Pioneros de la agricultura espacial

  • Somos

Pioneros de la agricultura espacial

Las diminutas semillas de Arabidopsis Thaliana forman una línea punteada visible a través de la membrana sellada dentro de la capsula. Foto: NASA / Dominc Hart
Las diminutas semillas de Arabidopsis Thaliana forman una línea punteada visible a través de la membrana sellada dentro de la capsula. Foto: NASA / Dominc Hart

Seedling Growth-3. Así se llama el experimento quepodría dar un vuelco en el éxito de futuras misiones de exploración de otros planetas y que cuenta con la colaboración de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Se trata de la tercera fase de una misión iniciada por la NASA y la Agencia Espacial Europea(ESA) en 2013, que estudia la adaptación y crecimiento de las plantas en condiciones de gravedad cero. Suobjetivo es apoyar la exploración humana del espacio, en concreto de Marte, a través de la generación de alimentos y oxígeno mediante el cultivo de plantas.

El experimento forma parte de la misión espacial SpaceX-11 de la Estación Espacial Internacional (ISS) que fue lanzada el pasado 3 de junio desde el Kennedy Space Centre de Cabo Cañaveral (EE UU).

El investigador principal de esta fase es el doctor Francisco José Medina, del Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC, que lidera un grupo internacional de investigadores europeos y norteamericanos con el objetivo de determinar los efectos de la ingravidez en el desarrollo de las plantas.

Para ello se han enviado a la ISS unas semillas de la especie vegetal ‘Arabidopsis thaliana’, una variedad de planta emparentada con la col, el nabo, el rábano y la mostaza que es fácil de cultivar y ofrece muchos datos a los investigadores, entre ellos su genoma completo.

La luz, clave para su adaptación

Aunque investigadores norteamericanos consiguieron hace unos meses cultivar lechugas en la ISS, que fueron incluso ingeridas por los astronautas, lo cierto es que aún no se conocen las claves biológicas de la adaptación de las plantas a un ambiente sin gravedad.

Sin la referencia de la gravedad las plantas se desorientan, al igual que lo hacen los astronautas hasta que se adaptan al nuevo entorno, y las raíces crecen en otro sentido, entre otros problemas. Por eso el investigador español quiere constatar si esta referencia puede ser sustituida por la luz.

“Existen estudios que muestran importantes alteraciones a nivel celular y molecular inducidas por la ingravidez. El proyecto Seedling Growth analiza el papel de la luz en los mecanismos de adaptación, con resultados satisfactorios hasta el momento, que se pretenden consolidar y ampliar en esta fase del proyecto”, explica Medina.

Tecnología española

El experimento Seedling Growth-3 también incorpora tecnología espacial española. La preservación de las muestras para analizarlas en la Tierra se realizará con el instrumento de fijación FixBox, diseñado y construido por la empresa Sener con financiación de la ESA.

La complejidad de este equipo radica en que debe integrar cinco cartuchos con semillas dentro de un espacio muy reducido, así como un mecanismo automático de inyección del fijador y todo ello confinado dentro de tres barreras de contención.

Este proyecto se engloba dentro de las actividades de espacio del grupo de ingeniería y tecnología español, con referencias durante más de 25 años en distintas misiones con el Space Shuttle de NASA, la estación MIR y la ISS. En esta última se han realizado recientemente experimentos de medida de la atrofia muscular con el equipo MARES.