Irisbond: hablar con la mirada

  • Nuevas Tecnologías

Irisbond: hablar con la mirada

El sistema de Irisbond se basa en un dispositivo conectado al ordenador que capta, a través de una videocámara especial, los reflejos producidos en sus pupilas. Foto: Irisbond.
El sistema de Irisbond se basa en un dispositivo conectado al ordenador que capta, a través de una videocámara especial, los reflejos producidos en sus pupilas. Foto: Irisbond.

Una mirada puede decir muchas cosas. Y si esa mirada está conectada a un ordenador, capaz de reconocer los diferentes movimientos del ojo, todavía más. Eso es precisamente lo que ha conseguido la empresa española Irisbond: un sistema capaz de controlar un ordenador sólo con los ojos.

Eduardo Jáuregui, fundador y consejero delegado de la compañía, describe técnicamente lo que han hecho: “Nuestra tecnología se basa en un dispositivo hardware conectado al ordenador que emite una luz infrarroja hacia la córnea del usuario y capta, a través de una videocámara especial, los reflejos producidos en sus pupilas. Un software procesa toda esta información y la transforma en coordenadas de posición del ratón, permitiendo situar el cursor de la pantalla con el movimiento de los ojos en vez de hacerlo con la mano de una forma muy intuitiva, sencilla y precisa”. En pocas palabras: un programa para hablar y expresarse con la mirada, que se llama Irisbond Primma.

Irisbond Primma está pensado para aquellas personas que tienen “problemas de movilidad en las extremidades superiores y no pueden utilizar un ratón con la mano y, a la vez, tienen dificultades de comunicación verbal (esclerosis lateral amiotrófica –ELA-, parálisis, daño cerebral, etc.), porque nuestra tecnología les permite tener una comunicación autónoma”, explica Jáuregui.

El fundador de la compañía añade otra serie de destinatarios: “También es útil para personas que, aunque pueden comunicarse verbalmente, no pueden mover las manos (tetraplejia, ictus, esclerosis múltiple…) y utilizan nuestro dispositivo para navegar en Internet, escribir un email o un whatsapp, ver una película o leer un periódico”.

Dos casos: Hernán y Gema

Para quienes no se lo creen ahí está, por ejemplo, el caso de Hernán, un argentino afectado por ELA que ha escrito un magnífico libro y ha conseguido obtener recursos económicos con su venta. Aunque, sin duda, su popularidad se ha disparado cuando se ha conocido a través de los medios de comunicación el caso de Gema, una pequeña de 7 años, con parálisis cerebral: “Ha supuesto un antes y un después en nuestro trabajo; ver cómo esta niña de 7 años, afectada por parálisis cerebral, ha comenzado a comunicarse con su familia, está aprendiendo a leer y a escribir, comprobar que sus capacidades cognitivas no solo no están afectadas sino que son superiores a la de los niños de su edad… produce una inmensa alegría”. “Además —añade emocionado Jáuregui– Gema, su familia y su pedagoga nos han metido en una nueva línea de trabajo: la investigación, con la colaboración de pedagogos de Educación Especial, en softwares específicos para estos chavales”.

No son los únicos casos. Hay muchos más y no sólo en España, según explica el consejero delegado de Irisbond: “Calculamos que hay más de 500 personas, en una decena de países, que usan nuestra tecnología. Sin duda, son 500 historias conmovedoras porque a ellos y a sus familias les cambia la vida de una forma muy radical y positiva”.

Los profesionales de Irisbond desarrollan su trabajo pegado a la realidad, codo con codo con instituciones sanitarias y centros especializados. En febrero de este año la compañía participó en la V Conferencia Internacional de Zero Project y desde entonces forma parte de la red de expertos de esta organización mundial, quizá la más importante y prestigiosa de todas las que trabajan en la discapacidad.

“Tenemos una estrecha relación con el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, con diversos centros de referencia del IMSERSO, con las asociaciones que trabajan en diversas enfermedades (ELA, esclerosis múltiple, parálisis cerebral…), conel Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y con varias universidades”, explica Jáuregui.

“En España sabemos hacer las cosas muy bien”

Fundada en 2013 por el propio Jáuregui y la Fundación Vicomtech, Irisbond lo forman hoy en día seis personas. “Un equipo reducido, pero muy bien compactado”, asegura. “Desde hace unos meses, disponemos de un grupo de colaboradores, compuesto por profesionales de pedagogía terapéutica, que trabajan con nosotros en las adaptaciones de los distintos softwares para chicos que están en Educación Especial”. 

En cuanto al futuro, se presenta prometedor para la compañía. A los éxitos cosechados se suma la confianza en esta tecnología del Ministerio de Economía y Competitividad, que financiará un consorcio de investigación formado por el Grupo de Ingeniería Neural y Cognitiva del CSIC, Vicomtech-IK4 y la propia Irisbond. El proyecto, dentro del Programa Retos, busca suprimir el dispositivo hardware y que el control se realice a través de la webcam. “Esto permitirá extender nuestra tecnología a tabletas y teléfonos móviles, además una considerable reducción del precio final. Estamos muy ilusionados y esperanzados con este importante proyecto”, señala Jáuregui.

Desde su experiencia, Jáuregui manda un mensaje inequívoco: “Quiero reivindicar la capacidad tecnológica de nuestro país. Hace un mes hemos participado en un importante congreso internacional sobre nuevas tecnologías aplicadas a la discapacidad en San Diego, California. Grandes empresas como Google, Microsoft o HP se han interesado por nuestra tecnología. En nuestras reuniones internacionales y en viajes al extranjero hemos comprobado que España goza de buena salud en cuanto al desarrollo de nuevas tecnologías aplicadas al mundo de la discapacidad. Es cierto, en España tenemos talento, capacidad y sabemos hacer las cosas muy bien en este terreno. Sin duda, esto contribuye a hacer Marca España”. 

Videos

Los ojos de Gema con Irisbond- Gema’s Eyes

Impresionante vídeo del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo (España). Gema acaba de cumplir los 7 años y tiene parálisis cerebral. Está aprendiendo a leer y a escribir usando la tecnología de Irisbond que permite controlar el ordenador con el movimiento de los ojos.