Patrimonio artístico

  • Patrimonio

Patrimonio artístico

Vista de la sala de los polícromos en la neocueva del Museo de Altamira. Imagen: Esteban Cobo  (EFE)
Vista de la sala de los polícromos en la neocueva del Museo de Altamira. Imagen: Esteban Cobo (EFE)

España posee un impresionante patrimonio artístico. Desde las primeras civilizaciones que poblaron la Península Ibérica hasta la actualidad, multitud de culturas han vivido en nuestro territorio, dejando una herencia artística que constituye un auténtico legado de la humanidad. Siglos de creación humana y convivencia han quedado patentes en innumerables obras de arte en todas las disciplinas y todos los estilos.

El arte español cuenta con un estilo artístico propio: el mudéjar

Joyas de la arquitectura, literatura, pintura o escultura se conservan diseminadas por todo el territorio español. Son conjuntos monumentales al aire libre y obras maestras que se pueden admirar en museos, bibliotecas, archivos, salas de exposiciones y en edificios religiosos de distintas confesiones.

La creación artística está presente en nuestro país desde la Prehistoria. El ejemplo más espectacular son las Cuevas de Altamira, el primer lugar en el mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre del Paleolítico Superior. A este periodo le siguen, cronológicamente, las creaciones de los pueblos mediterráneos (griegos, fenicios y cartagineses), la maestría urbanística romana en el siglo I, el arte paleocristiano en el siglo III y el arte visigodo en el V. 

Los diferentes pueblos y culturas nos han dejado como herencia un enorme y diverso patrimonio arqueológico y artístico que perdura hasta nuestros días, gracias a una sostenida labor de conservación. La cultura musulmana ha dejado joyas como la ciudad de Medina Azahara en Córdoba o la impresionante Alhambra de Granada; el norte de Palencia y el Vallé de Arán en Lleida conservan grandes obras del mejor románico y las Catedrales de Burgos y León son máximas expresiones del arte gótico español. 

El arte español cuenta con un estilo artístico propio: el mudéjar, fusión del arte cristiano y del musulmán y reflejo de la transferencia de conocimientos entre españoles y árabes. A finales del siglo XV, domina el arte renacentista, llegado desde Italia, y que se materializa en el monasterio de El Escorial o las esculturas de Alonso Berruguete. En los Siglos de Oro (XVI y XVII) se produce una eclosión cultural sin precedentes que tuvo en el barroco su mayor expresión artística. En el siglo XVIII, empieza a ganar terreno el neoclasicismo, presente arquitectónicamente en el Palacio Real de Madrid o La Granja de San Ildefonso y con Francisco de Goya, dominando la pintura.

En el siglo XIX, llega el romanticismo mientras el modernismo triunfa en Cataluña, con Antonio Gaudí como artista de referencia. Diversos estilos artísticos jalonan el siglo XX que en la década de los años 50 comienza a abrirse a las nuevas tendencias de vanguardia, con grandes creadores que alcanzan fama mundial como Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí.

En la actualidad, la creatividad en España abunda en todas las disciplinas y estilos artísticos, aumentando el impresionante acervo cultural que atesoramos.