Diplomacia Deportiva

  • Deporte

Diplomacia Deportiva

Una saltadora de trampolín en Barcelona 92. Al fondo, la capital catalana. Imagen: Txema Fernández (EFE)
Una saltadora de trampolín en Barcelona 92. Al fondo, la capital catalana. Imagen: Txema Fernández (EFE)

Las competiciones deportivas fomentan las relaciones internacionales, la cooperación entre los pueblos y el intercambio cultural. España también ha utilizado el deporte para estrechar lazos con numerosos países y territorios. Deportistas españoles y de otras nacionalidades han compartido así experiencias enriquecedoras más allá de la competición.

Deporte al servicio de las Relaciones Internacionales

El Consejo Superior de Deportes (CSD) mantiene una participación activa en organismos como la Unión Europea, el Consejo de Europa, la Unesco, y la Conferencia Mundial sobre el Dopaje en el Deporte. La firma de Programas de Cooperación Deportiva es otro procedimiento habitual del CSD para estrechar las relaciones con otras naciones a través del deporte.

España estrecha lazos y fomenta la confianza, la cooperación y el intercambio cultural con otros países a través del deporte

España cuenta con representantes en el Comité Olímpico Internacional y forma parte del Consejo Iberoamericano del Deporte (CID), creado en Montevideo en 1994. Nuestro país también participa en los Juegos del Mediterráneo, enmarcados dentro del movimiento olímpico, que se celebrarán en Tarragona en 2017.

En el ámbito del deporte universitario, España es miembro de la Federación Internacional de Deporte Universitario (FISU) y de la Asociación Europea de deporte Universitario (EUSA). Además, participa en las Universiadas de Invierno y de Verano.

Iniciativas como la guía 'Deporte para un mundo mejor', impulsada por UNICEF y el Consejo Superior de Deportes, repasan las ventajas que ofrece la competición deportiva como herramienta para el desarrollo y dejan constancia del peso diplomático que España otorga al deporte.

La cuarta oleada del Barómetro Imagen de España (BIE) del Real Instituto Elcano, publicada en diciembre de 2013, concluye que el factor más apreciado de España en el exterior es su potencia deportiva. Los ciudadanos de países europeos y americanos consultados sitúan a España en este ámbito por encima de Reino Unido, Alemania, Francia, Estados Unidos, Brasil, México e Italia.

Competiciones deportivas en España

La capacidad demostrada para organizar competiciones de primer nivel constituye un factor decisivo a la hora de definir la categoría deportiva de un país. Los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 marcaron un antes y un después en el potencial de España para acoger grandes citas internacionales.

España fue sede en 2014 de los Campeonatos del Mundo de Ciclismo en Carretera y de los Mundiales de Baloncesto, Tiro Olímpico y Vela. Un año antes, en 2013, acogió los de Balonmano y Natación.

En 2011 España organizó catorce Campeonatos del Mundo y veintitrés de Europa, once pruebas de Campeonatos del Mundo y nueve pruebas de Copa del Mundo. De cara al futuro, la principal cita son los Juegos del Mediterráneo de 2017.