España, número uno de Europa en fibra óptica hasta el hogar

  • Tecnología Digital

España, número uno de Europa en fibra óptica hasta el hogar

Nuestro país se sitúa a la vanguardia del viejo continente en el despliegue de FTTH (Fiber to the Home) o fibra óptica hasta el hogar.
Nuestro país se sitúa a la vanguardia del viejo continente en el despliegue de FTTH (Fiber to the Home) o fibra óptica hasta el hogar.

La expansión de la fibra óptica en España sigue imparable. Actualmente, nuestro país encabeza en Europa el despliegue de este dispositivo hasta el hogar (FTTH) tanto en número de usuarios, con más de 4,2 millones, como en accesos instalados, con más de 15 millones. Así lo refleja el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que también revela un incremento del 7,4% en el parque de telefonía móvil que ofrece servicios de voz con banda ancha, con un total de 39,14 millones de líneas.

Gracias al carácter innovador de sus ciudadanos, España siempre se ha mostrado como un país progresista en lo que al despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones se refiere. Un modelo que se puede comprobar con el último análisis de la plataforma digital Back Market en el que se refleja cómo España es el país con más smartphones del mundo junto con Singapur.

Según dicha publicación, el número de españoles que tienen un móvil de última generación se ha duplicado en los últimos cinco años, logrando que el 92% de los habitantes disponga de al menos uno de ellos, un 4% más que el año pasado.

Internet, un instrumento esencial para los españoles

Y es que Internet se ha convertido en una herramienta fundamental en nuestro país, tal y como demuestra la agencia We Are Social, quien certifica que de los 46 millones de españoles, 35,7 son internautas, un 77% de la población total, y 22 millones cuentan con perfiles en las redes sociales, el 48%.

Asimismo, también evidencia que los españoles pasan una media de tres horas y 47 minutos al día conectados a Internet desde el ordenador, y una hora y 55 minutos desde el teléfono móvil. Además, invierten más de una hora y media diaria visualizando las redes sociales y unas dos horas y 25 minutos delante de la televisión.

Pero no solo los jóvenes, con una tasa de interactividad de casi el 99%, utilizan Internet, sino que en el último lustro ha aumentado considerablemente el uso de estos sistemas en las franjas de edad más avanzadas. Y más concretamente en las personas de entre 55 y 64 años.

Segundo país de la OCDE en crecimiento de FTTH

Con estos datos, no sorprende que las líneas de fibra aumentaran en los primeros seis meses del presente año en 114.794 consumidores. Así, España ya es el segundo país de la OCDE con mayor tasa de crecimiento de implantación de la fibra óptica del mundo, solo superado por Nueva Zelanda. Un hecho que pone en vanguardia a nuestro país y que va en sintonía con la penetración de Internet en el mundo, ya que en 2015 su inserción volvió a multiplicarse de forma notable y alcanzó los 43,4 usuarios por cada 100 habitantes, un 2,8% más que en 2014. Hablando en números absolutos, en estos momentos hay 3.174 millones de “navegantes” en el mundo, superando por primera vez la barrera de los 3.000 millones.

Los operadores están realizando un gran esfuerzo en la modernización de sus redes, desplegando para ello la tecnología más avanzada para lograr adaptarse a las demandas de unos clientes que cada vez utilizan más aplicaciones y, sobre todo, contenidos más pesados.

El 64,9% del total de líneas FTTH (del inglés Fiber to the Home) corresponde a Movistar con 2,8 millones de abonados. Gracias a ello es la operadora que mayor cifra de ingresos acapara, con el 45,2% de los mismos.

Telefónica mantiene su dominio en España

Por otra parte, la compañía propiedad de Telefónica se comprometió en 2014 a que todas las ciudades de más de 1.000 habitantes contasen con acceso a su red de fibra óptica antes de 2020, lo que supondría dar acceso a unos 20 millones de hogares. La compañía cerró 2015 en torno a los 14 millones de inmuebles cableados con FTTH.

Orange, que incluye a Jazztel desde agosto de 2015, ha reestructurado sus líneas de fibra óptica permitiendo obtener 7,4 millones de unidades de fibra y un millón de clientes en este mercado. Su objetivo para el presente año es llegar a los 10 millones de consumidores totales, mientras que se ha propuesto superar la barrera de los 14 millones en 2020.

El programa de expansión de Vodafone se ha basado en un importante despliegue de redes 4G a lo largo y ancho de nuestro país. En 2015 contabilizó 7 millones de líneas de cable de ONO y en estos momentos ofrece sus servicios a 8,2 millones de afiliados.

Por último, MásMóvil ha comenzado un ambicioso plan de inversión que ha concretado en gran parte con las redes de fibra sobrantes de la compra de Jazztel por parte de Orange. Este año ha ofrecido cobertura a 800.000 hogares y para 2018 planea rebasar los 2 millones de usuarios.

Un 7,4% más de banda ancha móvil

El uso de Internet en España sigue creciendo inexorablemente y la telefonía móvil también. Según el informe de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la oferta de servicios de voz con banda ancha móvil cerró el mes de agosto con un total de 39,14 millones de líneas, lo que supone un 7,4% más con respecto al mismo periodo de 2015.

Las líneas de móvil que incluyen voz y datos constituyen en la actualidad el 76,46% del total, unos 51,2 millones, mientras que las exclusivamente de datos se contabilizan en casi 1,67 millones. Haciendo un cómputo global, se podría decir que en España hay actualmente unas 87,9 líneas por cada 100 habitantes, lo que supone un 5,8% más que hace un año.

Movistar, Orange y Vodafone acaparan el 84,5% de las líneas de voz con banda ancha móvil, con unas cuotas de mercado de 29,13%, 28,37% y 27%, respectivamente. Por su parte, Yoigo se queda con el 7,63% y el resto se distribuyen el 7,86% remanente.

El mercado de telecomunicaciones ha cambiado profundamente en los últimos años. El objetivo de las operadoras se ha centrado en avanzar, desde un punto de vista comercial, hacia un servicio cada vez más especializado en las necesidades del cliente, buscando una orientación que permita ofrecer una asistencia integral al consumidor.

Esta maniobra tiene un motivo claramente tecnológico y mercantil: Internet, los smartphones y el universo digital han impregnado todos los ámbitos de la vida fomentando el uso cotidiano de los elementos que componen esta nueva era de la información. España o, mejor dicho, los españoles han decidido no quedarse atrás en esta transformación y están encabezando una evolución social que les ha colocado como un referente dentro del panorama internacional.