Un paso adelante hacia la supercomputación

  • Tecnología Digital

Un paso adelante hacia la supercomputación

El Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Computación (BSC-CNS), que acoge el superordenador "Mare Nostrum". EFE/MG. (EFE)
El Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Computación (BSC-CNS), que acoge el superordenador "Mare Nostrum". EFE/MG. (EFE)

España se posiciona a la vanguardia de los países europeos que apuestan por dar un paso adelante en la tecnología de supercomputación con la firma de la declaración EuroHPC. Este acuerdo, al que se han unido también Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal, tiene el objetivo de que Europa albergue en 2022 supercomputadores de nueva generación basados en la tecnología exascala, que permite realizar un trillón de cálculos por segundo y alcanzar velocidades mil veces mayor que los supercomputadores actuales.

El desarrollo de la supercomputación europea permitirá potenciar distintas áreas científico-tecnológicas, tales como industria farmacéutica y biotecnológica, agroindustria, nuevos materiales, energía, seguridad, comunicaciones y medicina, campo en el cual será posible realizar simulaciones que mejorarán el estudio de enfermedades.

El Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación, centro que coordina la Red Española de Supercomputación (RES), jugará un papel clave en la implementación de este acuerdo, ya que es el responsable de gestionar el superordenador más rápido de España: MareNostrum.

La joya de la supercomputación europea

El BSC-CNS ha iniciado recientemente la cuarta actualización de MareNostrum, lo que elevará su capacidad hasta los 13,7 Petaflop/s. Este ajuste permitirá al supercomputador español incrementar 12 veces su potencia actual, pudiendo hacer más de 13.600 billones de operaciones por segundo, lo que le situará como el segundo supercomputador con más capacidad de Europa.

MareNostrum forma parte la red de supercomputación europea Partnership for Advanced Computing in Europe (PRACE),  cuyo  objetivo  es  la  creación  de  una  infraestructura  europea  de  Supercomputación de Alto Rendimiento (HPC, por sus siglas en inglés), además de ser la pieza principal de la Red  Española de Supercomputación.