Un sector en crecimiento

  • Sociedad
España cuenta con una importante industria espacial que da empleo a 3.500 personas y participa en las principales misiones espaciales a escala mundial.

Un sector en crecimiento

Recreación del aterrizaje de la sonda Huygens de la ESA sobre Titán, la mayor luna de Saturno. El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), Crisa y GMV participaron en la misión. ESA / D. Ducros la mayor luna de Saturno.
Recreación del aterrizaje de la sonda Huygens de la ESA sobre Titán, la mayor luna de Saturno. El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), Crisa y GMV participaron en la misión. ESA / D. Ducros la mayor luna de Saturno.

España es la quinta potencia espacial de Europa. Una veintena de empresas españolas dan empleo a cerca de 3.500 personas y facturan 740 millones de euros. Y las cifras mejoran año a año.

Desde que España pusiera en órbita su primer satélite, el Intasat en 1974, el sector no ha dejado de crecer: en los últimos 25 años ha elevado en un 105% su facturación y en un 76% el empleo generado. Para ello ha sido indispensable la inversión en investigación, desarrollo e innovación. De hecho, nuestra industria espacial se mantiene entre las ramas de actividad con mayor número de empresas innovadoras y su presupuesto destinado a I+D+i supera ya el 14% de su facturación.

Dentro del conjunto de la industria española, el sector espacial ocupa una sólida posición competitiva. El alto porcentaje de facturación proveniente de la exportación (72%) demuestra la alta competitividad internacional de empresas como Elecnor Deimos, Crisa, SENER, GMV, GTD, Rymsa Espacio, Airbus D&S España, Thales Alenia Space España o Indra, entre muchas otras.

Además de las grandes firmas, un número importante de pymes españolas atienden nichos muy concretos de actividad y de desarrollo de aplicaciones aeroespaciales. Representan el 25% de las empresas del sector y, solo 2013, facturaron el 9% del total. Esta estructura industrial resulta muy flexible y permite disponer de capacidades en todas las fases de la fabricación espacial, desde los sistemas, hasta los equipos menos complejos.

La industria española está presente en las principales misiones espaciales

Capital intelectual

España cuenta además con una comunidad científica de alto nivel que desarrolla su labor en universidades y centros de investigación, y cuyo trabajo está reconocido en todo el mundo. De hecho, los profesionales españoles han diseñado instrumental que se utiliza en muchas misiones espaciales. Es el caso del REMS, encargado de registrar los datos meteorológicos en Marte.

Esto demuestra que nuestro país posee en la actualidad un capital intelectual de gran valor, tanto por la experiencia y cualificación acumulada como por el conocimiento y la exposición internacional de las empresas.

Desde 2007, la industria espacial española ha creado 777 nuevos puestos de trabajo, lo que representa un crecimiento medio cercano al 4,5% anual. Estas cifras han situado a nuestro país como el quinto contribuyente, en términos de empleo, a la industria espacial europea, con el 9,4% del total.

Misiones con acento español

La industria española está presente en las principales misiones espaciales. Empresas y profesionales de nuestro país han participado en el desarrollo de lanzadores (Vega, Ariane, Soyuz…) o en la construcción de módulos para la Estación Espacial Internacional (ISS) y han contribuido al éxito de los programas de exploración de Marte y del Sistema Solar exterior, por citar sólo algunos ejemplos.

Solo en 2014, las veinte empresas pertenecientes a la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio (TEDAE) participaron en 59 desarrollos espaciales: 44 satélites, 6 lanzadores, 6 vehículos de suministro de carga a la Estación Espacial Internacional y 3 misiones tripuladas a la ISS.

Entre las principales misiones internacionales en activo con desarrollos españoles destacan los satélites meteorológicos Meteosat y el satélite SMOS, diseñado para el estudio de la salinidad del océano y humedad del suelo.

Diez satélites actualmente en órbita pertenecen a operadores de España (Hispasat, Hisdesat y Deimos), y se prevé el lanzamiento de otros dos satélites de observación de la Tierra de fabricación española: PAZ, gestionado por el Ministerio de Defensa, e Ingenio, liderado por el Centro de Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI). A esto hay que sumar la reciente colaboración española en la puesta en órbita del DSCOVR y el vehículo IXV, así como la implicación directa en futuras misiones de la ESA como Proba 3, Cheops , Euclides o SST.

Durante 2015, España ocupa la presidencia de la Conferencia Interparlamentaria Europea del Espacio (CIEE)

La tecnología española también está presente en la misión Gaia, que catalogará hasta 1.000 millones de estrellas del universo; en el vehículo Curiosity del Mars Space Laboratory de la NASA, que recorre el territorio marciano estudiando su entorno; o en el satélite de la ESA BepiColombo, que viajará hasta Mercurio para desvelar los secretos del planeta más cercano al Sol. España también participa en programas asociados a la Estación Espacial Internacional (ISS), como el laboratorio europeo de experimentación en microgravedad Columbus y el Vehículo Automático de Transferencia (AVT) de la ESA.

Capital europea del espacio
Durante 2015, España ocupa la presidencia de la Conferencia Interparlamentaria Europea del Espacio (CIEE). El protagonismo de nuestro país es un hito clave cuando se acaban de cumplir 50 años del inicio de la cooperación espacial en Europa.

El Parlamento español ya ha acogido la primera reunión de este ejercicio, que tuvo lugar los días 23 y 24 de marzo. El encuentro se centró en la evolución de la gobernanza del sector espacial en Europa a raíz de las competencias compartidas que el Tratado de Lisboa asigna a la UE.

Antes de que acabe el año, el Congreso acogerá una sesión plenaria en la que se presentarán las diferentes legislaciones nacionales en relación a la actividad espacial. También se debatirá sobre la posible evolución de las mismas en beneficio de los ciudadanos.

Los objetivos de la presidencia española son mejorar el conocimiento sobre el sector, estudiar el impacto de su industria y debatir la evolución de la legislación nacional y europea. Todo ello permitirá un mayor y mejor aprovechamiento de losbeneficios de las infraestructuras espaciales y fortalecer la competitividad del sector espacial europeo en el ámbito global.

Para ello, cuenta con la colaboración de representantes de la Comisión Europea, la Agencia Espacial Europea (ESA) y Eumetsat (Organización Europea para la Explotación de Satélites Meteorológicos), así como de diferentes compañías y organizaciones empresariales.