España en la ONU: 60 años de compromiso

  • Somos

España en la ONU: 60 años de compromiso

14 de diciembre de 1955: El Consejo de Seguridad vota la admisión de 16 nuevos miembros a Naciones Unidas, entre ellos España. UN Photo
14 de diciembre de 1955: El Consejo de Seguridad vota la admisión de 16 nuevos miembros a Naciones Unidas, entre ellos España. UN Photo

El 14 de diciembre de 2015 se cumplieron 60 años del ingreso de España en las Naciones Unidas. Seis décadas en las que nuestro país se ha implicado de manera activa en la consecución de la principal misión de la mayor organización internacional: conseguir la paz y la seguridad internacionales. Nuestra entrega ha resultado fructífera, con aportaciones por parte de España tan importantes como la participación de más de 140.000 efectivos españoles en operaciones de paz, el impulso para la creación del Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad, la puesta en marcha de la Alianza de Civilizaciones o el nacimiento de ONU Mujeres.

El aniversario ha coincidido con la presencia de España en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) como miembro no permanente durante el bienio 2015-2016, y con la presidencia de ese  órgano en el mes de octubre pasado. Esta no es la primera participación de nuestro país en el principal órgano decisorio de la ONU. También ha formado parte de aquel en los periodos de 1969-1970, 1981-1982, 1993-1994 y 2003-2004.

Nuestros Embajadores Representantes Permanentes ante la ONU han sido testigos directos y responsables del trabajo de numerosos españoles a lo largo de estos 60 años, que ha permitido a España avanzar en la organización hasta la posición que ocupa ahora. Hemos tenido la oportunidad de hablar con seis de estos diplomáticos acerca de los logros de nuestro país.

“En la Champions League de la política exterior”

El actual embajador de España ante la ONU, Román Oyarzun, que desempeña su cargo desde el año 2013, ha destacado el desafío que ha supuesto para España la campaña para su elección como miembro no permanente del Consejo de Seguridad. “Fue una competición terriblemente reñida y al final logramos un asiento en la Champions League del mundo de la política exterior”. Por su parte, para el Embajador Representante Permanente de España ante las Naciones Unidas durante 2012 y 2013, Fernando Arias González, el balance de la participación de nuestro país en el CSNU este año “no puede ser más positivo”, dado que “hemos conseguido reafirmar la credibilidad de España en Naciones Unidas, hemos recuperado nuestra confianza y hemos tomado la iniciativa”.

Como demuestra este último logro, desde 1955, el peso de España en las Naciones Unidas ha crecido de manera paulatina, aunque fue a partir de la década de los 80 cuando la participación de nuestro país en las principales labores de la organización se fue intensificando, ha señalado Francisco Villar y Ortiz de Urbina, Embajador de España ante la ONU entre 1987 y 1991. El diplomático ha destacado que en la actualidad España es “un país importante y relevante en las Naciones Unidas”.

Esta mayor intervención de nuestro país en los distintos órganos de la ONU se refleja, entre otros hitos, en la elección del diplomático Jaime de Piniés como presidente del XL Periodo de Sesiones de la AGNU (Asamblea General de Naciones Unidas), o en la presencia en el CSNU de los embajadores ante la ONU Juan Antonio Yáñez-Barnuevo (1991 – 1996 y 2004 - 2010) e Inocencio Félix Arias (1997 - 2004). En la actualidad, hay más de 1.500 profesionales españoles en puestos destacados de la organización. En este sentido, Arias ha destacado que España ha demostrado ser “un miembro trabajador, entregado y muy creyente en los principios de las Naciones Unidas”.

Compromiso con la paz

En sus 60 años en la ONU, España ha mostrado su afán por conseguir la paz. Desde 1989, ha participado en 28 Operaciones de Mantenimiento de la Paz (OMP) y misiones de ayuda humanitaria puestas en marcha por la organización. Además, Naciones Unidas escogió en 2011 la localidad valenciana de Quart de Poblet para establecer una base de apoyo logístico a las OMP. La primera operación en la que participó España fue UNAVEM I, desarrollada en Angola. Nuestro país contó con cascos azules en el país africano de enero de 1989 a diciembre de 1993.

Además, la experiencia española en una materia tan sensible como el terrorismo nos ha convertido en una voz autorizada y valiosa en la lucha contra esta lacra. Así, entre las aportaciones realizadas destaca el impulso para la creación del Comité contra el Terrorismo del Consejo de Seguridad. Juan Antonio Yáñez Barnuevo, Embajador de España ante la ONU entre 1991 y 1996 y entre  2004 y 2010, ha recordado que fue España quien “llevó a cabo la lucha para que hubiera una estrategia global contra el terrorismo de Naciones Unidas”. Una afirmación que también destaca  Inocencio Arias al decir que “España, junto con algún otro país, ha sido el despertador de la conciencia de la ONU sobre la gravedad del tema del terrorismo”.

En julio de 2015, Madrid acogió una reunión especial del Comité, a la que siguió un encuentro de alto nivel sobre combatientes terroristas extranjeros. Asimismo, durante su presidencia del Consejo de Seguridad, España dio voz por primera vez a las víctimas del terrorismo ante este órgano.

España ha participado igualmente en el fortalecimiento de las estructuras de desarme y no proliferación, tanto en el ámbito nuclear como de otras armas de destrucción masiva, armas químicas y biológicas, además de armas convencionales. Durante el primer año de su presencia como miembro no permanente en el Consejo de Seguridad en el bienio 2015-2016, nuestro país ha presidido tres comités vinculados a cuestiones de desarme y no proliferación, lo que supone un reconocimiento de su contribución en la materia en los últimos años.

Una de las aportaciones de España de mayor repercusión es la Alianza de Civilizaciones, un foro para el entendimiento intercultural e interreligioso copatrocinada por nuestro país y Turquía. Para el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, este instrumento “se ha mostrado muy activo en cuestiones de mediación, con la Iniciativa para la Mediación en el Mediterráneo, puesta en marcha junto con Marruecos, o con la creación del Centro de diálogo intercultural e interreligioso KAICIID, con sede en Viena y creado en 2012 por España, Austria, Arabia Saudí y la Santa Sede”. La Alianza es una de las muestras más visibles del apoyo de nuestro país a la resolución de conflictos a través de la mediación y la diplomacia preventiva.

Contra la pobreza y la desigualdad

La participación de España en la ONU se ha distinguido igualmente por su compromiso con la erradicación de la pobreza extrema y el hambre. Para ayudar a la consecución de estos fines, en 2007 se creó el Fondo España-PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), cuyo objetivo era apoyar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Nuestro país dotó a este instrumento con más de 900 millones de dólares, cifra que supuso entonces “la mayor contribución de la historia a un fondo de las Naciones Unidas”, ha destacado Román Oyarzun. Para continuar con este esfuerzo en la lucha contra la pobreza, nuestro país fue pionero al crear en 2014 el Fondo España – PNUD para el logro de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible), con una aportación inicial de 45 millones de dólares.

España también ha destacado en sectores de ayuda al desarrollo como el acceso al agua y al saneamiento, clave en la lucha contra la pobreza y que además constituye un derecho humano en sí mismo. En este sentido, desde 2007, ha aportado más de 1.000 millones de dólares al Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento en América Latina. Nuestro país apoya asimismo a distintas agencias y programas de ayuda humanitaria como el Programa Mundial de Alimentos, con el que firmó un acuerdo en 2012 en virtud del cual nuestro territorio cuenta con un centro logístico de distribución de ayuda humanitaria, en concreto, en el Puerto de la Luz de Las Palmas de Gran Canaria.

Entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible también se incluye la defensa de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, otra de las materias en las que nuestro país se ha implicado firmemente. Juan Pablo de Laiglesia, Embajador Representante Permanente de España ante la ONU entre 2010 y 2012, ha recordado cómo nuestro país se ha distinguido “por poner en el centro de sus preocupaciones las políticas de género en el ámbito multilateral”, y cómo ha sido el primer donante a las instituciones de género del sistema y ha contribuido “de una manera fundamental, política y financieramente, a la creación de ONU Mujeres”.

Este apoyo de los derechos de la mujer volvió a quedar patente durante la presidencia española del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el mes de octubre, cuando se logró la aprobación por unanimidad de la nueva Resolución 2242, sobre “Mujeres, Paz y Seguridad, que supone una revisión y una renovación de los compromisos de la Resolución 1325, adoptada hace 15 años. El debate abierto previo a la adopción de la nueva Resolución, que fue presidido por el Presidente del Gobierno, marcó un hito histórico, al haber reunido la mayor participación en la historia en un debate del Consejo de Seguridad.

Los derechos humanos son otro de los temas con los que se ha comprometido España. Como ya se ha señalado, nuestro país ha especialmente activo en la promoción de derechos como el derecho humano al agua y al saneamiento, la erradicación de la pena de muerte, los derechos de las personas con discapacidad o los derechos de las mujeres. Además, nuestro país ha ratificado los textos más importantes en su defensa, entre ellos los Pactos de Nueva York, de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el 13 de abril de 1977; o la Convención sobre eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer el 5 de enero de 1984.

Una historia de éxito

Oyarzun ha definido la trayectoria de España en Naciones Unidas como “una historia de éxito”. Son 60 años a lo largo de los cuales “nos hemos convertido en el noveno contribuyente de la organización”.

Fernando Arias González, por su parte, ha señalado que para las Naciones Unidas, “España es un país importante” porque ha demostrado ser “fiable y estar comprometido con su sistema. Sobre lo fundamental que resulta estar presente en la ONU, Inocencio Arias ha recordado que se trata de un “foro privilegiado” donde naciones pequeñas y grandes pueden exponer cómo ven la situación del mundo y cómo se pueden atajar los problemas. Para Marcelino Oreja, ministro español de Asuntos Exteriores entre 1976 y 1980, es esencial que España colabore con el mantenimiento de la paz y la ayuda para el desarrollo.

El aniversario de la entrada de España en Naciones Unidas coincide con un año de completo éxito de la labor de muestro país en pro de la consecución de los fines de la organización. Dar voz a las víctimas del terrorismo ante el CSNU o la aprobación por unanimidad de la resolución 2242 sobre “Mujeres, Paz y Seguridad”, suponen hitos que reflejan bien el papel que desempeña nuestro país en Naciones Unidas en la actualidad. Son también el broche perfecto para cerrar un balance claramente positivo de la participación de España en la ONU durante estos 60 años.

Videos

Román Oyarzun, embajador de España ante la ONU

Román Oyarzun, embajador de España ante la ONU habla sobre el desafío que ha supuesto para España la campaña para su elección como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Inocencio Arias, Embajador de España ante la ONU entre 1997 y 2004

El diplomático español Inocencio Arias, Embajador de España ante la ONU entre 1997 y 2004, habla acerca de los 60 años de España en Naciones Unidas.

Francisco Villar y Ortiz de Urbina, embajador de España ante la ONU entre 1987 y 1991

Francisco Villar y Ortiz de Urbina, embajador de España ante la ONU entre 1987 y 1991,  habla acerca de la importante labor de España en en las Naciones Unidas

Juan Antonio Yáñez-Barnuevo, embajador de España ante la ONU entre 1991 y 1996

Juan Antonio Yáñez-Barnuevo, embajador de España ante la ONU entre 1991 y 1996,  habla acerca de la importante labor de España en en las Naciones Unidas.

Juan Pablo de Laiglesia, Embajador Representante Permanente de España ante la ONU entre 2010 y 2012.

Juan Pablo de Laiglesia, Embajador Representante Permanente de España ante la ONU entre 2010 y 2012.

Marcelino Oreja, ministro español de Asuntos Exteriores entre 1976 y 1980.

Marcelino Oreja, ministro español de Asuntos Exteriores entre 1976 y 1980.

Fernando Arias González, Embajador Representante Permanente de España ante las Naciones Unidas durante 2012 y 2

Fernando Arias González, Embajador Representante Permanente de España ante las Naciones Unidas durante 2012 y 2013.