Una producción científica de excelencia

España se sitúa en los primeros puestos de los rankings mundiales en producción científica, avalada por la publicación de nuestros especialistas en revistas de prestigio internacional.
19/01/2018

La innovación es clave para lograr economías robustas, capaces de competir en un mundo cada vez más globalizado. Conscientes de ello, tanto las Administraciones Públicas como el sector privado han realizado un importante esfuerzo inversor en I+D+i, dirigido a situar a España entre los países más innovadores del mundo. Uno de los resultados de esta apuesta es la relevante producción científica aportada por científicos e instituciones investigadoras de nuestro país, como lo confirman las más prestigiosas clasificaciones mundiales en la materia.

Según los datos proporcionados por el Índice Global de Innovación, un listado elaborado por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO), INSEAD Business School y la Universidad de Cornell, España se encuentra entre los 30 países más innovadores del mundo, exactamente, en el puesto 28, de un total de 143.

La edición 2017 del libro Indicadores del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación, publicado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), sitúa a España en la undécima posición del ranking mundial y quinto de Europa en producción científica. En 2015, SCOPUS (base de datos bibliográfica de resúmenes y citas de artículos de revistas científicas) recogió la publicación de 78.740 documentos científicos españoles, mientras que WOS (plataforma Web donde se refleja las referencias de las principales publicaciones científicas de cualquier disciplina del conocimiento) citó 58.130 trabajos.

El informe Indicadores Bibliométricos de la Actividad Científica Española 2005-2014, elaborado por El Observatorio Español de I+D+i (ICONO) revela que, en España, la producción científica de excelencia (aquella que se encuentra en el 10% de artículos más citados del mundo) ha pasado del 11,2% en 2005 al 13,4% en 2014. Del mismo modo, ha aumentado la producción que se publica en las revistas más importantes (aquellos artículos que se encuentran en el primer 25% de las revistas más influyentes) alcanzando el 52,3% en 2014, mientras que en 2005 era de un 46,7%.

El trabajo de ICONO señala también que España supera su peso como país investigador produciendo un 3,2% de todas las publicaciones científicas del 2014 (77.013 artículos).

Las áreas de la investigación española que presentan el mayor impacto son Energía, Veterinaria, Ingeniería, Ciencias planetarias y de la tierra y Ciencias Medioambientales. La producción científica de nuestro país enfatiza en ciertas áreas en las que tiene una mayor proporción de documentos que la media mundial, tales como Agricultura y Ciencias Biológicas; Ciencias Medioambientales; Ciencias planetarias y de la tierra; Ciencias de la Decisión; Química; y Economía, econometría y finanzas.

Impulso público a la I+D+i

El sistema público de investigación juega un papel importantísimo en el desarrollo de la I+D+i y la innovación en España. Casi la mitad de la inversión en la materia procede de las Administraciones Públicas, que han definido de forma estable una política para el fomento de actividades de investigación científica y técnica de excelencia dirigidas a incrementar la competitividad de España.

Según la FECYT, en 2017 la Administración General del Estado ha destinado 6.501 millones de euros de presupuesto para financiar las actividades de I+D+I, en 2017, un 1,2% más que en el año anterior. La administración pública representa el 45,2% del gasto en I+D, las empresas el 45,8%, la inversión extranjera el 8% y las Instituciones Privadas sin Fines de Lucro (IPSFL) el 0,9%.

Al frente del sistema público de investigación se encuentra la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación (SEIDI). Este organismo es el responsable de la aplicación de las políticas de investigación científica y técnica, desarrollo e innovación aprobadas por el Gobierno. También se encarga de la dirección de las relaciones internacionales y la representación española en programas, foros y organizaciones internacionales y de la Unión Europea de su competencia.

La mayor parte de la producción científica española la llevan a cabo las instituciones de investigación de carácter estatal (OPI) y las universidades, dado que ejecutan la mayoría de las actividades programadas en el ‘Plan Estatal de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica’, instrumento mediante el cual la Administración General del Estado desarrolla los objetivos de la ‘Estrategia Española de Ciencia, Tecnología y de Innovación 2013-2020’. Entre los OPI destaca el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la institución pública de investigación más importante de nuestro país. Es, además, la tercera agencia estatal de investigación de Europa.