayuntamiento y grandes compañías tecnológicas (Telefónica, Abertis, Cisco, Scheneider Electric y Agbar), o el Mobile World Congress 2015. Eventos que la convierten en un polo de atracción tecnológica y una ciudad inteligente de referencia.

Por su parte, Madrid también se ha convertido en modelo a seguir, sobre todo en movilidad. El peso de sus infraestructuras y el impulso que está dando a medios de transporte sostenibles es notable, lo que se traduce en iniciativas como Madrid Smart Lab, que busca emprendedores en el ámbito de los servicios urbanos, o VEM 2015, un evento que promueve la movilidad eléctrica entre los ciudadanos.

La capital de España, que recientemente ha acogido el I Congreso Ciudades Inteligentes organizado por la Red Española de Ciudades Inteligentes, también dedica grandes esfuerzos en áreas como la participación ciudadana. El ejemplo lo encontramos en la plataforma MiNT(Madrid Inteligente), un proyecto que tiene como objetivo convertirla en la ciudad europea más eficiente mediante la participación directa del ciudadano a través de una aplicación en la gestión de servicios (recogida de basuras, limpieza, arbolado, riegos, pavimentos y alumbrado público).

Barcelona y Madrid son dos grandes ejemplos de ‘ciudades inteligentes’ de España, pero nuestro país está muy implicado en esta iniciativa y cuenta con una asociación que reúne a 60 ciudades con proyectos de smart cities, la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI).

Un futuro inteligente

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo ha puesto en marcha el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, dotado de un presupuesto de 153 millones de euros. Cofinanciado a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), tiene como objetivo contribuir al desarrollo económico mediante un uso eficaz e intensivo de las TIC por parte de la ciudadanía, empresas y administraciones, y avanzar en la gobernanza del sistema de Ciudad y Destino Turístico Inteligente.

Para lograrlo, se apoya en las instituciones y asociaciones que ya trabajan en facilitar a las ciudades el proceso de transformación hacia una ciudad inteligente: RECI, AMETIC, CONETIC, Red.es, SEGITTUR, IDAE Secartys, entre otras.