Auge del sector tecnofinanciero en España

  • Tecnología Digital

Auge del sector tecnofinanciero en España

Con más de 200 empresas, España es el quinto país del mundo en servicios de finanzas y seguros basadas en soluciones tecnológicas, los llamados fintech e insurtech
Con más de 200 empresas, España es el quinto país del mundo en servicios de finanzas y seguros basadas en soluciones tecnológicas, los llamados fintech e insurtech

España es el quinto país del mundo en servicios de finanzas y seguros basados en soluciones tecnológicas, los llamados fintech (del inglés Financial Technology) e insurtech (Insurance Technology). Con el objetivo de impulsar y consolidar estos sectores, la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI) ha presentado un libro blanco destinado a favorecer el establecimiento de una regulación específica para este ámbito.

El desarrollo y la penetración del mundo digital en la sociedad han propiciado la aparición en los últimos diez años de numerosas empresas emergentes (start-ups) en los ámbitos financieros (fintech) y de seguros (insurtech) en todo el mundo. En nuestro país, su implantación es más reciente, pero con una rápida evolución. En diciembre de 2016 se contabilizaban ya 215, según el último ‘Mapa Fintech España’. La corporación multinacional CapGemini sitúa a España como el quinto país del mundo en serviciostecnofiancieros, destaca la AEFI. Ello ha sido posible gracias al talento tecnológico y elevada formación que existe en nuestro país.

Estas nuevas empresas basadas en soluciones tecnológicas (big data o macrodatos, computación en la nube, software de código abierto, tecnologías móviles…) ofrecen servicios y productos financieros alternativos y al margen de las grandes entidades tradicionales del sector. Y lo hacen “de forma más eficiente, rápida y con mejor experiencia de usuario”, señala la AEFI.

De este modo, las fintech e insurtech se han convertido en un serio competidor para los bancos, aseguradoras y otras compañías financieras. Conscientes de ello, el sector tradicional ha comprendido sin embargo que la tecnología digital puede reportarles muchos beneficios. Así, hay entidades financieras que han comenzado a adquirir fintechs, a colaborar con ellas o a desarrollar sus propios proyectos digitales.

Aunque este nuevo segmento empresarial funciona bajo el ordenamiento jurídico que regula las actividades financieras tradicionales (banca, firmas de servicios de inversión, compañías de seguros…), la AEFI considera necesario “adecuar dicho marco legal y reglamentario a nuevas formas de prestar servicios financieros”, con el objetivo de establecer un entorno favorable para la inversión y la fundación de start-ups que desarrollen proyectos digitales aplicables a la actividad financiera.

Para Rodrigo García de la Cruz, vicepresidente de la AEFI, “la regulación ha pasado de ser una barrera de entrada para ser una ventaja competitiva para el sector financiero de cada país”. Asegura además que “una regulación adaptada a la innovación marcará los próximos países líderes en el sector financiero”, como ha ocurrido en Reino Unido, Singapur o Australia, donde se han creado modelos eficientes “con mucho éxito”.

Servicios financieros ágiles y accesibles

El sector de las empresas tecnofinancieras acoge distintos ramos. El de mayor crecimiento “por volumen y número de iniciativas”, según señala la AEFI, es el del lending, que “consiste en la financiación, mediante préstamos o créditos a personas y empresas a través de una red abierta y participativa de prestamistas particulares que invierten su capital privado a cambio de un tipo de interés”. También hay start-ups dedicadas a prestar servicios transaccionales (cambios de divisas, pagos nacionales, internacionales, micropagos, wallets, transferencias instantáneas…), a analizar y gestionar datos con el fin de crear productos y servicios adaptados y personalizados para cada cliente, a la gestión patrimonial online y asesoramiento financiero y a la tecnología blockchain como Bitcoin.

En relación a las start-ups insurtech, se dedican a crear productos innovadores y personalizados para sus clientes en el campo de los seguros. Para ello, aprovechan todas las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías.

En el balance del sector tecnofinancieroen 2016 realizado por la AEFI, el presidente de la asociación, Jesús Pérez, destaca el “despegue de los crowdfunding (financiamiento colectivo), uno de los sectores que más se está desarrollando así como las pasarelas de pago y el lending a pymes”. De cara a 2017, Pérez estima que se podría “duplicar el número de FinTech en España”.

Libro Blanco

El importante auge del sector fintech e insurtech en nuestro país ha desembocado en la constitución en febrero de 2016 de la Asociación Española de FinTech e InsurTech (AEFI), con el objetivo de crear un entorno favorable para el desarrollo de empresas de este sector en España, “realizando labores de interlocución, comunicación y colaboración con los organismos y agentes relevantes del sistema para fortalecer su crecimiento y su ecosistema”, según explica la propia la entidad

En su primer año de vida ha logrado la afiliación de cerca de 90 empresas que se dedican a actividades como lending y crédito, ahorros/asesoramiento, crowd equity (crowfunding de proyectos, marketplaces), distribución de productos financieros (bancos 2.0, comparadores), gestorías/contabilidad (software contabilidad, facturas, gestión financiera) o comparadores de seguros. La AEFI trabaja asimismo en el establecimiento de “alianzas estratégicas” con otras asociaciones fintech de referencia internacional, explica.

La asociación también tiene como propósito lograr que España se sitúe como un destacado centro financiero del sector en el ámbito internacional, a la altura de Reino Unido, cuya capital, Londres, es el principal núcleo en Europa de empresas tecnológicas centradas en finanzas y seguros. Para lograr este fin es importante contar con una regulación adaptada al ramo. La AEFI ha mostrado su interés en colaborar con la Administración y los organismos reguladores en la adaptación de la actual normativa financiera con la elaboración del ‘Libro Blanco de la Regulación FinTech en España’, en el cual presenta diversas propuestas como la “implementación en cada supervisor financiero de los tres mercados (banca, servicios de inversión y seguros) de una Dirección de Autorizaciones específica para FinTech y un equipo técnico que ofrece asesoramiento sobre cómo deben interpretarse las normas respecto del producto/servicio planteado”.