Insulclock, el pionero sistema español para el control de la diabetes

  • Nuevas Tecnologías

Insulclock, el pionero sistema español para el control de la diabetes

Equipo de Insulclock. Foto: Insulclock.
Equipo de Insulclock. Foto: Insulclock.

“¿Me he puesto la insulina?” Esta es la pregunta que se hacía casi todos los días José Luis López, un diabético tipo 1 desde hace más de 20 años. En ocasiones lo había hecho solo un par de horas atrás, pero lo olvidaba. No conseguía recordarlo. Fue entonces cuando decidió preguntarle a su endocrino si había algún dispositivo que le ayudara a confirmar si realmente se había puesto la insulina.

Sin embargo, la respuesta de su médico fue negativa. Para paliar sus despistes, le aconsejó ponerse una goma en la muñeca o a anotarlo en un cuaderno. En pleno siglo XXI, José Luis llegó a la conclusión de que debía haber alguna forma de poner fin a este problema que sufren muchos diabéticos gracias a las nuevas tecnologías. Así que se puso manos a la obra.

Su amigo e ingeniero técnico industrial, Jesús Arenas, le ayudó a encontrar un mecanismo tan sencillo como vanguardista. Y así nació Insulclock, el primer dispositivo que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes. Un terminal único en el mundo y adaptable a todas las plumas de insulina del mercado que permite monitorizar cuánta insulina y cuándo se ha inyectado la dosis un paciente.

El primer control diabético del mundo

“Insulclock nace de personas que conviven con la diabetes para las personas con diabetes”, detalla Suso Pérez González, miembro del departamento de marketing de Insulclock. “Es una revolución total, no existe nada parecido ni tan completo actualmente. Hemos hecho grandes esfuerzos en I+D para que Insulclock sea el sistema que resuelva muchos de los problemas asociados a la adherencia y al control en la diabetes”, explica.

El principal nicho de mercado son las personas dependientes, como niños y ancianos, los cuales son más propensos a sufrir despistes y una mayor falta de control en su tratamiento. Así, gracias a Insulclock, sus cuidadores pueden obtener la información en tiempo real mediante un sistema de alertas visuales y sonoras que mejoran la adherencia al tratamiento.

“Es mucho más que eso. Las alarmas están bien pero a veces se necesita del apoyo de alguien que nos ayude. Imagínate que te tienes que administrar insulina a las nueve de la mañana y te salta la alarma, pero estás en una reunión y no quieres salir. Pues cada 15 minutos te vuelve a avisar tanto el móvil como el propio dispositivo. Y si a las diez no te has administrado la insulina se envían una serie de alarmas a las personas de contacto que hayas programado previamente: tutor, padres, médico…” explica Suso González.

 Expansión a otras patologías

Insulclock aún no ha salido al mercado pero ya ha recibido varios galardones como el Premio Pascual Startup y el Premio G5 innova del grupo empresarial Grupo 5 que les destacó como la mejor empresa social del año. El proyecto fue capaz de superar la primera y la segunda fase del Instrumento Pyme de la Comisión Europea Horizon2020 entre miles de iniciativas presentadas. Además, “dentro de la línea de eSalud hemos sido la única empresa a nivel europeo que se la concedieron en la anterior convocatoria”.

Pero Insulclock no se queda ahí, tal y como expone Suso González: “la diabetes es solo el principio. Actualmente estamos ya experimentando en nuestro laboratorio en el control y seguimiento de otras patologías como la esclerosis múltiple o la hormona del crecimiento”.

Ya han solicitado una patente universal para su tecnología y esperan que su producto salga a la venta próximamente. Por el momento han comenzado las preventas en su página web. “Estamos en pleno proceso de salida al mercado en España, pero también estamos trabajando para la internacionalización de Insulclock. Nos iremos un mes a Boston para trabajar el tema de la internacionalización de la marca”, incide Suso.

Junto a la venta directa del producto y la app, Insulclock pretende abrir otras líneas de negocio buscando partners médicos, farmacéuticos y hospitalarios. De momento cuenta con el apoyo de varias instituciones sanitarias como la Fundación Jiménez Díaz y espera que con su colaboración consiga implementar una franquicia internacional y un servicio en la nube combinado con Big Data que permita realizar estudios sobre la diabetes y su evolución en el tiempo.

Diabetes, una epidemia velada

La diabetes es una pandemia mundial que pasa desapercibida para la sociedad. Tan solo en España viven más de tres millones de diabéticos, 347 millones en todo el planeta. Una cifra que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) seguirá en aumento durante los próximos años hasta alcanzar los 500 millones de enfermos en 2030 debido, principalmente, al sedentarismo y los malos hábitos alimenticios.

La OMS advierte de que pronto se convertirá en la séptima causa de muerte. Y es que se trata de una enfermedad crónica que únicamente en España causa el fallecimiento de 25.000 personas al año. Por otra parte, casi un tercio de los diabéticos depende de inyecciones diarias de insulina. Una obligación que, además de la incomodidad para el enfermo, trae consigo olvidos, dosis inadecuadas y malas condiciones de la insulina.