Un español entre los diez mejores científicos de 2016

Un español entre los diez mejores científicos de 2016

Guillem Anglada-Escudé durante la conferencia de prensa organizada por el Observatorio Europeo Austral (ESO) para dar a conocer el decubrimiento de Próxima b. Foto: ESO/M. ZAMANI.
Guillem Anglada-Escudé durante la conferencia de prensa organizada por el Observatorio Europeo Austral (ESO) para dar a conocer el decubrimiento de Próxima b. Foto: ESO/M. ZAMANI.

Guillem Anglada-Escudé, profesor de astrofísica de la Universidad Queen Mary de Londres, cambió la concepción de nuestro universo al desarrollar un método para extraer señales planetarias débiles  con el que descubrió Próxima b, el mundo potencialmente habitable más cercano a la Tierra.

La prestigiosa revista Nature ha seleccionado a los diez científicos más destacados de 2016. Profesionales que han revolucionado el mundo de la ciencia con sus descubrimientos y avances. Y entre ellos figura un español: Guillem Anglada-Escudé, un profesor de astrofísica de la Universidad Queen Mary de Londres que saltó a la fama tras liderar el grupo investigador que descubrió Próxima b, el exoplaneta potencialmente más habitable y cercano a la Tierra. Un mundo que orbita en torno a la estrella Próxima Centauri y que se convirtió en uno de los hallazgos más destacados dentro de la astronomía de los últimos años.

La noticia acaparó la portada de Nature a finales de agosto y ahora la revista vuelve a reconocer su importancia premiando al científico que encabezó su descubrimiento. Aunque en realidad Próxima b no ha sido observado directamente, sino que su existencia ha sido revelada a través de oscilaciones en la órbita de su estrella, las cuales demuestran la existencia de una influencia gravitatoria.

Sin embargo, esta aproximación ha sido suficiente para obtener algunas características de Próxima b, como que tiene un tamaño superior al de la Tierra y que da la vuelta a su estrella en poco más de 11 días. Próximamente, durante la siguiente década, se espera disponer de una mayor información sobre este mundo y conocer si cuenta con atmósfera y si, como se cree, existe agua en su superficie.

Una fórmula para detectar planetas

Nature destaca que Anglada desarrolló un método para extraer señales planetarias débiles a partir de los datos recogidos por el espectrógrafo de alta resolución High Accuracy Radial velocity Planet Searcher (HARPS) del Observatorio Europeo Austral (ESO), ubicado en Chile. Asimismo, también recuerda cómo fue el artífice de la exitosa campaña pública sobre la búsqueda de un exoplaneta que orbitaba en torno a Próxima Centauri, potenciando que la noticia apareciera en los informativos de todo el mundo.

Próxima b está a 4,2 años luz. Una distancia insalvable hoy en día pero que, debido a sus condiciones, en un futuro podría convertirse en el primer destino para un posible viaje interestelar. A pesar de ello, Próxima b no es muy similar a nuestro planeta, ya que no orbita alrededor de una estrella como el Sol, sino que gira alrededor de una enana roja.

A esto hay que añadir que presenta una rotación sincrónica, es decir, su velocidad de rotación coincide con la de su traslación orbital. Un hecho que provoca que el planeta muestre constantemente el mismo lado a Próxima Centauri, dividiendo su superficie en dos áreas: una extremadamente fría y otra demasiado caliente.

Hacia Alfa Centauri

A pesar de ello, y tal como señala Nature, Próxima b sigue siendo el mejor candidato hasta la fecha para ser investigado por las sondas del proyecto Breakthrough Starshot, las cuales sobrevolarían el planeta para registrar y enviar de vuelta a la Tierra todo tipo de información acerca de su composición.

Breakthrough Starshot es un programa avalado por el científico Stephen Hawking y el cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg, que pretende desarrollar una flota de micronaves espaciales impulsadas con vela solar capaces de viajar a un 20% de la velocidad de la luz y cuyo objetivo sería alcanzar Alfa Centauri, el sistema estelar más cercano al Sol, a unos 4,37 años luz de recorrido.

Entre los premiados por la revista Nature también destaca la física argentina Gabriela González, responsable del experimento LIGO, el cual detectó por primera vez una señal de las ondas gravitacionales que Albert Einstein predijo hace un siglo en su teoría de la relatividad.

Otras personalidades que también figuran en la lista son la física nuclear transexual Elena Long, portavoz de la lucha internacional contra la discriminación de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales en el mundo científico; la médica brasileña Celina Maria Turchi, una especialista que logró demostrar la causa de microcefalia en bebés neonatos a causa del virus Zika; o el doctor chino John Zhang, quien logró engendrar un bebé sano a partir del material genético de tres padres.

Saber más