Sabores de la tierra

  • Gastronomía

Sabores de la tierra

Las tapas y los 'pintxos' son el componente imprescindible de un aperitivo típico español. Imagen: David Aguilar (EFE)
Las tapas y los 'pintxos' son el componente imprescindible de un aperitivo típico español. Imagen: David Aguilar (EFE)

Calidad, diversidad y buen precio son tres ingredientes de referencia en la gastronomía española.  Un alto porcentaje del turismo viene atraído por la extensa oferta culinaria y enológica que reúne España.

Productos de primera

La materia prima es fundamental en toda buena cocina y España cuenta con una despensa de excepción. Carnes, pescados, legumbres y verduras de primera calidad son posibles gracias a unas condiciones geográficas y clima privilegiados. Los mercados de producto fresco son un garante de una mesa en la que se funden recetas tradiciones y la más sofisticada gastronomía moderna. La dieta mediterránea aporta el equilibrio saludable para disfrutar de una riqueza gastronómica que no merece la pena perderse.

Aceites de oliva virgen extra, conservas de pescado, marisco y vegetales, embutidos ibéricos, quesos y vinos… La gastronomía española tiene infinidad de recursos de los que abastecerse para agradar a todo tipo de paladares.

La materia prima es fundamental en toda buena cocina y España cuenta con una despensa de excepción

El jamón de cerdo ibérico alimentado de bellota es  es uno de los grandes embajadores culinarios nuestra despensa. Las procedencias más emblemáticas del jamón ibérico son La Dehesa de Extremadura, Huelva, Los Pedroches (Córdoba) o Guijuelo (Salamanca). Además, cerca de una decena de embutidos cuentan con una Denominación de Origen o Indicación Geográfica Protegida.   

El aceite de oliva español está reconocido con una treintena de Denominaciones, la mayoría concentradas en Andalucía. Son los tipos de aceituna - cornicabra, hojiblanca, manzanilla, picual o royal, entre otros- los que marcan las peculiaridades de cada aceite y su mejor adecuación para uno u otro plato.

Es difícil visitar cualquier punto de España y no encontrarse con un queso típico. Sorprenderá la gran variedad y modo de elaboración según la región en la que nos encontremos.

Variados son también los dulces –ensaimadas, mantecados, sobaos o mazapanes–, algunos de ellos elaborados con mantequillas de primera calidad.

La variada bodega, con denominaciones de origen repartidas de norte a sur y de este a oeste de la geografía, merece una mención aparte. Vinos blancos, dulces, espumosos, rosados y tintos reunidos en una cuidada cultura enológica sitúan a España entre los productores de referencia a nivel mundial. La sidra, el cava, los aguardientes, los destilados y la creciente proliferación de cervezas locales completan una carta de bebidas de excepción.

Mercados

Cocineros y restaurantes tienen claro que la cocina de mercado es un valor añadido de la gastronomía española. Así, a las grandes centrales de distribución como Mercamadrid, Mercabarna o Mercasevilla hay que añadir la extensa red de mercados tradicionales que perdura en todas las ciudades de España y el creciente número de tiendas 'gourmet' o 'boutiques' especializadas.

El alma del mercado de barrio está muy presente en los fogones de los grandes cocineros en forma de producto fresco y de temporada. La fusión con la arquitectura de vanguardia ha convertido además a algunos de estos recintos históricos en parada obligada para el turista. Buen ejemplo son los mercados de San Miguel en Madrid, La Bretxa en San Sebastián o La Boquería en Barcelona.

Dieta mediterránea, Patrimonio de la Humanidad

La dieta mediterránea ha sido reconocida como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en 2010, resultado de la iniciativa conjunta de los gobiernos de España, Grecia, Italia y Marruecos y la coordinación de la Fundación Dieta Mediterránea.

El decálogo de la dieta mediterránea sitúa el aceite de oliva, los alimentos de origen vegetal y de cereales, así como los productos frescos y lácteos -como el yogurt y el queso- entre las prioridades para una alimentación saludable. Por el contrario, el consumo de carnes rojas, dulces y vinos debe de ser moderado.

Recetas y platos típicos

La paella valenciana, el cocido madrileño, el gazpacho andaluz, la merluza a la vasca, la fabada asturiana, los calçots de Cataluña o la tortilla de patata… Cada Comunidad Autónoma ofrece un buen puñado de recetas y platos típicos siempre apoyados en los sabores propios de la tierra

Pero la cocina española va más allá de los platos que requieren una compleja elaboración y una comida reposada en torno a una mesa. Las tapas y los 'pintxos' son el componente imprescindible de un aperitivo típico español. Mañana, tarde o noche, cualquier momento del día es bueno para acompañar un buen vino, cerveza, vermut o refresco con una exquisita muestra de todo lo que es capaz de ofrecer la cocina española. Bares y tabernas de todo el país rinden culto a las tapas y están especializados en lo que podría denominarse como la 'comida rápida' a la española. Pinchos, banderillas, montaditos o cazuelitas son algunas denominaciones de las distintas formas de servir las tapas cuyos ingredientes, como no podría ser de otra manera, varían según el lugar donde nos encontremos.