España preside: un mes para la paz

  • Somos

España preside: un mes para la paz

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, entre otros líderes, en las votaciones para la aprobación de la nueva resolución sobre la situación de la mujer en países que viven situaciones de conflicto, durante la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas "Mujeres, Paz y Seguridad". EFE/Miguel Rajmil. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, entre otros líderes, en las votaciones para la aprobación de la nueva resolución sobre la situación de la mujer en países que viven situaciones de conflicto, durante la sesión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas "Mujeres, Paz y Seguridad". EFE/Miguel Rajmil. (EFE)

Como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) durante el bienio 2015-2016, España ha presidido este mes de octubre uno de los órganos más importantes de la ONU.  El resultado no ha podido ser mejor. Nuestro país ha impulsado la acción del CSNU en las cinco materias que se había marcado como prioridades a abordar en su mandato: la actualización de la resolución 1325 sobre Mujeres, Paz y Seguridad aprobada hace 15 años; la lucha contra el terrorismo y la atención a sus víctimas; Oriente Medio; la mejora de los métodos de trabajo del Consejo y la respuesta a las emergencias humanitarias, en particular en Siria y Yemen.

 

 

Desde nuestro ingreso en Naciones Unidas a finales de 1955, hemos formado parte del Consejo de Seguridad en cinco ocasiones, en los años 1969-1970, 1981-1982, 1993-1994, 2003-2004 y 2015-2016. España volverá a presidir el órgano responsable del mantenimiento de la paz internacional en diciembre de 2016.

Solo el 3% de los cascos azules son mujeres

En los últimos años, España se ha distinguido por su defensa activa de la igualdad de género y del amparo de mujeres y niños en las guerras y frente a grupos terroristas. Por ello, no ha sorprendido que nuestro país estableciera como uno de los temas fundamentales de su presidencia la revisión de la Resolución 1325 sobre Mujeres, Paz y Seguridad.

Esta actualización ha supuesto todo un éxito para la diplomacia española , al convertirse en el debate con mayor participación en la historia del Consejo de Seguridad, con 113 Estados y organizaciones regionales.

Además de comprometerse a reforzar la protección de la mujer en los conflictos armados, los 72 países que respaldaron la nueva Resolución 2242 sobre Mujeres, Paz y Seguridad apoyaron la decisión de incrementar su papel en la prevención y la resolución de conflictos y de ampliar su presencia en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas. Según ONU Mujeres, en la actualidad solo el 3% de los cascos azules desplegados en misiones son mujeres.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien presidió el debate, aseguró que “muchas veces en un conflicto es más peligroso ser mujer que soldado”, y que la lucha contra el terrorismo y los procesos de desarme tendrían mayores posibilidades de éxito si contaran con la participación de las mujeres.

Además, anunció que España contribuirá en 2016 con 1 millón de euros al nuevo Instrumento de Aceleración Global y al Fondo ONU Mujeres contra violencia sexual. También se incrementará el porcentaje de ayuda humanitaria dedicada a este colectivo.

La nueva resolución sobre Mujeres, Paz y Seguridad (2242) aprobada por unanimidad, prevé la creación de un grupo informal de expertos que será copresidido por España durante el primer año.

Las víctimas toman la palabra

Otra de las prioridades de la presidencia de España fue la lucha contra el terrorismo. En esta materia, nuestro país ha pasado a la historia de la ONU por ser el primero en dar voz a las víctimas ante el Consejo de Seguridad. En una reunión informal que tuvo lugar el 21 de octubre, en la que participaron tanto el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación,  como el Ministro del Interior, personas afectadas por la violencia terrorista en distintas regiones del mundo pudieron exponer sus experiencias. El objetivo del foro, coorganizado por España y Estados Unidos, era poner en valor el papel de las víctimas para la construcción de un relato y una contra-narrativa eficaz frente al discurso terrorista. La reunión contó con la intervención, entre otros, de Javier Lesaca, “visiting fellow” de la Universidad George Washington y Profesor adjunto de la Universidad de Navarra, que realizó una presentación audiovisual sobre el uso de las víctimas en la red por los grupos terroristas, principalmente ISIS; y María del Mar Blanco, hermana del concejal de Ermua asesinado por la banda terrorista E.T.A., Miguel Ángel Blanco, y presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de España.

Para el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, este encuentro en el Consejo de Seguridad supone la “primera piedra” para la constitución en Naciones Unidas de un estatuto internacional que defienda a los afectados por este tipo de violencia.  

Camino hacia la paz

En nuestra presidencia no podía faltar un intento por conseguir la paz internacional. En ese sentido, España convocó un debate sobre Oriente Medio, en el que, entre otras cosas, se abordaron los conflictos en Siria y Yemen. 

Nuestro país además, con ocasión del 70º aniversario de la Organización,  impulsó la adopción de una por la Asamblea General de Naciones Unidas  para reafirmar el compromiso de los países miembros con los propósitos, los principios y los valores de la Carta de Naciones Unidas. Entre ellos se inscriben pilares como la prohibición del uso de la fuerza, el arreglo pacífico de las controversias y la lucha contra la pobreza o el cambio climático.

España se preocupa también porque la gestión del Consejo de Seguridad sea clara y eficaz. Así, celebró un debate dedicado a los métodos de trabajo del CSNU, en el que se concluyó que existe un margen de maniobra para “incrementar la transparencia, la participación, la eficacia y la rendición de cuentas de este órgano”.

En definitiva, un mes para la paz, las mujeres y las víctimas del terrorismo,  en el que nuestro país demostró cuánto puede aportar en la lucha por conseguir un mundo mejor.