España en el CSNU: dos años de logros para un mundo mejor

  • Somos

España en el CSNU: dos años de logros para un mundo mejor

Vista general de la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. EFE/Miguel Rajmil. (EFE)
Vista general de la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. EFE/Miguel Rajmil. (EFE)

Trascurridos estos dos años de presencia de España en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), nuestro país cierra el bienio 2015-2016 con un balance que le ha servido para renovar su compromiso con la seguridad internacional y el multilateralismo, basado en el convencimiento de que los retos actuales reclaman una acción concertada global.

España inició su andadura en este órgano el 1 de enero de 2015 y la ha finalizado el 31 de diciembre de 2016. Durante este período ha ostentado en dos ocasiones, en octubre de 2015 y en diciembre de 2016, la presidencia de este órgano. En este tiempo ha impulsado grandes resoluciones en pos de la lucha contra el terrorismo, el reconocimiento a las víctimas,  el papel de la mujer en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, la ayuda humanitaria y la no proliferación.

Durante su servicio en el CSNU, España se ha distinguido por dar visibilidad a su trabajo, fruto del convencimiento de que la labor de Naciones Unidas debe ser transparente a la sociedad mediante el traslado a la opinión pública de sus decisiones y procedimientos. Este deseo de cercanía y transparencia fue materializado mediante la creación de la web “Nuestra mejor marca”, donde se ha informado semanalmente sobre los temas tratados en el Consejo de Seguridad y sobre la posición de España respecto a los mismos.

A ello se sumó la creación en redes sociales del hashtag #EspañacumpleONU, con el cual se ha divulgado y difundido la labor de España a lo largo de este bienio en el Consejo de Seguridad.

Mujeres, Paz y Seguridad

Entre los hitos más importantes logrados durante nuestra participación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se encuentra la defensa activa del papel de las mujeres en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Por ello, España sometió a revisión la Resolución 1325 sobre Mujeres, Paz y Seguridad,  lo que supuso todo un éxito para la diplomacia española al convertirse en el debate con mayor participación en la historia del Consejo de Seguridad, con 113 Estados y organizaciones regionales.

Fruto de esta reunión se adoptó la Resolución 2242, con 72 copatrocinios, que llama a reforzar la protección de la mujer durante los conflictos armados y a incrementar su papel en la prevención y resolución de los mismos, así como a ampliar su presencia en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas, ya que solo el 3% de los cascos azules desplegados en dichas misiones son mujeres.

Lucha contra la trata de  seres humanos en situación de conflicto

El compromiso de España en la lucha contra el tráfico de seres humanos en situación de conflicto armado se plasmó en la adopción unánime de la Resolución 2331, con 60 copatrocinios, en una sesión presidida por el Presidente del Gobierno. Impulsada por nuestro país, esta acción supuso el primer pronunciamiento del Consejo de Seguridad sobre este asunto, apremiando a los Estados miembros a legislar en contra de dichas prácticas y a ofrecer asistencia inmediata a las víctimas.

Conjuntamente, la Resolución  reconoció la trata como táctica de terrorismo y economía de guerra por parte de grupos terroristas como Daesh, Al Shabaab o Boko Haram, e hizo un llamamiento a diversos actores internacionales como UNICEF o INTERPOL entre otros, a adoptar medidas concretas en los ámbitos de prevención, investigación y enjuiciamiento de estos delitos.

Lucha contra el terrorismo

Otra de las prioridades españolas fue la lucha contra el terrorismoDurante su presidencia de diciembre nuestro país logró la adopción de la Resolución 2322, con 51 copatrocinios, que urge a ampliar y estimular la cooperación judicial internacional contra los grupos terroristas. El Ministro de Justicia participó en la sesión.

El reconocimiento a las víctimas del terrorismo representa la segunda vertiente de esta prioridad. Para España, las víctimas siempre han sido determinantes, por lo que nuestro país fue el primero en darles voz ante el Consejo de Seguridad, coorganizando durante su presidencia en octubre de 2015 junto con Estados Unidos una reunión en formato "fórmula Arria" para poner en valor el papel de las víctimas a la hora de deslegitimar el discurso del extremismo violento y del terrorismo.

La reunión, celebrada el 21 de octubre de 2015, contó con la intervención de Javier Lesaca, investigador de la Universidad George Washington y profesor adjunto de la Universidad de NavarraMaría del Mar Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, concejal de Ermua asesinado por la banda terrorista ETA, y presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de España, y otras víctimas de ETA, Al Qaeda, Daesh y Boko Haram, además de expertos en la materia.

No proliferación

En 2016 tuvo lugar la Revisión Global de la Resolución 1540 sobre no proliferación de armas de destrucción masiva por parte de actores no estatales adoptada en 2004, que España lideró como presidente del Comité 1540. El proceso de Revisión Global culminó con la adopción de la Resolución 2325 con 77 copatrocinios en una sesión presidida por el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Además, España ostentó la presidencia del Comité 1718 de sanciones a la República Popular y Democrática de Corea (RPDC), y actuó como país facilitador del Mecanismo de Verificación de cumplimiento de la Resolución 2231, contando con la experiencia acumulada de un año al frente del Comité 1737 de sanciones a Irán.

Asuntos Humanitarios

España ha sido en el bienio 2015-2016 co-redactora en el expediente humanitario de Siria, junto con Nueva Zelanda, Egipto y Jordania (esta última sólo durante 2015).

El 21 de diciembre de 2016, durante la presidencia española, se adoptó la Resolución 2332 sobre la situación humanitaria en Siria, por la que se renueva hasta el 10 de enero de 2018 la autorización de asistencia humanitaria transfronteriza en Siria prevista por la Resolución 2258. Además, el pasado 31 de diciembre, el CSNU adoptó por unanimidad la Resolución 2336 que toma nota del Acuerdo ruso-turco de alto el fuego en Siria.

Por otra parte, España promovió en 2016 junto con otros 4 miembros no permanentes del CSNU (Nueva Zelanda, Egipto, Uruguay y Japón) la Resolución 2286, adoptada por unanimidad y con 85 copatrocinios. La Resolución versa sobre acceso y protección de la atención sanitaria en situaciones de conflicto armado, y se elaboró en colaboración con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y Médicos Sin Fronteras (MSF). Se trata de la primera Resolución que aborda esta cuestión de manera omnicomprensiva y supone un refuerzo de las normas del derecho internacional humanitario.

Quinta incorporación al Consejo de Seguridad

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene atribuida la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. Entre sus funciones también está la de recomendar a la Asamblea General el nombramiento del Secretario General, los jueces de la Corte Internacional de Justicia y la admisión de nuevos integrantes en Naciones Unidas.

El Consejo de Seguridad se compone de 15 miembros, de los cuales cinco son permanentes con derecho de veto (Francia, Reino Unido, China, Rusia y Estados Unidos) y diez no permanentes. Estos últimos son elegidos por la Asamblea General por periodos de dos años, y no poseen derecho de veto. Cada año se incorporan cinco nuevos miembros no permanentes. España fue seleccionada el 16 de octubre de 2014 para ocupar  uno de estos puestos durante el bienio 2015-2016.

No es la primera vez que nuestro país ocupa esta posición. Cabe destacar que desde su ingreso en la organización en 1955 España ha formado parte del Consejo de Seguridad durante los bienios 1969-1970, 1981-1982, 1993-1994 y 2003-2004.

De esta manera, España ha finalizado el que es hasta el momento su quinto periodo como miembro no permanente del Consejo de Seguridad demostrado en este bienio su compromiso firme con la paz y la seguridad internacionales. Nuestro país se ha revelado como un socio fundamental en este sentido a través de aportaciones significativas que buscan contribuir a la responsabilidad compartida de construir un mundo mejor, más seguro e inclusivo.