Invertir en España

Invertir en España

En España existen numerosas ayudas e incentivos para la formación de empresas, la investigación y el desarrollo.
En España existen numerosas ayudas e incentivos para la formación de empresas, la investigación y el desarrollo.

 

Nuestro país ofrece interesantes oportunidades de negocio para inversores extranjeros. Los datos lo demuestran: en 2013 la inversión extranjera directa aumentó un 52%, lo que sitúa a nuestro país a la cabeza de Europa y en el noveno puesto mundial en este tipo de inversiones.

La Legislación española fomenta la cultura emprendedora. Así, la Ley 14/2013 (de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización) facilita la entrada de inversión extranjera y talento para favorecer el crecimiento y la creación de puestos de trabajo.

Gracias a esta Ley, se establece un sistema ágil que favorece la movilidad internacional de profesionales y directivos, y que atrae la inversión extranjera. En especial beneficia a inversores, emprendedores, personal altamente cualificado, formación en I+D+i y el traslado intraempresarial.

Establecerse en España

Si quieres abrir una empresa en España no encontrarás obstáculos para ello. Nuestro país se rige por las leyes de la Unión Europea, con lo que la liberalización en cuanto a inversiones extranjeras y control de cambios es prácticamente total.

Además, España está en el top 10 de países con condiciones más favorables para las mujeres emprendedoras, según un informe del Instituto de Emprendimiento y Desarrollo Global (GEDI) de Naciones Unidas.

Existen varias opciones para hacer negocios es nuestro país:

  • La apertura de una sucursal o de una oficina de representación.
  • La constitución de una sociedad española.
  • La asociación con otros empresarios ya establecidos en España.

Si prefieres no establecerte en España puedes optar por:

  • Acuerdos de distribución.
  • Realización de operaciones a través de un agente.
  • Realización de operaciones a través de un comisionista.
  • Establecimiento de una franquicia.

Ley de Unidad de Mercado

Esta ley contribuye a que los agentes económicos puedan aumentar su productividad y disminuir sus costes para favorecer la creación de empleo y beneficiar a los consumidores. Gracias a la Legislación española y, en especial, a la Ley de Unidad de Mercado se garantiza la libre circulación y el establecimiento de los operadores económicos, y la libre circulación de bienes y servicios por todo el territorio español. El Consejo para la Unidad de Mercado es quien vela para que se aplique el contenido de esta ley.

Ciberadministración

España cuenta con una red de sedes y subsedes electrónicas para realizar procedimientos y trámites que cuenta con las máximas garantías de seguridad y confidencialidad. Ciudadanos y empresas cuentan con una herramienta muy útil: la firma electrónica.

Impuestos

La fiscalidad española es muy competitiva y se encuentra aproximadamente cinco puntos por debajo de la de los países de la Unión Europea.

 Principales impuestos directos:

Principales impuestos indirectos:

Incentivos

Existen numerosas ayudas e incentivos para la formación de empresas, la investigación y el desarrollo, entre otras actividades. Toda la información que necesites está disponible en el portal Invest in Spain.

Rebaja fiscal

El Impuesto de Sociedades se reduce en 2015 del 30% al 28%, y al 25% en 2016. Pymes y Emprendedores tendrán incentivos adicionales para tributar al 20% y 15%, respectivamente.

La recuperación de la economía está generando en las empresas españolas tendrá un factor más para afianzarse en 2015, ya que este año el Impuesto de Sociedades baja del 30% al 28%, y en 2016 se situará en el 25%. Sin duda una buena noticia para impulsar la competitividad y el crecimiento de las empresas españolas, que contarán con unos 3.100 millones ‘extra’ para poder invertir.

Las Pymes y los Emprendedores son prioritarias para España. Un claro ejemplo de esta afirmación es que España será el primer país en poner en práctica la ‘Iniciativa Pyme’ de la UE, que busca facilitar el crédito entre la pequeña y mediana empresa. Pero no sólo eso, porque también vela por reducir la carga fiscal de un núcleo que constituye el grueso del tejido empresarial español.

Así, las pequeñas y medianas empresas podrán rebajar su gravamen hasta el 20,25% -frente al 25% actual- siempre que se apliquen a las nuevas deducciones destinadas a fomentar la autofinanciación y reducir su endeudamiento.

Qué permite esta reducción del impuesto

Por un lado, se crea una reserva de capitalización empresarial que permite la no tributación de hasta un 10% del beneficio que se destine a reservas. Adicionalmente, se ha puesto en marcha una reserva de nivelación, exclusiva para Pymes, que reduce otro 10% la base imponible (con un límite de un millón de euros) a compensar durante los cinco años siguientes.

A su vez, se prevé un estímulo para las empresas que realicen un mayor esfuerzo en inversión I+D, de forma que aquellas que destinen cuantías superiores al 10% de su cifra de negocio podrán elevar de 3 a 5 millones de euros anuales el importe monetizable de la deducción por I+D.

En este sentido, se amplía la deducción del 12% por gastos en innovación tecnológica a los proyectos de demostración inicial o proyectos piloto de animación y videojuegos, esta última una actividad con gran expansión en España.