España impulsa la creación de un tribunal internacional contra el terrorismo

  • Somos

España impulsa la creación de un tribunal internacional contra el terrorismo

Según el Ministro Dastis, este tribunal debería asentarse dentro del seno de las Naciones Unidas, rememorando su lucha contra los crímenes de guerra y lesa humanidad que se establecieron tras los Procesos de Núremberg de 1945 y 1946”. UN Photo/Eskinder Debebe
Según el Ministro Dastis, este tribunal debería asentarse dentro del seno de las Naciones Unidas, rememorando su lucha contra los crímenes de guerra y lesa humanidad que se establecieron tras los Procesos de Núremberg de 1945 y 1946”. UN Photo/Eskinder Debebe

El Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha recogido el guante lanzado por su antecesor en el cargo, José Manuel García-Margallo, y ha reiterado la propuesta que el Gobierno de España formuló en 2015 para la creación de una Corte Penal Internacional contra el terrorismo yihadista y el extremismo violento.

En realidad, esta proposición, que en su momento estuvo copatrocinada por el Gobierno de Rumanía, data en su origen de 1937 pero su disposición fue pospuesta a raíz del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Ahora, España vuelve a presentar dicha propuesta apoyándose en tres pilares: la solidaridad con las víctimas, la determinación en la lucha contra el terrorismo y la prevención del extremismo y los radicalismos.

El anuncio de la iniciativa se realizó durante la segunda Conferencia Ministerial sobre víctimas de la violencia étnica y religiosa en Oriente Medio, que tuvo lugar en mayo en el Palacio Real de El Pardo de Madrid. En dicha cumbre participaron cerca de 70 países y contó con la presencia, entre otros, de los Ministros de Exteriores de Jordania e Irak, el Arzobispo de Basora, la activista de derechos humanos yazidí Nadia Murad y la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova. La clausura del certamen fue efectuada por el Ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Según el Ministro Dastis, este tribunal debería asentarse dentro del seno de las Naciones Unidas, rememorando su lucha contra los crímenes de guerra y lesa humanidad que se establecieron tras los Procesos de Núremberg de 1945 y 1946. Muchos de los países que participaron en esta conferencia internacional ya han apoyado su creación como reconocimiento a las víctimas del terrorismo y el afianzamiento de una justicia global.

Un país involucrado contra el terrorismo

España es una de las naciones más involucradas en la lucha contra el terrorismo internacional. Entre otras iniciativas, nuestro país ha impulsado acciones como la fundación del Centro Internacional de Diálogo KAICIID, el copatrocinio de la Alianza de Civilizaciones, la celebración en Barcelona de la Reunión de Alto Nivel sobre Diálogo Intercultural e Interreligioso en el área Euromediterránea y la celebración en Alicante de la primera Conferencia sobre Diplomacia Preventiva en el Mediterráneo y de la primera Cumbre de Líderes Religiosos por la Paz en Oriente Medio.

Por otra parte, desde el atentado del 11-M de 2004, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido en España a 687 presuntos yihadistas. Estas operaciones han ido incrementándose con el paso de los años gracias a un elaborado trabajo en equipo con otras agencias de seguridad, sobre todo de países africanos y de Oriente Medio.

Además, en pos de la prevención de atentados terroristas, las fuerzas de seguridad españolas han llevado a cabo nuevos protocolos de intercambio de información, tanto entre las policías nacionales como internacionales, con la intención de intervenir en los métodos que utilizan las redes del terrorismo yihadista.

Por ello, el papel de España en materia antiterrorista ha ido creciendo progresivamente a escala internacional. Por ejemplo, el Centro Europeo contra el Terrorismo, dependiente de la Europol, está dirigido desde 2016 por el Coronel de la Guardia Civil Manuel Navarrete Paniagua.

Al mismo tiempo, España ha sido clave en la puesta en marcha de la directiva europea para la creación de un registro de nombres de pasajeros y para la armonización de los niveles de alerta utilizados en la Unión Europea. Por último, otras de las medidas propuestas por nuestro país fueron la revisión de la “Decisión Marco” sobre lucha contra el terrorismo en Europa y la nueva directiva sobre el control y la adquisición de armas.