Innovación española para mejorar la vida de niños en Etiopía

  • Nuevas Tecnologías

Innovación española para mejorar la vida de niños en Etiopía

Dos empresas y una ONG españolas trabajan para hacer posible que en Hara dispongan de agua, sin necesidad de tener que desplazarse kilómetros para obtenerla. Imagen: ONG Rescate
Dos empresas y una ONG españolas trabajan para hacer posible que en Hara dispongan de agua, sin necesidad de tener que desplazarse kilómetros para obtenerla. Imagen: ONG Rescate

Dos empresas y una ONG españolas han aunado sus fuerzas y experiencia para hacer posible que en una pequeña población de Etiopía dispongan de agua, sin necesidad de tener que desplazarse kilómetros para obtenerla en los pozos más cercanos al poblado. Un trabajo que normalmente recae en los niños, quienes emplean buena parte de su tiempo en esta misión, lo que les impide, por ejemplo, acudir a la escuela. El proyecto cuenta con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Innovador y revolucionario, el sistema se instalará en el pequeño poblado de Hara, donde facilitarán la vida de algo más de 12.500 personas. Básicamente consiste en un generador eléctrico solar fotovoltaico, que permitirá extraer agua de un pozo profundo. La energía sobrante será aprovechada para, entre otras cosas, iluminar una escuela y un centro de salud.

Fue la ONG Rescate, que lleva a cabo una intensa actividad en la zona, la que decidió intentar poner fin a los problemas de desabastecimiento de agua en el lugar, problemas que provoca también la falta de escolarización de los menores. Así, trasladó la idea a GFM, una pyme española especializada en generación de energía fotovoltaica, que a su vez pensó inmediatamente en otra empresa de nuestro país, de la que es cliente, Albufera Energy Storage, que centra su trabajo en baterías de almacenamiento de energía.

“Rápidamente a Albufera y a GFM nos viene a la cabeza la idea que en otras ocasiones habíamos estudiado, como un sistema plug&play para hogares, pero en esta ocasión llevado a mayores, con un contenedor que aporte energía al poblado”, explica Patricio Peral, director de desarrollo de negocio de Albufera Energy Storage. “En este caso, su utilidad se plantea más bien como un sistema que sea capaz de bombear agua desde los pozos hasta el poblado, evitando así los viajes de los niños y permitiendo que acudan a la escuela. Y sin más dilaciones, nos pusimos a trabajar en el tema”, señala Peral.

Innovador y revolucionario, el sistema se instalará en el poblado de Hara, donde facilitarán la vida de más 12.500 personas

¿Un contenedor? Pues sí, parece que es la apuesta más adecuada para el proyecto. “Se trata de un contenedor de 20 pies [un poco más de 6 metros] que alberga un sistema de generación de energía fotovoltaica. Este sistema funcionara durante el día suministrando la electricidad necesaria para el bombeo de agua, a la vez que carga las baterías. Éstas, por la noche, se encargarán de la electricidad del poblado. Además, deja espacio para que posibles operarios de mantenimiento o responsables de la ONG en la zona, puedan trabajar en una mesa allí mismo”, concreta el representante de Albufera Energy Storage.

Precisamente, una vez que esté instalado el sistema en Hara, el siguiente paso será formar a personas y autoridades de la comunidad local acerca de su uso y de cómo mantenerlo a lo largo del tiempo. Un mantenimiento que es mínimo, ya que, según señala la ONG Rescate, “se ha trabajado hasta el último detalle para que sea un sistema fácilmente manejable”. El contenedor aporta otra cualidad: es móvil para que, en el momento en el que el caudal del pozo del que se saca el agua se seque, pueda desplazarse a otro distinto.

El innovador sistema, que está en el puerto de Valencia a la espera de finalizar con los trámites necesarios para poder partir hacia Etiopía, ha sido probado y validado, en condiciones muy similares a las que se encontrará en aquel país africano, en las instalaciones de GFM en Villacañas, Toledo. Y es un primer paso que abre la puerta a extender su utilidad a otros lugares con iguales necesidades. Lo cuenta Patricio Peral: “La intención es que el sistema pueda ser de utilidad en más sitios de Etiopia y de países en desarrollo, donde se da a diario ese mismo escenario que un día nos puso ONG Rescate sobre la mesa”. Sin olvidar el lado comercial del proyecto: “Por supuesto, para nosotros es también un importante paso, porque se trata de una solución que esperamos que pueda abrirnos mercado en otro tipo de aplicaciones”, comenta Peral.

Trabajo en equipo

La labor de la ONG Rescate en este proyecto ha sido, aparte de contactar con las empresas, establecer las necesidades de quienes se beneficiarán del proyecto, así como la de realizar los trámites necesarios para que pueda llevarse a cabo en la zona de destino, económica y legalmente.

Por su parte, Albufera Energy Storage, como especialista en almacenamiento energético, buscó la mejor manera de dimensionar el sistema, además de dar con la tecnología de baterías más adecuada, donde ubicarla en el contenedor, cómo anclarla, etcétera. Y GFM diseñó el sistema electrónico, el encaje de la instalación fotovoltaica en el contenedor y se encargó del acopio de materiales.

Otros proyectos solidarios

Éste con la ONG Rescate no es el único proyecto solidario en el que están involucradas ambas empresas. “Tanto Albufera Energy Storage como GFM estamos muy activos y concienciados con las necesidades de países en desarrollo”, señala Peral, quien concreta: “Ahora mismo estamos [Albufera] en pleno proceso de introducción del que llamamos Sistema SALSA (Sistema de Auto-movilidad Limpia con Soporte de Almacenamiento), que llevará la generación fotovoltaica y la movilidad eléctrica a países en pleno crecimiento económico, como Cuba, así como en islas y otras zonas aisladas donde este concepto puede ser de utilidad, no sólo para cubrir sus necesidades, sino también para acercarlos a la modernidad a la que estamos acostumbrados en países como el nuestro”.

Además, añade Peral, “también existe sobre la mesa algún proyecto de autoconsumo para poblados muy desfavorecidos en Oriente Próximo, en este caso, igualmente en colaboración con GFM. Estaríamos hablando de proveer de sistemas que suministren la electricidad básica a poblados que carecen si quiera de lo más fundamental para subsistir”.