Un patrimonio extraordinario: un legado para la humanidad

España posee un impresionante patrimonio histórico-artístico. Desde las primeras civilizaciones que poblaron la Península Ibérica hasta la actualidad, multitud de culturas han vivido en nuestro territorio, dejando una herencia artística que constituye un auténtico legado de la humanidad.
22/12/2017

España es el tercer país con más bienes incluidos en la lista de Patrimonio mundial de la UNESCO, tras Italia y China. Nuestro país suma 46 bienes declarados Patrimonio de la Humanidad y otros 13 reconocidos como Patrimonio Inmaterial.

La creación artística está presente en nuestro país desde la Prehistoria. Las Cuevas de Altamira son el ejemplo más espectacular y el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre del Paleolítico Superior. A este periodo le siguen, cronológicamente, las creaciones de los pueblos mediterráneos (griegos, fenicios y cartagineses), la maestría urbanística romana en el siglo I, el arte paleocristiano en el siglo III y el arte visigodo en el V.

La cultura musulmana ha dejado joyas como Medina Azahara en Córdoba o la Alhambra de Granada; el norte de Palencia y el Valle de Arán en Lleida conservan grandes obras del mejor románico y las Catedrales de Burgos y León son máximas expresiones del arte gótico español.

El arte español cuenta con un estilo artístico propio: el mudéjar, fusión del arte cristiano y del musulmán. A finales del siglo XV domina el arte renacentista, llegado desde Italia, y que se materializa en el monasterio de El Escorial. En los Siglos de Oro (XVI y XVII) se produce una eclosión cultural sin precedentes que tuvo en el barroco su mayor expresión artística. En el siglo XVIII empieza a ganar terreno el neoclasicismo, presente arquitectónicamente en el Palacio Real de Madrid o La Granja de San Ildefonso y con Francisco de Goya, dominando la pintura.

En el siglo XIX llega el romanticismo, mientras el modernismo triunfa en Cataluña, con Antonio Gaudí como artista de referencia. Diversos estilos artísticos jalonan el siglo XX que en la década de los años 50 comienza a abrirse a las nuevas tendencias de vanguardia, con grandes creadores como Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí. En la actualidad, la creatividad en España abunda en todas las disciplinas y estilos artísticos, aumentando nuestro impresionante acervo cultural.

Más allá del arte

El patrimonio histórico de España incluye los bienes muebles e inmuebles, el patrimonio arqueológico y etnográfico, los museos, archivos y bibliotecas de titularidad estatal y los fondos documentales y bibliográficos. Hablamos de la cultura en un sentido amplio, que es valorada y protegida más allá de su propiedad, uso, antigüedad o valor económico.

Entre los 46 bienes declarados Patrimonio de la Humanidad figuran 15 ciudades ( Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Córdoba, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristóbal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda) por su valor arquitectónico, artístico y cultural.

El patrimonio atesorado por España va más allá. Así, las rutas del Camino de Santiago en el siglo IX - primer itinerario cultural europeo que nominó el Consejo de Europa, en 1987-, la expedición a Samarcanda de Ruy González de Clavijo en 1403 o el descubrimiento de América en 1492 son ejemplos de la apertura al mundo y el carácter de los españoles. Además del Camino de Santiago, el Consejo de Europa también ha distinguido otros Itinerarios Culturales españoles como el Legado Andalusí, la Ruta de los Fenicios o la Ruta del Hierro en los Pirineos.

España ha tenido igualmente un gran protagonismo en la historia y la cultura europeas. Monarcas como Carlos I de España forjaron la idea de una Europa unida. La UE ha distinguido varios bienes históricos de nuestro país por su contribución a la difusión y conservación de la riqueza cultural del continente. Es el caso de la declaración como Patrimonio Europeo del Real Monasterio de Yuste, el Archivo de la Corona de Aragón, el Cabo Finisterre y la Residencia de Estudiantes de Madrid,  que fue punto de reunión de personajes como Miguel de Unamuno, José Ortega y Gasset, Severo Ochoa, Rafael Alberti, Pedro Salinas, Federico García Lorca, Luis Buñuel o Salvador Dalí.

Patrimonio inmaterial

Cada año se celebran en nuestro país numerosos actos festivos donde se une diversión, tradición y, en ocasiones, espiritualidad. El valor etnográfico de muchos ellos ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

En total, ha nombrado en España 13 bienes inmateriales. Entre ellos se encuentran tradiciones como el Silbo gomero, un lenguaje silbado utilizado en la isla canaria de La Gomera para comunicarse a grandes distancias, o los Castells de Cataluña, torres humanas de varios pisos de altura. Por su parte, la costumbre en Córdoba de adornar con plantas las fachadas interiores de las casas ha derivado en la Fiesta de los Patios.

Música y danza han formado representaciones tradicionales que también están dentro de esta lista. Es el caso del Flamenco, la representación más personal de la música y la danza española,  el Misteri d'Elx, un drama sacro-lírico religioso que se celebra a mediados de agosto en la Basílica de Santa María de Elche (Alicante), el canto de la Sibila de Mallorca, un drama litúrgico de melodía gregoriana que se canta en Nochebuena o la Patum de Berga, en Barcelona, entre otros.

España disfruta además de tradiciones y fiestas que atraen a numerosos turistas de todo el mundo. Es el caso de La Semana Santa, celebrada en todo el país, aunque la de Sevilla es la más conocida internacionalmente; las Fallas (Valencia), San Fermín (Pamplona, Navarra), la Tomatina (Buñol, Valencia) o el Carnaval de Tenerife. Asimismo, en las fiestas de diversas regiones de España -Navarra, País Vasco, Aragón, Cataluña, Castilla y León, Andalucía, Castilla la Mancha, Comunidad Valenciana- se realizan desfiles de Gigantes y Cabezudos, una tradición muy arraigada en nuestro país.